El posible vínculo entre las bacterias intestinales y el Síndrome del Intestino Irritable

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de abril de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Las nuevas investigaciones acerca de los efectos de las bacterias que viven en nuestros sistemas digestivos han llevado al descubrimiento de un posible vínculo entre esas bacterias y el Síndrome del Intestino Irritable (IBS por sus siglas en inglés).

IBS es un trastorno gastrointestinal crónico caracterizado por dolor o incomodidad en el abdomen, y acompañado por estreñimiento y diarrea, según los National Institutes of Health. A menudo, los pacientes con IBS también tienen ansiedad o depresión crónica.

El más reciente estudio

Un estudio canadiense realizado en McMaster University que fue publicado en la revista Science Translational Medicine el pasado mes, encontró que los ratones “libres de gérmenes” que recibieron material fecal trasplantado de pacientes con diarrea relacionada con IBS, exhibieron los mismos síntomas de IBS y la ansiedad que les acompaña, que sus donantes. Los investigadores dicen que estos resultados indican que las bacterias que se encuentran en el colon parecen contribuir a la presencia de los síntomas de IBS y a la ansiedad o la depresión crónica que a menudo acompaña a este trastorno gastrointestinal. Los investigadores también creen que sus hallazgos podrían conducir a los tratamientos con bacterias beneficiosas.

Paul Gipps, M.D., doctor de medicina interna con Baptist Health Primary Care en Pinecrest ha visto algunos de sus pacientes con IBS, beneficiarse al añadir probióticos o bacterias beneficiosas, a sus dietas. Por eso no le sorprende para nada la idea de que los tipos de bacterias que viven en el intestino grueso tengan un impacto en la digestión.

“Es un estudio interesante que probablemente abrirá las puertas a más investigaciones para determinar la causa y los posibles tratamientos para el IBS”, dijo el Dr. Gipps. Pero él advierte que los resultados no son conclusivos.

El Síndrome del Intestino Irritable y la ansiedad

“El aporte principal de este estudio, para mí, es que los ratones que fueron trasplantados con el material que contenía IBS exhibieron comportamientos ansiosos”, afirmó el Dr. Gipps. “Los pacientes que yo veo con IBS tienden a ser menores de 50 años y usualmente tienen trastornos de ansiedad, pero es difícil determinar si tienen IBS porque tienen ansiedad, o si su ansiedad es causada por su IBS. Es un fenómeno como el de “cual fue primero, el huevo o la gallina”.

Él dice que otros estudios subsecuentes pueden demostrar que el IBS causa ansiedad, porque la diarrea crónica interfiere con el equilibrio de las bacterias o la “flora” en los intestinos. “Cuando ciertos tipos de bacterias útiles no pueden prosperar, no pueden ayudar a su cuerpo a absorber ciertos aminoácidos que son necesarios para producir químicos como la serotonina, la cual regula nuestro estado de ánimo. Sin los niveles adecuados de serotonina, las personas pueden experimentar ansiedad o depresión”, dijo él.

Las bacterias y el cerebro

A través del Proyecto del Microbioma Humano, el cual comenzó en el 2008, los investigadores han descubierto que las bacterias beneficiosas, como aquellas que se encuentran en los probióticos, han reducido los comportamientos relacionados con la ansiedad y la depresión en los roedores. Y un estudio del 2015 encontró que las dietas altas en grasa o azúcar parecen alterar la composición de las bacterias en nuestros intestinos, afectando la comunicación entre nuestros intestinos y nuestros cerebros, como fue reportado por Salud.

Aumenta la incidencia de IBS

El Dr. Gipps dice que hacen falta más estudios sobre el IBS, ya que este aun es considerado un “diagnóstico de exclusión” y solo es nombrado cuando no puede ser determinada ninguna otra causa. Sin embargo, él tiene esperanzas de que el ímpetu para encontrar la causa pierda fuerzas, ya que él está viendo más y más pacientes con señales de IBS y de ansiedad crónica.

“El IBS es difícil de diagnosticar, lo que lo hace difícil de tratar”, dijo él. “Con este cuerpo de investigación emergente, puede que pronto podamos descubrir cómo las bacterias desempeñan un papel importante en nuestra salud en general”.

Etiquetas: , , ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *