Las migrañas y los dolores de cabeza tensionales. ¿Cuál es la diferencia?

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de mayo de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Los dolores de cabeza tensionales conocidos como cefalea tensional, son el tipo de dolor de cabeza primario más común, lo cual significa que la condición no es causada por una lesión o por otro trastorno subyacente.

Además, la cefalea tensional tampoco causa nausea, vómitos, dolor de estómago, debilidad o entumecimiento, lo cual puede ocurrir en el caso de las migrañas severas u otras condiciones. Aunque algunas personas experimentan sensibilidad a la luz o al sonido con las cefaleas tensionales, estos síntomas no son tan comunes como lo son en las migrañas.

“Los dos tipos principales de dolores de cabeza que representan un 90 por ciento de estas condiciones son las cefaleas tensionales y las migrañas”, dice Felipe De Los Rios, M.D., director médico del Programa de Infartos Cerebrales en Baptist Health Neuroscience Center. Las migrañas pueden ser de intensidad moderada a severa y pueden estar acompañadas por otros síntomas tales como nausea, vómitos o alta sensibilidad a la luz o al ruido”.

Las cefaleas tensionales episódicas pueden durar entre 30 minutos y una semana, y ocurren menos de 15 días al mes por al menos tres meses. Las cefaleas tensionales son consideradas crónicas si ocurren más de la mitad del tiempo (más de 15 días al mes) en un período de tres meses. Muchas personas quienes experimentan cefaleas tensionales crónicas tienen un dolor constante en ambos lados de la cabeza y pueden tener sensibilidad en el cuero cabelludo. El dolor por causa de las cefaleas tensionales es usualmente más intenso.

Cuándo ver al médico
¿Qué tipo de dolor de cabeza requiere atención médica? Vea a su médico si los dolores de cabeza son nuevos y persistentes, si empeoran con el tiempo o si están acompañados por fiebre y por otros dolores corporales. También debe buscar atención médica si sos dolores de cabeza le interrumpen la vida o si usted necesita tomar medicamentos para sus dolores de cabeza más de dos veces por semana.

“Otras señales que pueden ser alarmantes son los dolores de cabeza que ocurren cuando se cambia de posición”, dice el Dr. De Los Rios. “Por ejemplo, usted puede tener dolor de cabeza cuando está acostado, pero no cuando está en posición vertical”.

Las migrañas ocurren menos a menudo que las cefaleas tensionales, pero estas pueden ser mucho más severas y debilitantes. Estas son seis veces más comunes en las mujeres que en los hombres.

Las migrañas son diagnosticadas comúnmente como crónicas si ocurren por lo menos 15 días al mes por más de 3 meses. Aunque una migraña puede azotar sin advertencia, usualmente es causada por algún desencadenante. Los desencadenantes que causan las migrañas pueden variar, pero una persona que sufre de migrañas usualmente permanece sensible a los mismos desencadenantes. Esos desencadenantes pueden incluir ciertos olores, el ayuno, el cambio de clima, la falta de sueño, la fatiga, el estrés, los sonidos altos, el vino, el queso y otros alimentos.

Cuando buscar atención de emergencia
Si un dolor de cabeza no parece ser rutinario del todo y comienza repentina y abrumadoramente, entonces usted puede tener que llamar al 911. Los aneurismas cerebrales que no han presentado ruptura son a menudo asintomáticos. Estos aneurismas son típicamente pequeños en tamaño, usualmente de menos de media pulgada de diámetro. Sin embargo, los aneurismas grandes que no han presentado ruptura pueden ocasionalmente oprimir el cerebro o los nervios cercanos.

Cualquier persona que experimente algunos o todos los siguientes síntomas, sin importar su edad, debe hacerse una evaluación médica inmediata y cuidadosa.

  • Un dolor de cabeza nuevo y severo, que empeora o que persiste.
  • El comienzo repentino de un dolor de cabeza muy severo en un transcurso de pocos minutos.
  • Confusión.
  • Dolores de cabeza que ocurren más y más frecuentemente.
  • Un dolor de cabeza que empeora con los cambios de posición (sentarse o acostarse).
  • Un dolor de cabeza que le despierta del sueño.
  • Si el dolor de cabeza está asociado son nausea o con vómitos al despertar.
  • Un dolor de cabeza que empeora al hacer esfuerzo, toser, estornudar o con síntomas sistémicos de la actividad sexual.
  • Si se tiene la visión borrosa o la visión doble.
  • Si el dolor de cabeza está asociado con otros síntomas en el cuerpo tales como debilidad, entumecimiento, cambios en el habla u otros dolores corporales.

“Los aneurismas que no han presentado ruptura pueden ocasionalmente oprimir el cerebro o los nervios que salen del cerebro y pueden resultar en varios síntomas incluyendo un dolor de cabeza localizado y persistente”, explica el Dr. De Los Rios. “Una persona puede pensar que es un dolor de cabeza normal. Sin embargo, el aneurisma cerebral puede romperse días más tarde y puede causar síntomas repentinos incluyendo un dolor de cabeza severo que usualmente empeora hasta convertirse en el peor dolor de cabeza de la vida dentro del primer minuto de haber comenzado. Esto requiere una visita inmediata a la sala de emergencia”.

Etiquetas: