La rehabilitación es una parte clave del tratamiento del cáncer

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de November de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Hay un momento de triunfo y celebración cuando los pacientes de cáncer tocan la campana para marcar el final de su tratamiento. ¿Pero después qué?

Asegurarse de que los pacientes tengan la mejor experiencia posible antes, durante y después de su tratamiento contra el cáncer es la preocupación principal del fisiatra Adrian Cristian, M.D., jefe de Rehabilitación del Cáncer en Miami Cancer Institute.


Adrian Cristian, M.D., jefe de Rehabilitación del Cáncer en Miami Cancer Institute.

“Con la llegada de diagnósticos más tempranos y más opciones de tratamiento, el número de sobrevivientes de cáncer ha ido aumentando, lo cual es algo estupendo. Sin embargo, muchos de estos sobrevivientes viven más tiempo con el impacto del cáncer y su tratamiento en su función física”, dice el Dr. Cristian. “Como sobrevivientes del cáncer, ven aumentada la longevidad de su vida, sin embargo, estos impedimentos físicos pueden tener un profundo impacto en la calidad de su vida”.

El Dr. Cristian forma parte de una creciente especialidad llamada rehabilitación oncológica. Trabaja con Romer Bismonte, D.O., ., en el Centro de Apoyo al Paciente con Cáncer de Miami Cancer Institute, que ofrece una amplia gama de servicios que incluyen rehabilitación física y el manejo del dolor, asesoramiento de nutrición, asesoramiento de salud mental, atención de supervivencia y medicina integrada como acupuntura, terapia de masaje y clases de ejercicios.

La rehabilitación no debe ser una idea tardía en el tratamiento del cáncer, dice el Dr. Cristian. Cuanto antes se implementen las estrategias de rehabilitación, mejores serán los resultados.

“Muy a menudo, un paciente ha vencido al cáncer, pero está tan débil y tiene tantas limitaciones físicas que le resulta difícil volver a su trabajo, su educación, sus aficiones y su vida familiar”, explica él. “Como médicos especialistas en rehabilitación oncológica, podemos identificar quiénes corren el riesgo de desarrollar un deterioro físico como resultado de la combinación de sus condiciones médicas preexistentes, el cáncer y el tratamiento oncológico y entonces, introducir intervenciones para minimizar su ocurrencia mediante un “programa de pre-rehabilitación” o tratarlos de forma precoz mediante un programa de rehabilitación para minimizar el impacto en su calidad de vida”. La identificación, la intervención y la vigilancia tempranas en la supervivencia son fundamentales para maximizar la función y la calidad de vida de los pacientes”.

Los pacientes con cáncer están ansiosos por mantener o reanudar su vida, y a veces les toman por sorpresa las dificultades incluso después del tratamiento, dice el Dr. Cristian. “Puede que no puedan funcionar en el trabajo debido a la fatiga de los tratamientos de radiación, la debilidad general o la pérdida de memoria a corto plazo por la quimioterapia o el impacto del tratamiento del cáncer en la función de los brazos o las piernas”, explica él. “Las limitaciones pueden no haber sido aparentes cuando estaban en tratamiento, sin embargo, son más evidentes para ellos y para los compañeros de trabajo y las familias ahora que han vuelto a su vida y se enfrentan a los desafíos diarios”. Muchas veces estas deficiencias físicas se desarrollan lentamente y pueden ser sutiles al principio, hasta que ocurre algo que las pone en la atención del médico; por ejemplo, una caída en una persona con las piernas debilitadas.”

Las limitaciones a las que se enfrentan los pacientes dependen del tipo de cáncer, del tratamiento y de la fase en que se encuentre. Por ejemplo, en el caso de los cánceres de cabeza y cuello, los pacientes pueden desarrollar problemas para tragar, inflamación del cuello y dificultad para abrir la boca. Las pacientes con cáncer de seno pueden experimentar dolor en los hombros, inflamación de los brazos y debilidad y dolor en las manos. El tratamiento del cáncer de próstata puede provocar problemas de equilibrio, disfunción intestinal y de la vejiga e inflamación de las piernas.

Se calcula que en el año 2030 habrá aproximadamente 22 millones de sobrevivientes de cáncer en los Estados Unidos. Son muchas las personas que potencialmente viven con deficiencias por causa del cáncer y su tratamiento, señala el Dr. Cristian. “El objetivo es prevenir estas limitaciones físicas en primer lugar – sin embargo, si eso no es posible, entonces identificarlas y tratarlos tan pronto como sea posible.”

Miami Cancer Institute adopta un enfoque multidisciplinar holístico, colaborando con fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, patólogos del habla, nutricionistas, fisiólogos de ejercicio y masajistas, por nombrar sólo algunas disciplinas.

Los pacientes deben hablar de sus retos con sus médicos y pedir ayuda, dice el Dr. Cristian.

“La mayoría de los pacientes con cáncer se sienten agradecidos de estar vivos, por lo que aceptan una “nueva normalidad” de cómo se mueven y funcionan, aunque les resulte doloroso y difícil hacerlo. Pero esto no tiene por qué ser así”, afirma él. Muchos de estos impedimentos físicos pueden mejorar con intervenciones de rehabilitación, y los pacientes y sobrevivientes de cáncer deben hablar de forma proactiva de sus limitaciones físicas con sus proveedores de servicios oncológicos y buscar estos servicios para solucionarlas, y no limitarse a aceptar que esa es su nueva normalidad”. Existe abundante literatura científica que apoya el importante papel del ejercicio y la rehabilitación en el cuidado del cáncer y nuestro objetivo es maximizar la función física y la calidad de vida”.

Tags: