La prevención y el tratamiento de la COVID-19: Lo que ha sido aprobado y lo que puede enfermarle de gravedad

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

7 de September de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La batalla entre los hechos y la mala información cuando se trata de prevenir o tratar la COVID-19 no se detiene. Incluso la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) que normalmente no comenta, publicó recientemente un Tuit que decía: Usted no es un caballo. Usted no es una vaca. En serio, ya basta.”

La FDA se estaba refiriendo a la información errónea que está circulando ampliamente acerca de la Ivermectina, un medicamento que se utiliza a menudo en los Estados Unidos para tratar o prevenir los parásitos en los animales, incluyendo el ganado y los caballos. La FDA tuvo que reiterar que no ha aprobado la Ivermectina para el uso en el tratamiento o la prevención de la COVID-19 en los seres humanos. La Ivermectina no es un antiviral (un medicamento que se utiliza para tratar los virus).

No obstante, destacadas personalidades de los medios sociales, y otras con acceso a los medios sociales, están manteniendo a la Ivermectina en la inoportuna luz de la desinformación, o de la falsedad absoluta, en cuanto a la COVID-19. Para ser claros, la FDA declaró en un extenso reporte que “Tomar grandes dosis de este medicamento es peligroso y puede causar daños graves”. La FDA dijo que ha recibido múltiples informes de pacientes que han requerido apoyo médico y han sido hospitalizados después de automedicarse con Ivermectina destinada a los caballos.

Los tratamientos deben ser prescritos por su proveedor de atención de salud

Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) también se han visto obligados a responder a raíz de los informes sobre personas que han enfermado a causa de autotratamientos no recetados, que pueden incluir “cócteles de vitaminas” u otras combinaciones de medicamentos o suplementos vendidos sin receta.

“Los tratamientos utilizados para la COVID-19 deben ser prescritos por su proveedor de atención médica”, afirman los CDC. “Hay personas que han sufrido daños serios e incluso han muerto después de tomar productos no aprobados para la COVID-19, incluso productos aprobados o recetados para otros usos”.

Es posible que muchas personas no sepan que la FDA sólo ha aprobado formalmente un medicamento para tratar la COVID-19: el Remdesivir. Otros tratamientos -anticuerpos monoclonales y REGEN-COV (de Regeneron)- han recibido autorización de uso de emergencia para ciertos pacientes de COVID-19 o para aquellos que puedan haber estado expuestos al virus (ver la lista más abajo).

Las vacunas ofrecen la mejor protección

La forma más eficaz, y comprobada, de prevenir la infección por COVID-19, y especialmente la enfermedad grave o la hospitalización, es vacunarse. Tres vacunas, las dos inyecciones de Pfizer-BioNTech y Moderna, y la de una sola dosis de Johnson & Johnson, han recibido autorizaciones de uso de emergencia y han demostrado ser hasta un 95% eficaces en la prevención de la enfermedad grave por COVID-19. El mes pasado, la vacuna de Pfizer fue la primera en recibir la aprobación completa de la FDA. Las terceras dosis, o vacunas de refuerzo, de Pfizer y Moderna ya están disponibles para las personas con sistemas inmunitarios comprometidos. Dentro de unas semanas, se espera que la FDA y los CDC aprueben las terceras dosis, o las vacunas de refuerzo, para todas las personas que hayan sido vacunadas completamente con las vacunas Pfizer o Moderna por al menos ocho meses.

La gran mayoría de las hospitalizaciones durante el actual aumento de casos de la variante Delta se han producido entre las personas no vacunadas, afirmó Sergio Segarra, M.D. , director médico de Baptist Hospital, que forma parte de Baptist Health South Florida. La única manera de prevenir la enfermedad grave o la muerte por COVID-19 es vacunarse, dice él.

“Tenemos pacientes que mueren en sus 30 y sus 40 años”, dice el Dr. Segarra en un post de Baptist Health en Facebook desde la Unidad de Cuidados Intensivos de COVID de Baptist Hospital. “Tenemos personas aquí tan jóvenes como en sus 20 años y hasta los 80 años. Y la gran, gran mayoría de los que están intubados no están vacunados. Ese es el tema común que estamos viendo… que la gran mayoría no está vacunada. No podemos jugar a la ruleta rusa con nuestras vidas. Tenemos que hacer todo lo posible para evitarlo”.  

Tratamientos revocados o modificados por la FDA

Los estudios clínicos en curso han obligado a la FDA a revocar o modificar la autorización de uso de emergencia (EAU) en los últimos 15 meses. La FDA revocó la autorización de uso de emergencia de la hidroxicloroquina y la cloroquina para tratar la COVID-19 en determinados pacientes hospitalizados. Según la FDA, un amplio ensayo clínico realizado en pacientes hospitalizados reveló que estos medicamentos no presentan ningún beneficio en cuanto a la disminución de la probabilidad de muerte o la aceleración de la recuperación.

En el caso del plasma convaleciente, en febrero la FDA “revisó la EUA para limitar la autorización al uso de plasma convaleciente de COVID-19 de título alto para el tratamiento de pacientes hospitalizados en las primeras fases de la enfermedad”.

Tratamientos aprobados para la COVID-19

En la actualidad, hay tres tratamientos primarios que están aprobados o que han sido otorgados autorización para el uso de emergencia (EAU) por la FDA.

Anticuerpos monoclonales

Derivados de pacientes que se han recuperado de la COVID-19, los anticuerpos monoclonales deben administrarse en pacientes con COVID-19 de leve a moderada. La FDA ha emitido una autorización de uso de emergencia para tratar a adultos y pacientes pediátricos (de 12 años o más que pesen al menos 80 libras) con anticuerpos monoclonales. Antes de la autorización de la FDA, en un ensayo clínico de pacientes con COVID-19, los anticuerpos monoclonales, casirivimab e imdevimab, redujeron las hospitalizaciones o visitas a las salas de emergencia relacionadas con la COVID-19 en pacientes de alto riesgo en los 28 días posteriores al tratamiento, según la FDA. El mayor reto es el tiempo. Para que los anticuerpos monoclonales sean eficaces, los pacientes deben ser tratados cuando los síntomas aún sean leves, y antes de que progresen en su severidad. Desde el descubrimiento de los anticuerpos monoclonales en la década de 1970, la FDA ha aprobado este tipo de tratamiento para decenas de enfermedades, incluyendo para algunos tipos de cáncer y para el SIDA.

REGEN-COV (de Regeneron)

Fabricado por Regeneron Pharmaceuticals, REGen-COV contiene dos anticuerpos monoclonales: casirivimab e imdevimab. REGEN-COV puede utilizarse como protección después de la exposición para adultos y niños (a partir de 12 años de edad y con un peso mínimo de 88 libras) que corran alto riesgo de progresión a la COVID-19 severa, incluyendo la hospitalización o la muerte, y que no estén totalmente vacunados, o aquellos que estén inmunocomprometidos o que tomen medicamentos inmunosupresores. Regeneron recibió la autorización inicial para el uso de emergencia para REGEN-COV en noviembre, después de que los investigadores descubrieran que el tratamiento reducía el riesgo de infección sintomática por un 81%. La autorización de REGEN-COV se amplió este año como medida preventiva en adultos y adolescentes de alto riesgo. La aprobación inicial del año pasado era para el tratamiento de la COVID-19 de leve a moderada en adultos y pacientes pediátricos que habían resultado positivos y que tenían un alto riesgo de progresión a la COVID-19 grave. Sin embargo, la FDA subraya que “la profilaxis con REGEN-COV no es un sustituto para la vacunación contra la COVID-19”.

Remdesivir

El medicamento antiviral Remdesivir, fabricado por Gilead Sciences bajo la marca Veklury, es el primer y único medicamento que ha obtenido la aprobación, no sólo la autorización para el uso de emergencia, para el tratamiento de la COVID-19 que requiere hospitalización. Después de que los investigadores descubrieran que podía impedir que la COVID-19 se multiplicara en las células, el medicamento fue aprobado para el uso en pacientes adultos y pediátricos, mayores de 12 años y con un peso mínimo de 88 libras. La aprobación de Remdesivir surgió después de que la FDA analizara los datos de tres ensayos clínicos controlados y aleatorios que incluyeron a pacientes hospitalizados con COVID-19 de leve a severa. El tiempo mediano de recuperación de la COVID-19 en los participantes del estudio fue de 10 días para el grupo de Remdesivir, en comparación con los 15 días del grupo de placebo, una diferencia estadísticamente significativa, según la FDA. La agencia emitió en mayo una autorización de emergencia para el uso de Remdesivir en pacientes en estado crítico que requieres oxígeno suplementario.

Tags: