La terapia dirigida brinda nuevas esperanzas a los pacientes de cáncer pancreático

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

5 de November de 2019


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Para las personas diagnosticadas con ciertos tipos de cáncer, la esperanza puede ser angustiosamente elusiva. Eso es especialmente cierto cuando se trata del cáncer pancreático, una enfermedad insidia que presenta pocas y a veces ningunas señales de su presencia hasta que ya se ha regado a otros órganos y al sistema linfático del cuerpo.

Jayne Akhavan-Yazdi, de 59 años, enfermera practicante neonatal de Gainesville, FL, fue diagnosticada con cáncer pancrático el pasado otoño. Ella sabía lo que estaba por venir, ya que su padre murió de la misma enfermedad cuando tenía solamente 64 años, y ella misma también es sobreviviente de cáncer de seno.

(No deje de verlo: El Equipo de Noticias de Baptist Health habla con Jayne Akhavan-Yazdi y con su oncólogo radioterápico Michael Chuong, M.D., en Miami Cancer Institute. Video en inglés por George Carvalho.)

La Sra. Akhavan-Yazdi pronto descubrió que la cirugía no era una opción para ella – como es el caso a menudo con los tumores pancreáticos, debido a su localización – así que su oncólogo comenzó a hacerle quimioterapia. Sin embargo, luego de un mes de tratamiento su dolor había empeorado y un escán subsiguiente demostró que su tumor estaba creciendo.

“No me podía levantar del sofá porque me sentía tan cansada y enferma”, dijo ella. “Mi equipo de atención en Gainesville me dijo que la cirugía no era una opción para mí y mi miedo era que la quimioterapia adicional podría no tener éxito. Me sentí devastada”.

Desesperada, pero aun aferrándose a la esperanza, la Sra. Akhavan-Yazdi reclutó la ayuda de su hija Suzie Black, enfermera registrada con un centro de tratamiento para el cáncer el Ft. Myers. El dúo de madre e hija investigó y se reunió con especialistas en cáncer pancreático en los mayores centros para el cáncer de todo el país. Nadie podía ayudarla.

Entonces una conversación por casualidad que tuvo la Sra. Black con un colega en Ft. Myers llevó a que su madre fuera referida a Michael Chuong, M.D., oncólogo radioterápico en Miami Cancer Institute, que se especializa en el tratamiento de cánceres gastrointestinales. El Dr. Chuong se ha ganado un reconocimiento mundial en años recientes por usar radioterapia guiada por imágenes de resonancia magnética (MRI) para los cánceres difíciles de tratar.

Michael Chuong, M.D., oncólogo radioterápico de Miami Cancer Institute

“Miami Cancer Institute ofrece una variedad completa de tecnologías de radioterapia, todas bajo un mismo techo”, dijo el Dr. Chuong. “Cualquier cosa que ofrezca el mejor resultado posible para el paciente, se puede encontrar aquí, desde la radioterapia tradicional hasta la terapia de protones de exploración de rayo concentrado, el Gamma Knife, el Cibercuchillo (Cyber Knife), y la radioterapia guiada por MRI”.

Miami Cancer Institute es solo uno de un puñado de centros de cáncer alrededor del país – y el único en el Sur de la Florida – con la tecnología ViewRay™ MRIdian MR Linac, la cual administra dosis extremadamente altas de radiación con seguridad, directamente al tumor, mientras les permite a los médicos obtener una imagen por MRI continua y en tiempo real durante todo el transcurso del tratamiento. Cuando el paciente respira, la máquina automáticamente reconoce que el tumor se ha movido – incluso si por unos cuantos milímetros. – y pausa hasta que el tumor haya regresado a la localidad adecuada antes de resumir el tratamiento. Esta tecnología es tan avanzada que el tratamiento se puede modificar en el momento basado en cambios minúsculos en la localización del estómago y del intestino en relación al tumor. Esto asegura que la dosis que alcanza a estos órganos permanezca a un nivel adecuadamente bajo, según el Dr. Chuong.

La ViewRay™ MRIdian MR Linac

Durante los 18 meses que ha estado empleado, Miami Cancer Institute ha utilizado el MRIdian Linac para tratar a más de 170 pacientes – uno de los volúmenes más grandes del mundo de tratamiento guiado por MRI para el cáncer pancreático. Un número rápidamente creciente de resultados exitosos con la radioterapia guiada por MRI tiene a los oncólogos alrededor del mundo poniendo atención.

Según el Dr. Chuong, existen muchas excitantes investigaciones que demuestran que las dosis ablativas de radiación administradas por vía del MRIdian Linac pueden prolongar la supervivencia del paciente de manera significativa.

“Hemos tenido resultados muy buenos con todo tipo de cánceres distintos – páncreas, seno, pulmón, hígado, próstata, esófago y otros”, dice el Dr. Chuong. “Inclusive los pacientes con enfermedad metastásica limitada de cuarta etapa quienes típicamente hubieran sido considerados incurables ahora podrían potencialmente tener un control de su enfermedad a largo plazo – y hasta podrían curarse – usando dosis ablativas que pueden ser administradas con seguridad en ciertos tumores solamente con en MR Linac”.

La consulta inicial de la Sra. Akhavan-Yazdi con el Dr. Chuong el 14 de febrero de este año le dio la esperanza que ella había estado buscando tan desesperadamente en los cuatro meses desde su diagnóstico.

“La oficina del Dr. Chuong me llamó una mañana y me preguntaron si podían verme esa misma tarde”, recuerda la Sra. Akhavan-Yazdi. “Nosotros vivimos a cinco horas de distancia, pero por supuesto que dije que sí. Nos montamos en el carro y llegamos a Miami justo a tiempo para mi cita. Luego de haber estado en mi punto más bajo solo un mes antes, ese momento de esperanza hiso ese día más emocionante que nunca”.

“Cuando vi a Jayne por primera vez, su pronóstico era bastante malo”, dice el Dr. Chuong, quien también sirve como director del Centro de Terapia de Protones, director del Programa de Radioterapia Guiada por MRI y director del Programa de Investigación Clínica y Oncología Radioterápica de Miami Cancer Institute. “Su tumor aún estaba en crecimiento – inclusive con la quimioterapia – y era considerado irresecable, lo que significa que no podía ser extirpado mediante cirugía”. Él determinó rápidamente que ella era una buena candidata para una ablación de tumor utilizando el MRIdian Linac.

“Tratar los cánceres pancreáticos es un reto ya que son resistentes a las dosis más bajas de radiación, y también porque el páncreas está cerca del estómago y el intestino, y ambos son especialmente sensibles a la radiación”, dice el Dr. Chuong. “Con el MRIdian Linac, sin embargo, podemos administrar una dosis ablativa, extremadamente alta de radiación al tumor mientras que muy poca radiación llega a los órganos cercanos, resultando en que la mayoría de los pacientes tienen pocos o ningunos efectos secundarios”.

Con su hija constantemente a su lado para brindarle apoyo, la Sra. Akhavan-Yazdi comenzó sus tratamientos ambulatorios diarios con el Dr. Chuong el 14 de febrero. La radiación que recibió fue más del doble de la dosis que se utiliza típicamente con cualquier otro tipo de máquina, según el Dr. Chuong. Y su terapia tomó solo cinco días, en vez de las cinco a seis semanas que se requieren usualmente para otros tipos de radioterapia más convencionales.

Puede tomar tiempo para ver cualquier mejoría con la radioterapia, y el Dr. Chuong no esperaba ver ningún cambio significativo después del tratamiento de la Sra. Akhavan-Yazdi. Sin embargo, después de su primer escán después del tratamiento, tuvo la grata sorpresa de ver que el tumor había comenzado a reducirse.

“Me empecé a sentir mejor de inmediato” dice la Sra. Akhavan-Yazdi con un suspiro de alivio. “No tuve efectos secundarios, pude volver a comer y recobré mi energía. Fue algo maravilloso”.

Su hija también pudo ver la mejoría instantánea. “Se podía ver la diferencia en el color de su piel enseguida, y recobró la chispa en sus ojos”, recuerda la Sra. Black. “Como alguien que trabaja en oncología, fue un verdadero milagro ver a mi mamá recuperarse tan rápidamente”.

Una vez completado su tratamiento en Miami Cancer Institute, la Sra. Akhavan-Yazdi se sintió tan bien que no quiso perder un solo momento para comenzar a vivir su vida al máximo.

Jayne Akhavan-Yazdi durante un viaje a Hawái, escasamente un mes después de su radioterapia guiada por MRI en Miami Cancer Institute

“Estando tan enferme como yo lo estaba, no había hecho planes fuera de simplemente tratar de mejorar, pero cuando comencé a sentirme tan bien, mi esposo y yo decidimos tomar un viaje de improviso a Hawái”, dice la Sra. Akhavan-Yazdi. Escasamente un mes después de mi tratamiento, estábamos a bordo de un barco en un crucero por las islas de Hawái. Fue algo maravilloso. Y hasta escalé en monumento Diamond Head, lo cual no me hubiera podido imaginar haber hecho solo unas semanas antes”.

Desde ese viaje, la Sra. Akhavan-Yazdi ha viajado extensamente por los Estados Unidos y Europa, incluyendo el Reino Unido y Gales, donde ella se crío. Ella espera emprender en más aventuras en el futuro cercano. “Pasar las Navidades en Nueva York sería maravilloso”, dice ella con una sonrisa.

Ella y su esposo acaban de celebrar sus 40 años de matrimonio en septiembre, y en diciembre, ella planea celebrar sus 60 años con una fiesta temática de ABBA para sus familiares y amigos. ¿Su canción favorita de ABBA? “¡Pues ‘Dancing Queen’, por supuesto!”

Jayne Akhavan-Yazdi con su hija Suzie, su esposo Abbas, y su hijo Amir después de su último chequeo de seguimiento con el Dr. Chuong en Miami Cancer Institute

Mientras tanto, la Sra. Akhavan-Yazdi vuelve a Miami cada pocos meses para sus chequeos de seguimiento con el Dr. Chuong, quien se siente extremadamente contento con el progreso que ha visto.

“Jayne ha tenido muy buen resultado hasta ahora – ella es el ejemplo perfecto de cómo se puede tratar el tumor sin afectar la calidad de vida”, dice el Dr. Chuong. “Ella acudió a nosotros cuando estaba desesperada y cuando parecía que no tenía opciones. Ahora ha tenido un cambio dramático. Estamos viendo al tumor reducirse, y a pesar de las dosis tan agresivas de radiación que le administramos, no ha tenido ningún efecto secundario significante”.

El Dr. Michael Chuong y la enfermera practicante de radioterapia oncológica, Sonia Adamson, ARNP, con las capas de superhéroe, hechas especialmente para ellos por la paciente de cáncer pancreático Jayne Akhavan-Yazdi

“Entré y salí en solo cinco días y no tuve ningún efecto secundario. Este tratamiento verdaderamente me ha salvado la vida, dice la Sra. Akhavan-Yazdi, quien se siente tan agradecida por el tratamiento que recibió del Dr. Chuong y de la enfermera practicante de oncología Sonia Adamson, que le regaló a cada uno una capa de superhéroe que les hiso ella misma. “¡Yo solo quiero decirle a todos los que puedan estar en mi situación que no pierdan las esperanzas! ¡Este tratamiento es increíble y sí funciona – yo soy la prueba viviente!”

Tags: , , ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *