- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

La nueva tecnología de Baptist Health hace más rápido el diagnóstico de los infartos cerebrales

“El tiempo es cerebro” es una frase usada por los neurólogos que se refiere a lo que ocurre en los minutos y en las horas tan críticas después que alguien sufre un infarto cerebral. Con cada minuto que pasa, una víctima pierde, en promedio, unas 1.9 millones de neuronas, 13.8 billones de sinapsis, y 7.5 millas de fibras mielínicas. Luego de solamente una hora, la pérdida de neuronas es equivalente a unos cuatro años de envejecimiento normal.

(No deje de verlo: El Dr. Felipe De Los Ríos habla de una nueva tecnología que está ayudando a acelerar el diagnóstico de los infartos cerebrales. Video en inglés por Tony Vivian y Alcyene Rodriguez.)

Ese deterioro tan rápido del cerebro siguiendo un infarto cerebral es por qué el tiempo para el tratamiento para los infartos cerebrales se considera tan crítico en el campo de la medicina. Literalmente, cada minuto cuenta [1]. Ahora, una nueva tecnología por parte de Viz.ai – que fue empleada por primera vez en Baptist Health South Florida – está ayudando a salvar esos preciosos minutos y asegurar que cada miembro del equipo de tratamiento de la víctima esté en sintonía con el diagnóstico y el tratamiento.

Esa tecnología, aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés), combina software o programas de imágenes sofisticadas y algoritmos de aprendizaje profundo con herramientas de comunicación móviles para enviar al paciente correcto, al médico correcto, en el tiempo correcto.

Normalmente, un paciente que sufre un infarto cerebral severo es llevado de emergencia al hospital más cercano, aunque este no esté equipado para tratar los infartos cerebrales. En el hospital, se les realiza un estudio (escán) del cerebro y otras pruebas para confirmar el tipo y la severidad del infarto cerebral, y cuánto daño ya ha sufrido el cerebro. Los escanes deben ser revisados por un neurorradiólogo, quien consulta con un neurólogo para obtener recomendaciones de tratamiento. Incluso en un Comprehensive Stroke Center como Baptist Hospital, el proceso puede tomar hasta 20 minutos. Una víctima de un infarto cerebral en un hospital rural pequeño que no tenga los servicios o la experiencia para tratar un infarto cerebral, puede languidecer por horas mientras que los exámenes son enviados a un neurólogo en otro hospital para ser repasados.

La tecnología de Viz.ai, sin embargo, referencia inmediatamente el escán del cerebro del paciente contra una base de datos de escanes de otras víctimas de infartos cerebrales. En minutos, las imágenes de los escanes cerebrales están disponibles a todos los miembros del equipo de atención y la tecnología automáticamente detecta los hallazgos claves de las imágenes, tales como la presencia de una arteria bloqueada en el cerebro, lo cual puede indicar un tipo de tratamiento especial. Esta información crítica se comparte simultáneamente con el neurorradiólogo, el neurólogo y con otros miembros del equipo de atención para infartos cerebrales.

Felipe De Los Rios, M.D., director médico del programa de infartos cerebrales del Centro de Neurociencia de Baptist Health

“El tiempo es nuestro peor enemigo cuando se trata de los infartos cerebrales, y esta tecnología nos permite recortar el tiempo de diagnóstico por tanto como la mitad, lo cual significa mejores resultados para el paciente”, dice Felipe De Los Ríos, M.D. [2], director médico del programa de infartos cerebrales del Centro de Neurociencias de Baptist Health [3]. “Al ofrecernos imágenes robustas en 3D y en ángulos distintos, nos da un mejor entendimiento de la ubicación del bloqueo y de cuánto del tejido que le rodea ha sido afectado”.

Un infarto cerebral es una interrupción al flujo de sangre al cerebro que deprava de oxígeno al tejido cerebral. Es la quinta causa principal de muerte en los EE.UU. según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés), y la causa principal de discapacidad a largo plazo. En promedio, alguien en los Estados Unidos sufre un infarto cerebral cada 40 segundos; y alguien muere por causa de un infarto cerebral cada tres a cuatro minutos. Miles de víctimas de infartos cerebrales resultan discapacitadas porque no pudieron recibir atención o tratamiento rápidamente.

Según el Dr. De Los Ríos, la tecnología desarrollada por Viz.ai, ahora está siendo empleada en cuatro hospitales en el Condado de Miami-Dade: South Miami Hospital, Baptist Hospital, West Kendall Baptist Hospital y Homestead Hospital. También está disponible en el Condado de Palm Beach en Boca Raton Regional Hospital, que es parte de Baptist Health.