Las quemaduras solares y el cáncer de piel: Factores claves sobre la prevención, la severidad y el tratamiento

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

25 de May de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Todos los que viven en el Sur de Florida saben perfectamente lo caluroso y húmedo que es el clima durante la mayor parte del año, alcanzando su punto máximo durante el verano y el otoño. Pero cuando se trata de proteger la piel de los daños causados por el sol, muchos no se dan cuenta de que la región también tiene un alto nivel de radiación ultravioleta (UV) porque los rayos del sol son más fuertes en el ecuador, y la baja latitud de Florida se traduce en más radiación UV.

Esto puede explicar la predisposición a las quemaduras solares intensas si no se aplican los protectores solares lo suficientemente bien, si es que se aplican. Y el daño causado por las quemaduras solares repetidas es un factor de riesgo importante para el cáncer de piel, explica Naiara Braghiroli, M.D., dermatóloga de Miami Cancer Institute, quien se especializa en el tratamiento del cáncer de piel, que utiliza la última tecnología para controlar y diagnosticar a los pacientes de alto riesgo.


Naiara Braghiroli, M.D., dermatóloga de Miami Cancer Institute.

“Todo el mundo debería evitar la exposición intensa al sol en las horas críticas, generalmente de 10 a.m. a 4 p.m.”, dijo la Dra. Braghiroli. “En las zonas cercanas a la línea ecuatorial, especialmente en Miami, hay una intensa radiación ultravioleta sobre todo durante el verano, usualmente durante todo el día. Un buen consejo que se puede dar a los niños es que busquen su sombra y que cuando ésta sea del mismo tamaño o más pequeña que su altura, es porque la luz ultravioleta es muy fuerte.”

Unas cuantas quemaduras solares serias a través de la infancia y la edad adulta pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel más adelante en la vida. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), más de un tercio de los adultos y casi el 60% de los niños admiten haber tenido una quemadura de sol durante el pasado año. En un clima tropical, como el del Sur de Florida, también entra en juego la deshidratación. Como las quemaduras solares aumentan la temperatura corporal, pueden deshidratarle y hacerle sentir cansado y mareado. Beber mucha agua ayuda a reponer las pérdidas de líquidos.

“La quemadura solar en sí puede causar inflamación en la piel, por lo que puede ser muy dolorosa, y también las quemaduras solares graves pueden provocar deshidratación, así que se puede perder mucha agua y causar reacciones agudas serias y dolor”, explica la Dra. Braghiroli. “También puede haber descamación de la piel en los casos más graves, especialmente en los niños”.

Las quemaduras solares y el cáncer de piel

Cuantas más quemaduras solares tenga una persona a través del tiempo, mayor será el riesgo de padecer todo tipo de cánceres de piel. “Las quemaduras solares crónicas y repetitivas pueden provocar cánceres de piel, todos ellos, incluyendo el melanoma”, afirma la Dra. Braghiroli. “Y la exposición crónica al sol puede acelerar el envejecimiento de la piel, incluyendo las arrugas”.

El carcinoma de células basales (BCC por sus siglas en inglés) es la forma más común de cáncer de piel. Cada año se diagnostican unos 3.6 millones de casos en los EE.UU. El BCC es el resultado del crecimiento incontrolado de las células basales. Sin embargo, los BCC crecen lentamente y causan un daño mínimo cuando se detectan y se tratan a tiempo. El carcinoma de células escamosas de la piel (SCC por sus siglas en inglés) es la segunda forma más común de cáncer de piel. Se distingue por el crecimiento acelerado de las células escamosas, que se encuentran principalmente en el tejido que forma la superficie de la piel. Cuando se detectan a tiempo, la mayoría de los SCC también son tratables.

El melanoma es potencialmente la forma más seria de cáncer de piel por su capacidad de extenderse a otros órganos más rápidamente. Comienza en las células conocidas como melanocitos que se encuentran en la parte más profunda de las células de la piel. Aunque es menos frecuente que el carcinoma de células basales (BCC) y el carcinoma de células escamosas (SCC), el melanoma es más peligroso.

“La exposición solar intensa que provoca quemaduras solares aumenta el riesgo de todos los cánceres de piel, pero especialmente del carcinoma de células basales y del melanoma”, explica la Dra. Braghiroli. “Y la exposición solar crónica que se produce a través del tiempo y que puede no causar quemaduras solares, pero también aumenta significativamente el riesgo de todos los cánceres de piel, especialmente el carcinoma de células escamosas”.

La severidad de las quemaduras solares y cuándo buscar atención médica

Ninguna quemadura solar es buena para nuestra salud, pero las quemaduras solares severas –

las que resultan ampollas o descamación de la piel y otros síntomas inusuales – probablemente requieren atención médica.  La luz solar es una causa importante de las manchas oscuras en la piel, también conocidas como hiperpigmentación cutánea, y agrava el melasma (una condición en la que aparecen manchas color marrón en la cara.), especialmente en las personas con un tono de piel más oscuro. Esto ocurre porque la luz solar hace que la piel produzca más melanina, el pigmento que da color a la piel. 

“Las señales de una quemadura solar severa que requieren atención médica son cuando se tiene una zona grande del cuerpo que se pone roja, a veces hinchada, y se forman ampollas”, dice la Dra. Braghiroli. “Cuando se tiene una quemadura solar severa, se produce una vasodilatación de los vasos de la piel y usted se empieza a sentir deshidratado. Si empieza a sentirse mareado, a tener confusión mental, a sentirse débil y a tener una sed fuera de lo normal, también debe buscar atención médica”.

El de las quemaduras solares en casa

Aunque no todas las quemaduras solares requieren atención médica, hay formas de aliviar cualquier dolor o molestia.

“Lo ideal es evitar por completo las quemaduras solares”, dice la Dra. Braghiroli. “Pero si usted sí termina con una quemadura solar, hay que ponerse una buena crema hidratante en la zona de la piel afectada. Algunas cremas refrescantes pueden ayudar a aliviar los síntomas. Pero, una vez más, cuando es demasiado severa, entonces se debe buscar atención médica.”

Los protectores solares

Es importante usar un protector solar de amplio espectro y resistente al agua con un factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés) mínimo de 30 para evitar la exposición accidental. Sin embargo, un SPF de 50 o mayor es ideal para períodos de tiempo prolongados al sol, incluyendo la playa o la piscina. Vuelva a aplicarlo cada dos horas o con más frecuencia cuando sude o después de pasar tiempo en el agua. La ropa protectora, como las camisas de manga larga y los pantalones largos, también ayuda a proteger de los dañinos rayos UV.

“Si usted realiza actividades o deportes al aire libre, hay que reaplicarse el protector solar cada dos horas”, dice la Dra. Braghiroli. “Si pasa tiempo en el agua, entonces debe reaplicar más a menudo. Es muy importante saber si el protector solar que se utiliza es resistente al agua. Eso significa que usted está protegido durante 40 minutos si está bajo el agua. Es muy importante ver esto en la etiqueta del protector solar. Y si ve en la etiqueta que dice ‘broad spectrum’ (amplio espectro) eso significa que también obtiene protección contra el tipo de luz UVA (rayos principalmente relacionados con el daño de la piel a largo plazo) que también desempeña un papel en el cáncer de piel”.

Tags: