La seguridad en el parque infantil: Aumentan las conmociones cerebrales en los niños

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

12 de July de 2016


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La seguridad en los parques infantiles se ha convertido en uno de los temas más calientes del verano, especialmente con la reciente noticia de que las tasas de conmociones cerebrales han aumentado para los niños.

“No existe parque ni piscina seguros sin supervisión adulta”, dice Francisco A. Medina, M.D., director médico y jefe de servicios de emergencia pediátrica en Homestead Hospital. “La supervisión adulta debe suceder antes, durante y después de las visitas a los parques infantiles”.

Los diagnósticos de conmociones cerebrales se han más que duplicado para la población en general y más que triplicado para los niños entre las edades de 10 y 14 años, durante los 7 años entre el 2007 y el 2014. Eso es según un estudio que siguió las reclamaciones de seguro para casi 9 millones de estadounidenses. La tasa de conmociones también es más alta para niños más pequeños, según los estudios.

“La tasa general de visitas al departamento de emergencia debido a lesiones traumáticas del cerebro relacionadas con los parques infantiles ha aumentado significativamente en años recientes (2005-2013)”, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

El aumento en los diagnósticos de conmociones y lesiones cerebrales puede estar influenciado por varios factores incluyendo más educación y entendimiento acerca de las lesiones de la cabeza. Otros factores pueden incluir los cuidadores distraídos o desatentos debido al aumento en la popularidad de los dispositivos móviles y otros factores, según las autoridades médicas y de salud pública.

Por supuesto que los parques infantiles ofrecen oportunidades saludables para que los niños salten, corran y experimenten gran actividad física. Para reducir los riesgos, el Dr. Medina recomienda estos cinco consejos de seguridad:

  1. Planee de antemano: “Antes de ir a un parque de juego, revise bien las condiciones”, dice el Dr. Medina. Inspeccione el equipo de juego y busque las áreas problemáticas incluyendo clavos, superficies rotas o rayadas y otros defectos que puedan representar peligros posibles.
  2. Busque equipos y juguetes apropiados para cada edad: Muchos parques infantiles tienen estructuras elaboradas. “Pero asegúrese de que las actividades sean apropiadas para la edad de los niños”, dice el Dr. Medina. Es peligroso, dice él, que los niños más pequeñitos jueguen en estructuras para escalar y en otros centros de actividades que están diseñados para niños mayores. Ocurren lesiones severas cuando los niños escalan grandes distancias desde la superficie.
  3. Conozca las posibles lesiones: Las lesiones comunes en los parques de juego incluyen tobillos torcidos, huesos fracturados, conmociones cerebrales y cortaduras.
  4. Ponga atención: “No toma más de 10 segundos para perder de vista a un niño”, dice el Dr. Medina. “La supervisión es la clave. Cualquiera que esté cuidando al niño tiene que estar mirándolo constantemente y consciente de lo que hace”.
  5. Seleccione adultos para supervisar: No delegue la seguridad en los parques infantiles a un niño mayor o a los hermanos mayores.

Las lesiones menores pueden ser tratadas en el consultorio del pediatra, en un centro de atención primaria o en un consultorio de medicina familiar.

“El médico familiar es una buena opción si no hay pérdida del conocimiento o si el accidente involucra algún rasguño menor”, dijo el Dr. Medina.

Pero los cuidadores deben llamar a una ambulancia o al 911 si un accidente en un parque o una caída lleva a cualquier tipo de deformidad de una extremidad, alguna cortadura severa, trauma en la cabeza, pérdida del conocimiento, comportamiento fuera de lo normal, convulsiones, sofocación u otros tipos de aflicción.

Para reducir el riesgo de accidente, manténgase alerta, dice el Dr. Medina. “Nunca pierda de vista al niño. Y recuerde: Cualquier cosa puede ser una distracción – una conversación por teléfono celular, algo de comer y hasta un avión en vuelo”.

Tags: ,


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *