La rehabilitación cardiaca está nuevamente en plena marcha: Ejercicios y cambios de estilo de vida para fortalecer el corazón

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de June de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Cuando la amenaza de la COVID-19 forzó a las personas a quedarse en sus hogares comenzando en marzo, las personas que estaban inscritas en el programa de Rehabilitación Cardiaca  de Miami Cardiac & Vascular Institute tuvieron que poner pausa a su régimen de ejercicio de tres veces por semana,

supervisado por cardiólogos y monitoreado por enfermeros y por fisiólogos de ejercicio en los gimnasios de Rehabilitación Cardiaca de los recintos de Baptist Hospital y Mariners Hospital.

Para estas personas, que estaban trabajando para fortalecer sus corazones que habían sufrido daños debido a un ataque cardiaco, debilitados por la insuficiencia cardiaca congestiva o que se estaban recuperando de un procedimiento cardiaco como la colocación de un stent o una cirugía cardiaca, la pausa fue un reto muy grande. Afortunadamente, los servicios de rehabilitación cardiaca reabrieron en junio y estos pacientes han regresado a los gimnasios y a sus regímenes cardiacos.

“Los ejercicios supervisados son la clave para reestablecer la función cardiaca para personas con enfermedad cardiovascular o insuficiencia cardiaca, o que se están recuperando de un ataque cardiaco o una intervención o una cirugía”, afirmó Joshua Harris, M.D., cardiólogo y codirector médico de Rehabilitación Cardiaca en Miami Cardiac & Vascular Institute. “Los estudios han demostrado que el ejercicio fortalece el músculo del corazón y que es beneficioso para prevenir los eventos cardiacos en el futuro”.

Rehabilitación cardiaca integral

Mientras que el ejercicio supervisado y monitoreado está incluido en la mayoría de los programas de rehabilitación cardiaca, la American Heart Association (AHA), la American Association of Cardiovascular and Pulmonary Rehabilitation, y la Agency for Health Care Policy and Research han encontrado que los pacientes también se benefician del asesoramiento de nutrición, las tácticas para dejar de fumar y otras estrategias para la prevención de las enfermedades, el manejo del estrés y los consejos para minimizar los efectos secundarios y los síntomas. Estas organizaciones ofrecieron sus consejos en un informe publicado el pasado mes.

“Nuestro programa de rehabilitación cardiaca ofrece estos servicios adicionales y está personalizado para cada uno de nuestros pacientes” afirmó el cardiólogo del Instituto Karl Lembcke, M.D. quien supervisa el programa junto con el Dr. Harris. “Nuestros pacientes se benefician de este enfoque integral, el cual combina la instrucción y el monitoreo del ejercicio con las modificaciones al estilo de vida y al comportamiento para reducir el riesgo para la enfermedad cardiovascular”.

Programa de rehabilitación cardiaca de 12 semanas

El Dr. Lembcke dice que la rehabilitación cardiaca de los pacientes es personalizada según sus síntomas y su condición, pero muchos pacientes van al gimnasio del recinto tres veces a la semana por 12 semanas y pasan por tres fases de instrucción y educación:

  • Fase 1 – Los pacientes son vistos mientras se encuentran hospitalizados y son dados información acerca de los beneficios de la rehabilitación cardiaca.
  • Fase 2 – Los participantes se reúnen con su equipo de atención, incluyendo nutricionistas, personal de enfermería y fisiólogos de ejercicio, quienes evalúan su condición, sus síntomas y sus metas de rehabilitación. Los pacientes de rehabilitación cardiaca siguen un régimen de ejercicios supervisado y monitoreado, donde los fisiólogos de ejercicio y los cardiólogos siguen su progreso y ajustan los ejercicios como sea adecuado.
  • Fase 3 – Los pacientes continúan ejercitándose ellos solos, sin monitoreo, pero con el apoyo y la supervisión de su equipo de atención por tiempo limitado.

El Dr. Harris dice que la mayoría de los pacientes terminan su rehabilitación y se gradúan del programa luego de 12 semanas. Él señala que la tasa de graduación de Miami Cardiac & Vascular Institute es más alta que el promedio nacional para los programas de rehabilitación.

Cómo reducir el riesgo cardiovascular

Tanto el Dr. Harris como el Dr. Lembcke dicen que no hay sustituto para adoptar cambios de estilo de vida saludables para reducir el riesgo para la enfermedad cardiaca o para un evento cardiaco.

“El ejercicio es un componente que va muy lejos”, dijo el Dr. Harris. “Usted no puede cambiar su composición genética o sus antecedentes familiares o personales, pero sí puede hacer ejercicios y mejorar su estilo de vida”.

“Dejar de fumar, comer saludablemente y reducir el estrés para ayudar a manejar el peso, la presión sanguínea y los niveles de colesterol, van de la mano con el ejercicio para asegurar una rehabilitación exitosa y para añadir más años saludables a su vida”, añadió el Dr. Lembcke. “Es algo bueno para su corazón y para su salud”.

Precauciones de seguridad para la COVID-19     

Los gimnasios de rehabilitación cardiaca de Baptist Hospital y Mariners Hospital siguen las precauciones de seguridad que ahora están presentes en todas las instalaciones de Baptist Health para mantener tanto a los pacientes como a los empleados seguros. Estas precauciones incluyen medidas de limpieza realzadas de los equipos compartidos y máquinas colocadas de manera que respeten el distanciamiento social. También se limita la capacidad en las áreas de ejercicios y se requiere el uso de máscaras faciales cuando no se está participando en ejercicios vigorosos. A los pacientes se les tomará la temperatura al entrar el edificio y les serán hechas una serie de preguntas para evaluar su riesgo de enfermedad. Aquellas personas que sean consideradas con alto riesgo de enfermedad les será requerido cambiar su cita de ejercicios. Para más información, comuníquese con el Departamento de Rehabilitación Cardiaca de Baptist Hospital llamando al 786-596-6564 o de Mariners Hospital en el 305-434-3632.

Tags: ,