Las pruebas de cáncer: Lo que todos deben saber

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

24 de enero de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Un nuevo reporte sobre las tasas de muerte por cáncer del cuello del útero, ha puesto nuevamente la importancia de las pruebas de cáncer en el primer plano de la atención de salud.

Los investigadores dicen que las mujeres afroamericanas en los Estados Unidos están muriendo por cáncer del cuello del útero a una tasa de un 77 por ciento más alta de lo que fue anteriormente reportada, y las mujeres caucásicas están muriendo a una tasa de un 47 por ciento más alta, según el estudio publicado el lunes en la revista Cancer.

El estudio, que fue encabezado por los investigadores de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, efectivamente calcula cómo las tasas de mortalidad han sido determinadas. Los investigadores excluyeron del estudio a las mujeres que habían tenido el cuello del útero extirpado a través de una histerectomía, y por lo tanto no tenían probabilidades de desarrollar cáncer del cuello del útero.

Las pruebas salvan vidas

Este reporte es solo el más reciente que reafirma lo que toda persona debe comprender: Las pruebas de cáncer salvan vidas. Las pruebas son exámenes que detectan el cáncer en sus primeras etapas, antes de que la persona tenga cualquier síntoma.

Y puede salvarse más vidas si más personas siguieran las directrices de la American Cancer Society para las pruebas regulares para una amplia gama de cánceres.

La edad para comenzar muchas de las pruebas es entre los 40 y los 50 años, según el sexo y el tipo de cáncer. Sin embargo, si una persona tiene un historial familiar de cáncer (especialmente un padre o un hermano), o sabe de algún marcador genético que indique la predisposición para el cáncer, pueden ser necesarias las pruebas más tempranas.

Lo más importante que debe hacerse cuanto antes es dejarle saber a su médico de cualquier historial familiar relacionado con el cáncer o con otras enfermedades crónicas.

En general, las pruebas para los varios tipos de cáncer son la mejor manera de “asegurar que si hay algo en sus comienzos, lo detectemos temprano cuando es más fácil de tratar”, afirmó Jennifer Young, M.D., doctora de medicina primaria con Baptist Health Primary Care. “Una de las herramientas principales de atención preventiva que tenemos son las pruebas de cáncer”.

He aquí algunas de las directrices generales de la American Cancer Society (asegúrese de hablar con su médico acerca de estas y otras pruebas de detección):

Cáncer de seno
  • Las mujeres entre las edades de 40 y 44 años deben tener la opción de comenzar una prueba anual de cáncer de seno con mamografías (rayos x de los senos).
  • Las mujeres entre las edades de 45 a 54 años deben hacerse mamografías todos los años.
  • Las mujeres de 55 años y mayores deben cambiar a las mamografías cada 2 años o pueden continuar con las pruebas anuales.
  • Las pruebas deben continuar siempre y cuando una mujer esté en  buen estado de salud y tenga una expectativa de vida de 10 años o más.
Cáncer del cuello del útero

Las pruebas para el cáncer del cuello del útero deben comenzar a la edad de 21 años. Las mujeres menores de 21 años so deben hacerse la prueba.

  • Las mujeres entre las edades de 21 a 29 años deben hacerse una prueba de Papanicolaou cada 3 años. Las pruebas para el virus del papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) no deben ser usadas en este grupo de la población a no ser que sean necesarias luego de una resultado anormal de una prueba de Papanicolaou.
  • Las mujeres entre las edades de 30 a 65 años deben hacerse una prueba de Papanicolaou y una prueba de HPV cada 5 años. Este es el enfoque preferido, pero está bien hacerse una prueba de Papanicolaou por si sola cada 3 años.
  • Las mujeres mayores de 65 años que han tenido pruebas regulares para el cáncer del cuello del útero en los pasados 10 años con resultados normales no deben hacerse la prueba para el cáncer del cuello del útero. Una vez se hayan dejado de hacer estas pruebas, no deben comenzar a hacérselas nuevamente. Las mujeres con un historial de una condición pre-cancerosa seria del cuello del útero, deben continuar a hacerse las pruebas por lo menos durante 20 años después de ese diagnóstico, aunque esas pruebas continúen después de los 65 años.
 Cáncer de colon, cáncer rectal y pólipos

Comenzando a los 50 años, tanto los hombres como las mujeres deben hacerse estas pruebas para detectar los pólipos y el cáncer:

  • Sigmoidoscopía flexible cada 5 años*, o
  • Colonoscopía cada 10 años, o
  • Enema de bario de contraste doble cada 5 años*, o
  • Colonografía por Tomografía Computarizada (CT) también conocida como colonoscopía virtual cada 5 años*
Cáncer de próstata

Comenzando a los 50 años, los hombres deben hablar con un proveedor de atención de salud acerca de las ventajas y las desventajas de las pruebas para que puedan decidir lo correcto para ellos.

Si usted es un hombre afroamericano o tiene un padre o un hermano que tuvo cáncer de próstata antes de los 65 años, usted debe tener esta conversación con su proveedor de atención de salud comenzando a los 45 años.

Hable con su médico

“Cuando vaya al médico, asegúrese de tocar el tema de la prevención del cáncer ya que puede que se encuentre algo temprano cuando es más fácil de tratar”, dice la Dra. Young.

Etiquetas: , , ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *