- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Las mujeres con cáncer de ovario ahora viven vidas más largas

Junto con las temperaturas de otoño, el mes de septiembre trae consigo una causa de celebración este año. Mientras que el país celebra el Mes de la Concientización del Cáncer de Ovario, un vistazo a las recientes investigaciones revela buenas noticias – las mujeres diagnosticadas con la enfermedad están viviendo vidas más largas, y las tasas de supervivencia han aumentado. Los expertos creen que una combinación de más concientización pública y avances en el tratamiento, incluyendo procedimientos quirúrgicos y quimioterapia más agresivos y enfocados han causado la diferencia.

Sin embargo, la vigilancia permanece el mejor recurso, dicen los médicos, particularmente para las mujeres con una historia familiar de cáncer de ovario.

“Debemos mantenernos precavidos pero optimistas, dijo Ricardo Estape, M.D. [1], jefe de ginecología oncológica para el Miami Cancer Institute [2] y jefe de robótica [3] para Baptist Health South Florida.

El cáncer de ovario es una enfermedad que siempre se ha visto como un cáncer agresivo con bajas tasas de supervivencia. Sin embargo, un estudio reciente encontró que para las mujeres en todas las etapas de cáncer de ovario, las tasas de supervivencia aumentaron significativamente entre el 1975 y el 2011. Las mujeres tenían alrededor de un 50% menos probabilidades de morir de cáncer de ovario en el 2006 que en el 1975. El estudio por investigadores en Columbia University College of Physicians and Surgeons, fue publicado en la edición de junio de Obstetrics and Gynecology.

Según el National Cancer Institute, que es parte de los National Institutes of Health, alrededor de 21,000 mujeres en los Estados Unidos serán diagnosticadas con cáncer de ovario este año, y alrededor de 14,000 morirán por causa de la enfermedad. El riesgo para el cáncer de ovario aumenta con la edad y la enfermedad usualmente se desarrolla después de la menopausia. La mitad de todos los cánceres de ovario se encuentran en mujeres de 63 años o mayores.

Los síntomas de cáncer de ovario
Porque los síntomas pueden ser fácilmente confundidos con enfermedades menores, el cáncer de ovario ha sido tradicionalmente diagnosticado tarde, haciéndolo más difícil de tratar con éxito.

Los síntomas incluyen inflamación, dolor pélvico o abdominal, sentirse llena muy rápidamente cuando se está comiendo, ganas frecuentes de orinar, fatiga, malestar estomacal y cambios en la menstruación.

A pesar de la ambigüedad de los síntomas, con más concientización, las mujeres se han vuelto más vigilantes, tomando cargo de su salud, dijo Nicholas Lambrou, M.D. [4], ginecólogo oncólogo y director de cirugía ginecológica de mínima invasión [5] en South Miami Hospital.

“La concientización, incluyendo la historia de Angelina Jolie, ha sido muy útil. Ella atrajo una atención muy positiva a la idea de las pruebas”, dijo el Dr. Lambrou, “ayudando a las personas a entender mejor sus historias familiares, y después ir a sus médicos para ver si debían hacerse la prueba para el gen del BRCA o no”.

Los genes del BRCA reparan el ADN dañado y cuando son normales, están involucrados en la supresión del crecimiento de los tumores. Las mutaciones en los genes BRCA aumentan los riesgos para el cáncer.

Para mantenerse al tanto de los síntomas, además de recibir atención primaria regular, las mujeres deben ver a sus ginecólogos.

“Si están teniendo síntomas gastrointestinales persistentes, ellas también deben consultar con sus ginecólogos. Ese es un buen punto de partida, porque esto va a estar en su radar”, dijo el Dr. Lambrou. “Si tienen una mujer que presenta con síntomas gastrointestinales, van a ordenar un sonograma y van a echarle un vistazo a sus ovarios”.

Tratamientos para el cáncer de ovario
El tratamiento también ha avanzado mucho más lejos de lo que las pacientes hubieran encontrado hace una década, incluyendo cirugías y quimioterapias más agresivas.

