La taquicardia ventricular: Una arritmia que puede requerir atención multidisciplinar

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de April de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Bajo ciertas condiciones, la taquicardia ventricular (TV) puede ser un latido irregular serio, o una arritmia. Provocada por señales eléctricas irregulares en las cavidades inferiores del corazón, la taquicardia ventricular se ha visto de repente en los titulares noticiosos por la muerte del cómico Gilbert Gottfried, de 67 años. Su familia informó el martes de que el Sr. Gottfried murió de taquicardia ventricular recurrente debido a una distrofia miotónica de tipo II.

La distrofia miotónica es uno de los trastornos hereditarios mejor conocidos como distrofias musculares. La distrofia miotónica tipo II causa debilidad muscular cerca del centro del cuerpo (los músculos proximales), como los del cuello, los hombros, los codos y las caderas.


Mario Pascual, M.D., electrofisiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute.

“La taquicardia ventricular puede ser muy grave, sobre todo si se mantiene y está relacionada con otros problemas cardíacos”, explica Mario Pascual, M.D., electrofisiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute. “La taquicardia puede requerir un enfoque multidisciplinar para su atención. Esto incluye medicamentos, un desfibrilador implantable y, posiblemente, intervenciones de procedimiento o ablaciones.”

Un ritmo cardíaco rápido y anormal

La taquicardia ventricular (TV) es un ritmo cardíaco rápido y anormal. Comienza en las cavidades inferiores del corazón, llamadas ventrículos. Más específicamente, la taquicardia se caracteriza por tres o más latidos seguidos a una frecuencia superior de 100 latidos por minuto. La rapidez de los latidos no permite que el corazón se llene de sangre antes de volver a contraerse. El flujo de sangre al resto del cuerpo puede verse afectado. 

Si la taquicardia dura más de unos cuantos segundos, puede ser mortal. La llamada “TV sostenida” se produce cuando el ritmo cardíaco rápido dura más de 30 segundos. También es “sostenida” si la condición está asociada con un problema de flujo sanguíneo, como una presión arterial alta o anormal. De lo contrario, la TV es no sostenida.

La TV puede ocurrir en un corazón estructuralmente sano. Pero también puede ser el resultado de un daño estructural o de una cicatriz en el corazón debido a una enfermedad cardíaca anterior. La TV que se diagnostica como parte de una enfermedad cardíaca estructural es más inquietante y puede ser mortal. Cualquier enfermedad cardíaca que resulte en daños y cicatrices en el músculo ventricular puede producir TV. También puede estar causada por trastornos hereditarios o genéticos. Algunas enfermedades que resultan en daños en el músculo cardíaco también pueden provocar TV.

¿Cómo se diagnostica la TV?

Para diagnosticar la taquicardia, es probable que sea necesario realizar un electrocardiograma (ECG), que registra la frecuencia y el ritmo cardíacos. Es posible que su médico quiera observar de cerca la actividad de su corazón durante más tiempo utilizando un monitor Holter o una grabadora de eventos. La taquicardia puede diagnosticarse en el hospital con un monitoreo cardíaco continúo conocido como telemetría. También puede observarse y diagnosticarse durante una prueba de esfuerzo.

Los síntomas de la taquicardia pueden incluir: Latidos rápidos o sensación de aleteo en el pecho (palpitaciones); mareos; aturdimiento; dolor en el pecho; opresión en el cuello; falta de aire; desmayos; e incluso paro cardíaco. En algunos casos, puede no haber síntomas.

El tratamiento de la TV

El tratamiento puede incluir medicamentos, terapia de ablación o un dispositivo implantable para controlar y corregir los latidos del corazón. La ablación consiste de un procedimiento en el que se utiliza calor o frío para crear unas cicatrices en el interior del corazón que pueden interrumpir las señales eléctricas que causan la irregularidad de los latidos.

Cuando la taquicardia ventricular es sostenida o pone en peligro la vida, puede utilizarse un pequeño dispositivo llamado DCI (desfibrilador cardíaco implantable), especialmente si no se encuentra una causa reversible o si existe otra enfermedad subyacente que haga más probables los futuros episodios de taquicardia. El DCI se implanta en el pecho. Está conectado a su corazón con cables. Cuando se produce un latido anormal, el DCI puede sobre acelerar la taquicardia para detenerla.

Conceptos erróneos comunes acerca de las arritmias

Aunque el aleteo y las palpitaciones pueden ser signos de fibrilación auricular, el tipo más común de latido irregular, puede haber explicaciones sencillas. Pero lo más sensato es someterse a pruebas, porque la fibrilación auricular, si no se trata a lo largo de un periodo de tiempo, puede provocar condiciones serias, como coágulos, infartos cerebrales, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón.

La fibrilación auricular ocurre cuando las cavidades superiores del corazón laten de forma irregular y puede aumentar el riesgo de infarto por cinco veces si no se trata. Se calcula que afectará a 12.1 millones de personas en los EE.UU. en 2030, según la American Heart Association.

No obstante, la mayoría de los latidos irregulares no son mortales.

“Hay unos cuantos conceptos erróneos relacionados con las arritmias”, explica el Dr. Pascual. “Uno es que todos los latidos irregulares son potencialmente mortales y no es así. Ciertamente hay arritmias peligrosas, pero también hay muchas arritmias benignas.”

También existe la creencia errónea de que todo problema de ritmo cardíaco tiene que ser evaluado la sala de emergencia. “Y para la mayoría de ellos no es así”, dijo el doctor Pascual. “Podemos crear un plan de tratamiento para un paciente de forma que si tiene algún tipo de arritmia, aunque esté en su casa, podamos ofrecerle una buena opción de tratamiento para evitar la sala de emergencia y las hospitalizaciones”.

Tags: , ,