La vida en el frente de la crisis de la COVID-19

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de July de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los titulares noticiosos y los números relatan la historia: el coronavirus está arrasando por el Sur de la Florida, con miles de casos nuevos reportados todos los días. Los trabajadores de atención de salud no necesitan ver números para saber que la crisis se está poniendo peor y haciendo su trabajo mucho más difícil – están viviendo la realidad todos los días mientras cuidan de sus familiares, amigos y colegas con COVID-19.

Jonathan Fialkow, M.D., director médico adjunto, jefe de cardiología y especialista en lipidología en Miami Cardiac & Vascular Institute

Jonathan Fialkow, M.D., director médico adjunto, jefe de cardiología y especialista en lipidología en Miami Cardiac & Vascular Institute, moderó un cándido y conmovedor programa de Resource Live en Facebook el 17 de julio. El programa, cuyos puntos más destacados también estás disponibles en este podcast de BaptistHealthtalk, presentó un panel de médicos y líderes de Baptist Health South Florida quienes compartieron lo que están viendo y sintiendo en el frente de batalla de la crisis de la COVID-19.

Samer Fahmy, M.D., oficial médico principal de Boca Raton Regional Hospital

Refiriéndose al aumento actual de pacientes de COVID-19, Samer Fahmy, M.D., oficial médico principal de Boca Raton Regional Hospital, dijo que el aumento está poniendo aún más presión en el personal del hospital. “La sala de emergencia que no estaba llena hace un mes, ahora está repleta de pacientes con COVID”, dijo el Dr. Fahmy. “Una unidad de COVID en muchos de nuestros hospitales se ha convertido en dos, tres o cuatro unidades de COVID, sólo para tratar de manejar el número de personas que están llegando y que requieren hospitalización”.

El Dr. Fahmy señaló que cuidar de pacientes que tienen COVID es más difícil que cuidar de otros pacientes. “Todo lo que hacemos en el hospital se ha vuelto más difícil, no solamente en las unidades de COVID, pero a través de todo el hospital debido a las precauciones que tenemos que tener para proteger al personal y a los pacientes. Las cosas toman más tiempo y son más difíciles de hacer debido a que el equipo de protección personal (PPE por sus siglas en inglés) se tiene que quitar y poner para atender a cada paciente”.

Yvonne Johnson, M.D., oficial médico principal de South Miami Hospital

Yvonne Johnson, M.D., oficial médico principal de South Miami Hospital, dijo que el hospital tiene entre tres y cinco veces más pacientes de COVID-19 ahora de lo que tuvo en mayo. El aumento actual en los casos ha forzado a Baptist Health a restringir a los visitantes en todas sus instalaciones para la protección de los pacientes y el personal, una política que la Dra. Johnson reconoce que es un reto tanto para los pacientes como para sus familias.

“Es un asunto difícil, particularmente cuando el paciente está al final de su vida o está muy enfermo”, dijo la Dra. Johnson. “Pero me quito el sombrero con nuestro personal de enfermería y la manera en la cual se comunican con las familias que están en casa, ya sea por teléfono o a través de los iPads”.

Ana Cabrera, vicepresidenta auxiliar y oficial interina de enfermería de Homestead Hospital

Según Ana Cabrera, vicepresidenta auxiliar y oficial interina de enfermería de Homestead Hospital, la Fundación de Baptist Health ha donado decenas de iPads a todos los once hospitales del sistema de salud para ayudar a facilitar el contacto entre los pacientes y sus familias”. “Las familias en especial, verdaderamente aprecian el esfuerzo que hace nuestro personal para comunicarse con ellos y dejarles saber cómo están sus seres queridos”, dijo Cabrera.

Rachel Evers, MSN., directora de servicios quirúrgicos en Baptist Hospital, añadió que las familias deben saber que sus seres queridos nunca están solos. “El personal de enfermería y los proveedores del frente no permiten eso”, dijo ella. “Nadie aquí está solo. Nosotros estamos aquí para ustedes cuando ustedes no pueden estar aquí”.

Y en cuando a la carga emocional de sus colegas, la Dra. Johnson habló del compromiso que sientes los médicos y el personal de enfermería. “Ellos están colaborando juntos y cuidando de los pacientes al mismo nivel exactamente que siempre lo hacemos, no importa lo que esté pasando. Ellos dan de sí mismos todos los días. Están exhaustos. Están fatigados mentalmente. Esto toma tanto tiempo – no solamente viendo este abrumante número de pacientes, pero también poniéndose y quitándose su PPE – es muy, pero muy abrumante”.

Rachel Evers, MSN., directora de servicios quirúrgicos en Baptist Hospital

Evers dijo que ella desearía que la gente pudiera ver y entender lo que están pasando los trabajadores de atención de salud todos los días porque es tan agotante emocionalmente. “Pero esta es nuestra vocación, es mucho más que un trabajo o una profesión”, dijo ella. “Siempre vamos a estar aquí para ustedes. Vamos a dar lo máximo. Vamos a ser su familia cuando su familia no puede estar aquí. Vamos a luchar por usted cuando usted no pueda luchar y vamos a derramar nuestros corazones para asegurarnos que usted se ponga mejor”.

¿Y en cuanto al impacto de la COVID-19 en sus vidas personales? “Trabajamos horarios largos, compartimentamos todos los sentimientos que tenemos aquí, y no queremos hablar de eso cuando llegamos a casa porque hemos estado hablando de esto todo el día y es simplemente abrumante”, dijo Evers. También dependemos más de nuestras familias, pero eso también puede ser más difícil en esta era del coronavirus. “Tenemos una nueva rutina cuando llegamos a casa – nos tenemos que duchar y ponernos ropa limpia antes de abrazar a nuestros hijos; antes de abrazar a nuestras parejas”.

Cabrera dijo que ella se relaja pasando tiempo con su familia, saliendo afuera y yendo a la playa cuando se puede – cualquier cosa que se pueda hacer para desconectarse un rato. “Pero en realidad, paso la mayoría del tiempo preocupada por mis empleados y cómo sacarlos adelante durante este tiempo”, dijo ella.

Cuando el anfitrión del programa, el Dr. Fialkow, preguntó lo que necesitan del público, la Dra. Johnson contestó, “Yo creo que nuestros médicos están decepcionados por el hecho de que aún hay controversia alrededor del uso de las máscaras faciales y que hay miembros de la comunidad que no están practicando el distanciamiento social”.

El Dr. Fahmy reflejó la misma inquietud de la Dra. Johnson: “No estamos haciendo un buen trabajo como comunidad respondiendo a esta pandemia”, dijo él. “Estamos poniendo mucha presión en nuestros hospitales y mucho estrés indebido en nuestro personal de enfermería y en nuestros médicos y empleados. Queremos que la gente nos escuche cuando decimos que practiquen el distanciamiento social, que usen las máscaras, que no se toquen la cara – todas estas cosas simples pueden hacer toda la diferencia”.

En cuanto a la eficacia de las máscaras faciales, la Dra. Johnson dice que las máscaras funcionan y que son más eficaces cuando todos tienen una puesta. “Los estudios han demostrado que si las personas tienen una máscara puesta y una persona tiene una enfermedad, existe una probabilidad muy baja de transmitirle la enfermedad a otra persona”, dijo la Dra. Johnson. “Según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés), si un 95% de nosotros usamos máscaras, entre cuatro a seis semanas volveríamos a estar en el punto de que podríamos abrirlo todo de nuevo y hacerlo de manera segura”.

Con el estrés adicional de cuidar de pacientes durante una pandemia, también hay algunas cosas positivas. Según Cabrera, ese es el aspecto más gratificante de todo esto es ver a un paciente de COVID-19 ser dado de alta de un hospital y reunificado con su familia. “Esa es la mejor parte de nuestro día, poder darle de alta a un paciente que ha sido tan fuerte y tan valiente al enfrentar una hospitalización tan larga”.

¿Le preocupa tener el coronavirus?

Use nuestra herramienta de evaluación en línea para el coronavirus o llámenos a nuestra línea directa de COVID-19, 1-833-MYBAPTIST (833-692-2784). Para ver a un médico desde su teléfono desde la comodidad y seguridad de su hogar, descargue Baptist Health Care On Demand. Utilice el código CARE19para una visita gratuita.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *