Como evitar la adicción a las medicinas recetadas

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de mayo de 2014


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Hoy día, si aprieta “on” en el remoto de tu televisor hay una enorme probabilidad de que vea al menos un anuncio o segmento noticioso relacionado con el abuso y la adicción a las medicinas recetadas.

En parte generados por la atención de la prensa a un problema real, muchas personas que viven con dolor crónico sienten un miedo que no vocalizan –volverse adictos a las mismas drogas que les ayudan a funcionar en su vida cotidiana. De acuerdo con la National Academy of Sciences, parte de los National Institutes of Health, más de 100 millones de estadounidenses experimentan dolor crónico por los efectos de lesiones y enfermedades incluyendo enfermedad cardiaca, diabetes y cáncer. Para controlar el dolor y funcionar con normalidad, rutinariamente el médico les prescribe sedantes con opio para el dolor, como la morfina y oxicodona. Oxycontin y Percoset son nombres de marca de dos de entre un número de estupefacientes con frecuencia vinculados al abuso y adicción de las drogas recetadas.

¿Qué oportunidades hay de que alguien por quien usted se preocupa desarrolle tal adicción y cómo puede evitar la adicción a analgésicos recetados?

El Dr. Moisés Lustgarten, director médico del Pain Management Program en el Baptist Health Neuroscience Center es anestesiólogo y ha tratado a cientos de pacientes por dolor crónico severo.

“La investigación es inconclusa sobre cuántos pacientes que usan drogas con opio para controlar el dolor pueden volverse adictos”, dice el Dr. Lustgarten, especialista certificado por la Junta en control del dolor. “Pero el auto monitoreo y monitoreo regular por parte de un especialista en control de dolor pueden disminuir ese riesgo”.

¿Qué hace un especialista de control del dolor?

De acuerdo con la American Society of Regional Anesthesia and Pain Medicine, un especialista en control del dolor es un médico capacitado específicamente para evaluar, diagnosticar y tratar todos los tipos diferentes de dolor. El control del dolor es un área compleja, en parte porque el dolor es un espectro de trastornos, incluyendo dolor crónico, dolor agudo y dolor por cáncer, pero puede ser una combinación. La cirugía, lesión, diabetes y daño al nervio también pueden causar dolor.

Un médico que haga una evaluación educada para ayudar al paciente podría no comprender los riesgos de medicar poco o demasiado a un paciente, advirtió el Dr. Lustgarten.

“Dan a los pacientes lo que creen que es apropiado para controlar el dolor. Podría no ser lo oportuno. Cuando un paciente necesita más, o pide un medicamento más fuerte, a veces se piensa que son adictos”.

Dependencia vs. Adicción

La verdadera adicción, nos dice, se define como una enfermedad cerebral crónica que causa – entre otros síntomas- un intenso deseo e incapacidad para abstenerse de forma permanente.

De acuerdo con los National Institutes of Health, la dependencia a las drogas significa que una persona necesita una substancia para funcionar normalmente. Si la droga cesa de forma abrupta, la persona experimentará síntomas de abstinencia. Esto puede suceder aun con los medicamentos para la presión arterial, dijo el Dr. Lustgarten. Por lo tanto, una persona puede tener una dependencia física a una sustancia sin estar adicta a la misma. Lo contrario también es cierto. Las drogas, incluyendo la cocaína, pueden causar adicción sin que resulte en una dependencia física.

¿Cómo puede saber si está experimentando una adicción?

Si ve que está regularmente tomando más medicamentos que los prescritos, vea a su médico. Su médico de control del dolor puede ayudarle a determinar si necesita el medicamento para dolor, o si está experimentando una adicción. La meta, indica el Dr. Lustgarten, es controlar el dolor y vivir la vida con la mayor normalidad posible.

“Trato a muchos pacientes que necesitan tomar medicamentos para el dolor”, añadió, y viven unas vidas muy funcionales”.