- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

La neuropatía periférica y el hormigueo en las piernas y los pies

Usted siente una especie de hormigueo en las piernas y en los pies. A veces se siente “como si tuviera pequeños alfileres” y eso resulta ser una molestia común. Pero su médico podría llamarle otra cosa: neuropatía periférica.

El significado literal de la neuropatía periférica es la enfermedad, daño o disfunción de los nervios. Eso podría sonarle a usted como una exageración médica de lo que para usted aparenta ser un problema menor. Pero la neuropatía puede ser una condición degenerativa seria que actúa como señal de otras enfermedades. Mientras más pronto usted hable con su médico, mejores serán sus resultados.

¿Tiene usted neuropatía?

La neuropatía es una condición compleja que afecta a más de 20 millones de personas en los Estados Unidos, sin embargo no es bien entendida por los pacientes e inclusive por los investigadores. Muchos pacientes ni siquiera  le mencionan los primeros síntomas a sus médicos. El problema es lo suficientemente serio como para hacer que los días entre el 12 y el 16 de mayo sean llamados La Semana de la Concientización de la Neuropatía Periférica por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

“Es algo muy común. Después de los dolores de espalda y de cabeza, este es uno de los males más comunes que vemos en los consultorios de neurología”, dijo Heber Varela, M.D. [1], especialista neuromuscular en Baptist Hospital [2] y West Kendall Baptist Hospital [3].

Los síntomas de la neuropatía periférica no están limitados a las sensaciones de hormigueo. Estos pueden variar desde el entumecimiento y el hormigueo hasta la debilidad muscular. Las áreas del cuerpo pueden volverse anormalmente sensibles causando una reacción exageradamente intensa al toque. En esos casos, el dolor puede ocurrir en respuesta al contacto que normalmente no provocaría molestia alguna. Los síntomas severos pueden incluir un dolor de quemazón especialmente en la noche, así como también desgaste muscular y disfunción en los órganos y en las glándulas. El daño a los nervios que suplen a los órganos internos puede afectar la digestión, el sudor, la función sexual y la evacuación urinaria.

En sus primeras etapas, la neuropatía podría producir síntomas que los pacientes pueden considerar molestias menores. “Típicamente comienzan a quejarse de un hormigueo o de una sensación de alfileres en los pies o de quemazón en los pies”, dijo el Dr. Varela. En algunos casos pueden sentirse como si estuvieran caminando sobre esponjas y no pueden sentir el suelo, lo cual puede resultar en problemas de equilibrio. Los síntomas también pueden progresar a los brazos y a las manos”.

Por qué esto debe preocuparle

Porque el daño severo a los nervios no se puede corregir y es probable que se ponga peor, el Dr. Varela dijo que es importante detallarle todos los síntomas a su médico para que sean evaluados cuidadosamente. “A veces los pacientes piensan que los síntomas tienen que ver con la circulación y acuden al médico incorrecto, quizás a un cardiólogo o a un especialista vascular, cuando lo que verdaderamente necesitan es un neurólogo”.

Lo más importante es determinar si la neuropatía periférica es el resultado de otra condición seria subyacente. La neuropatía puede ser causada por la diabetes, una enfermedad renal, problemas de tiroides e inclusive algunos tipos de cáncer, dijo el Dr. Varela. “Puede ser un síntoma que señale algo mucho más serio que pueda estar sucediendo”.

Entendiendo cómo funciona

Su sistema nervioso periférico es como una enorme red de comunicaciones que conecta su sistema nervioso central – el cerebro y la médula espinal – a todas las demás partes de su cuerpo. Estos nervios periféricos forman una especie de carretera de información hacia y desde sus extremidades, tales como sus piernas, pies, brazos y manos, así como también su boca, su cara, sus músculos y sus órganos internos.

La información que se transporta al cerebro por los nervios periféricos incluye detalles acerca de sensaciones, tales como la percepción del suelo a través de sus pies cuando usted se para, lo cual le ayuda a mantener su equilibrio. Los nervios periféricos también llevan señales desde el cerebro y la médula espinal hasta los músculos para generar el movimiento. Por ejemplo, le dicen a su cuerpo que retire su mano cuando su taza de café está muy caliente.

La neuropatía periférica ocurre cuando estos nervios dejan de funcionar bien porque están dañados o destruidos, enviando señales erróneas a su cerebro. El daño a esta conexiones vitales es como la estática en su teléfono celular, tergiversando o interrumpiendo los mensajes entre el cerebro y la médula espinal y el resto del cuerpo. Los nervios dañados pueden enviar señales de dolor cuando no hay nada que pueda estar causándolo dolor, o podrían no enviar una señal de dolor si algo le estuviera haciendo daño.

¿Qué causa la neuropatía?

El trastorno es complejo y puede suceder debido a una amplia gama de factores, incluyendo el trauma físico, las lesiones repetitivas, las enfermedades, las infecciones, los problemas metabólicos, la exposición a las toxinas, las reacciones a los medicamentos o un desbalance en las vitaminas. En algunos casos, no se puede identificar una causa específica. Los médicos usualmente se refieren a las neuropatías sin causas conocidas como idiopáticas, las cuales ocurren típicamente en personas de edad media o en los envejecientes. La Foundation for Peripheral Neuropathy estima que uno de cada cinco pacientes con neuropatía son diagnosticados con neuropatía idiopática.

Sin embargo, la causa más común es la diabetes. Según los National Institutes of Health, alrededor de un 60 por ciento de los pacientes con diabetes tienen daños a los nervios, leves a moderados, que resultan cuando los pequeños vasos sanguíneos que van hacia los nervios se tupen debido al alto nivel de azúcar en la sangre. La condición empeora si el azúcar no se mantiene bajo control.

Por qué usted debe hablar con su médico

Entre las personas que no mantienen citas médicas de rutina ni atención médica preventiva, la neuropatía puede sacar a relucir muchos temas importantes, afirmó Deepa Sharma, D.O. [4], doctora de medicina familiar con Baptist Health Primary Care [5] en Coral Gables. “Puede ser un llamado de alerta”, dijo ella. “Estos pacientes llegan con ciertos síntomas y luego descubren que tienen diabetes cuando no tenían idea que tenían diabetes”.

Lester Carrodeguas, M.D. [6], médico de medicina familiar  con Baptist Health Primary Care [5] en Kendall, está de acuerdo. “Pueden existir muchas causas para la neuropatía, pero la mayoría de los casos que vemos en el entorno de la atención primaria tienen que ver con la diabetes descontrolada”, dijo él.

Los chequeos regulares son la clave para detectar los problemas de salud ocultos, dijo él. “Hay que programar esos chequeos anuales con su médico. De esa forma, las cosas de pueden descubrir temprano”, dijo el Dr. Carrodegas. “Si usted comienza a tratar estos síntomas temprano, hay buenas probabilidades de que usted pueda recobrar alguna de la sensación perdida con la neuropatía”.

El Dr. Carrodegas también urge a los pacientes a que discutan todos sus síntomas con el médico, aunque sean cosas que ellos consideren menores. “A no ser que usted las discuta con su médico de atención primaria, el médico no podrá saberlo”, dijo él. “Yo siempre le digo a los pacientes que le digan toda la verdad a su médico. No le escondan nada. Las cosas pequeñas que usted puede dar por sentado pueden ser síntomas de otras cosas más serias. La comunicación abierta siempre es la clave”.