- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

La hipertensión resistente: Controlando la presión sanguínea por medio de un nuevo programa de Baptist Health en Miami Cardiac & Vascular Institute

Alrededor de la mitad de los adultos estadounidenses, o unos 108 millones, tienen hipertensión o presión alta. Y aún más inquietante es que sólo 1 de cada 4 adultos con hipertensión (un 24 por ciento) la tienen bajo control.

Hace escasamente un año, cuando comenzó la pandemia de la COVID-19, Miami Cardiac & Vascular Institute lanzó su Programa de Hipertensión Resistente [1], y este ha sido un éxito, según su director Ian Del Conde, M.D. [2], jefe auxiliar de cardiología y director médico de medicina vascular en Miami Cardiac & Vascular Institute [3].

“La hipertensión resistente básicamente significa que usted tiene la presión elevada a pesar del uso de múltiples medicamentos apropiados, explica el Dr. Del Conde. “La hipertensión resistente es común y cuando vemos un paciente con esta condición consideramos un número de factores que pueden estar elevando la presión sanguínea del paciente. No es solo cuestión de aumentar las dosis o de aumentar los medicamentos para la presión”.

Cómo funciona el programa

La meta del Programa de Hipertensión Resistente es la de controlar la presión sanguínea de un paciente dentro de dos a tres meses después del comienzo de su tratamiento. Inicialmente, cada paciente se somete a una evaluación completa para determinar los factores potenciales que pueden estar causando la hipertensión resistente.

Gene Harlamov, un practicante de práctica avanzada con certificación adicional en hipertensión ayuda a administrar la Clínica de Hipertensión y se asegura que los pacientes estén recibiendo atención de seguimiento con frecuencia, reportando sus registros de presión sanguínea y haciendo cualquier ajuste necesario a los medicamentos.

La Clínica de Hipertensión también ofrece monitoreo remoto avanzado para los pacientes, un método impulsado por la tecnología para manejar las condiciones crónicas de los pacientes, incluyendo hipertensión, las 24 horas. Si la salud del sueño es un factor contribuyente a la hipertensión resistente, el paciente puede ser referido al programa de Medicina del Sueño y Mejoramiento Continuo [4] del Instituto.

“Nosotros evaluamos a los pacientes sistemáticamente para ver si hay condiciones asociadas que puedan ser el motivo detrás de las lecturas elevadas de la presión”, dice el Dr. Del Conde. “Los ejemplos notables incluyen la apnea del sueño, los factores dietéticos y el uso de otros medicamentos o suplementos que puedan elevar la presión sanguínea de una persona”.

La presión alta – definida como una lectura sistólica de más de 130 mm Hg (el número alto) y una lectura diastólica de más de 80 mm Hg (el número bajo), es un factor de riesgo mayor para la enfermedad cardiaca y los infartos cerebrales, dos de la causas principales de muerte en el mundo. Si se deja sin controlar, la presión alta puede causar serios problemas para el corazón, incluyendo enfermedad de las arterias coronarias, que cause un estrechamiento de las arterias. También puede causar insuficiencia cardiaca con el tiempo, la cual causa que el músculo del corazón se debilite y funcione con menos eficiencia.

El programa está ‘creciendo rápidamente’

Muchos sistemas de atención de salud “no son conducentes al buen manejo de la presión sanguínea”, explica el Dr. Del Conde. A veces eso significa ver a su médico cada varios meses como máximo.

“Eso no va a funcionar”, dice el Dr. Del Conde. “Tener una clínica de hipertensión permite que los pacientes puedan ser vistos rápidamente, en persona o por medio de telesalud para una evaluación rápida y frecuente de su presión sanguínea y ajustes de los medicamentos cuando sea necesario basado en las lecturas de la presión sanguínea”.

Más y más cardiólogos y médicos de atención primaria están refiriendo a sus pacientes al Programa de Hipertensión resistente del Instituto.

“El programa está creciendo rápidamente”, dice el Dr. Del Conde. “Realizamos muchas de nuestras visitas de manera virtual. Queremos que el programa no solo sea eficaz para los pacientes, pero también conveniente”.