“El cáncer se puede tratar con cirugía y quimioterapia, y podemos hacer mucho más quirúrgicamente”, dijo el Dr. Estape. “Podemos sacar más de la enfermedad”.

“La directriz ahora es que las pacientes no solamente reciben quimioterapia en sus venas, pero también en el abdomen, con el uso de quimioterapia intraperitoneal (IP)”, dijo el Dr. Estape.

Siguiendo la cirugía para extirpar el tumor, se administran medicamentos que atacan el cáncer dentro del abdomen a través de un catéter, que a menudo se coloca durante el procedimiento. Mientras que los ensayos clínicos han demostrado que los nuevos medicamentos mejoran las tasas de supervivencia, dijo él, dichas tasas son mucho mayores con el IP.

“Si se mira lo que ha sucedido con el desarrollo de la quimioterapia intraperitoneal, esta ha mejorado la supervivencia por 20 meses”, dijo el Dr. Estape. “Esa es una gran diferencia”.

Un estudio publicado en agosto en la revista Journal of Clinical Oncology encontró que mientras el uso de IP ha aumentado significativamente, menos de la mitad de las pacientes elegibles actualmente reciben el tratamiento.

Una razón puede ser la falta de concientización acerca de los beneficios del IP, dijo el Dr. Lambrou. Cuando las mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario, el tratamiento debe ser explicado, dándoles esa opción. Un referido a un ginecólogo oncólogo ayudaría a las mujeres a asegurarse de que están recibiendo los procedimientos correctos, dijo él.

Además, continuó el Dr. Lambrou, las recientes investigaciones sugieren que algunos tipos de cáncer de ovario actualmente comienzan en las trompas de Falopio. Por este motivo, la mayoría de los ginecólogos ahora abogan por extirpar las trompas de Falopio electivamente durante una histerectomía. Antes de estos recientes descubrimientos, las trompas no eran extirpadas.

Hoy en día, dijo el Dr. Lambrou, entender la genética es de suma importancia, no solamente para la prevención, sino también para el tratamiento. Las mujeres con cáncer de ovario avanzado asociado con los genes BRCA defectuosos ahora pueden ser tratadas con Lynparza, una nueva píldora que fue aprobada por la FDA el año pasado. El medicamente es efectivo para muchas mujeres y tiene pocos efectos secundarios, dijo él.

El Dr. Lambrou también usa Avastin, un agente biológico. Cuando es añadido a la quimioterapia, este suprime el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos, lo cual impide el crecimiento de nuevos tumores. El agente no tóxico se ha convertido en un estándar de atención para el cáncer de ovario, dijo él, aumentando el tiempo entre las ocurrencias de la enfermedad.

Otro tratamiento, el Sistema de Radiocirugía Robótica CyberKnife, es una alternativa quirúrgica no invasiva la cual administra radiación enfocada de alta dosis directamente al cáncer. El CyberKnife localiza el tratamiento para minimizar el daño a los tejidos saludables.

El Dr. Lambrou utiliza este procedimiento de vanguardia para tratar a las mujeres con cáncer de ovario recurrente. Aun no se utiliza ampliamente, dijo él, pero el procedimiento ha sido efectivo.

Pruebas genéticas y prevención
Para la prevención del cáncer de ovario con una ooforectomía, las mujeres con el gen BRCA defectuoso, deben ser asesoradas por un ginecólogo oncólogo acerca del procedimiento entre las edades de 35 y 40 años, por lo menos diez años antes de que la menopausia pueda comenzar. Las mujeres con el gen tienen hasta un 50 por ciento de riesgo de desarrollar cáncer de ovario, dijo el Dr. Lambrou.

Otros desarrollos claves también han jugado un papel importante, dijo él. Los exámenes genéticos son más asequibles y están más disponibles hoy en día, porque más compañías ahora pueden ofrecer los exámenes. Las compañías de seguro reconocen el valor de la prevención y de la detección temprana, versus el costo de los tratamiento quirúrgicos extensivos y la quimioterapia.

“Lo que estaba sucediendo hace diez años, no era solo que el costo era prohibitivo. También había la inquietud acerca de lo que su compañía de seguro haría con esa información. Hemos llegado muy lejos”.