La espiritualidad y la salud mental: Tratando la mente, el cuerpo y el espíritu

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

31 de mayo de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Mientras que los enfoques médicos hacia la enfermedad y la sanación han utilizado durante mucho tiempo la ciencia y los datos para identificar y tratar la causa raíz de las enfermedades, el asesoramiento psicológico para evaluar y tratar las condiciones de salud mental no se ha enfocado aún en uno de los factores clave que impactan la vida de una persona. Utilizado durante mucho tiempo como el estándar de oro para la asesoría de cuidado pastoral, ahora existe un respaldo general hacia los beneficios de usar la psicoterapia espiritual integrada para ayudar a las personas que luchan con las condiciones de salud del comportamiento.

“Un enfoque holístico hacia la salud y el bienestar mental significa que los terapeutas entienden y respetan los componentes emocionales, espirituales y culturales de la sanación”, afirmó el Rev. Renato Santos, vicepresidente auxiliar de atención espiritual de Baptist Health South Florida. “Existen abundantes pruebas que respaldan la noción de que nuestros valores espirituales y nuestros comportamientos pueden conducir al bienestar físico y emocional”.

En los Estados Unidos, un 89 por ciento de los adultos creen en “Dios o en un espíritu universal”, según un estudio por el Pew Research Center. Un modo de terapia eficaz para las condiciones de salud mental se enfoca en el cuerpo, la mente y el espíritu, según la American Counseling Association (ACA).

La atención clínica de la salud mental que integra la psicología y la salud del comportamiento con la sabiduría de la espiritualidad, la religión y la teología ayuda a aliviar los síntomas de las enfermedades, fomenta las habilidades para enfrentar problemas y ayuda a cambiar los comportamientos negativos, según las creencias básicas de la asesoría pastoral, un campo en el cual el Rev. Santos tiene mucha experiencia.

“Las creencias espirituales o religiosas son parte de lo que traen los pacientes con ellos cuando entran al salón de asesoría – no las dejan en la puerta”, afirmó el Rev. Santos, psicoterapeuta licenciado quien supervisa el programa de psicoterapia ambulatoria en del Departamento de Servicios de Care & Counseling de Baptist Health. “Una psicoterapia exitosa ayuda a los pacientes a conectarse o a reconectarse con sus recursos espirituales y sociales para así poder resolver sus problemas. La asesoría espiritual integrada les ofrece a los pacientes conocimientos que se pueden practicar a medida que se presenten crisis a través del ciclo de la vida”.

Las investigaciones citadas en las publicaciones por los U.S. National Institutes of Health citan la creencia común de las personas de que existe una relación entre la práctica religiosa o espiritual con la salud y con la sanación.

Las referencias a los “valores básicos espirituales” también son comunes en las enseñanzas del Dalai Lama. Practicando un liderazgo de fe basado en la compasión, él promueve la noción de que las cualidades humanas de bondad, benevolencia, amor, compasión, tolerancia, perdón, calor humano y cariño son esenciales para sobrevivir. Él cree que la espiritualidad es una actitud mental, que cuando se practica, puede hacer que las personas se sientan más calmadas, más felices y más tranquilas.

Reconocer la espiritualidad ayuda con la asesoría de salud mental

Entender los valores espirituales de una persona puede ayudarle a conectarse con su forma de sentir y de pensar, lo cual a su vez influencia las decisiones de comportamiento que toman, dice la ACA.

“En la mayoría de los casos, la depresión y la ansiedad subyacentes son problemas familiares o son una dificultad a ajustarse a una situación que causa estrés”, dice el Rev. Santos. “La asesoría espiritual integrada incluye ayudar a la persona a conectarse con un sistema de apoyo que puede reestablecer los vínculos familiares rotos o reinterpretar ideas erróneas que pueden ser dañinas”.

Él explica cómo el enfoque es parecido al que toman los expertos clínicos para abordar el círculo vicioso que experimentan muchas personas con las condiciones crónicas de salud tales como la diabetes o los problemas cardiovasculares.

“Cuando una enfermedad crónica causa depresión y ansiedad, eso empeora la condición médica del paciente y este no se siente tan motivado o dispuesto a hacer uso de los recursos que tiene a su disponibilidad”, dice él. “Al darles las herramientas que necesitan para tratar sus condiciones – medicamentos y terapias adjuntas – sus médicos pueden ayudarles a volver a un camino saludable”.

El Rev. Santos señala que la psicoterapia espiritual integrada no es una receta para una religión o para un grupo religioso en específico. De lo contrario, se trata de trabajar dentro del marco de fe del mismo paciente para ayudarle a encontrar o a reconectarse con sus recursos espirituales para lograr la recuperación.

“Sabemos a través de los datos empíricos que alguien que está conectado o envuelto con una comunidad de fe tiene mejores resultados de salud, mejores experiencias de vida y más longevidad”, dice el Rev. Santos. “Las investigaciones han demostrado que las personas que pueden articular un entendimiento claro de su relación con un ‘poder superior’ pueden enfrentar mejor la enfermedad y la adversidad”.

Además de los recursos basados en la fe o en la espiritualidad, también existen recursos específicos que no están afiliados con la fe, y que los terapeutas pueden ayudar a los pacientes a encontrar, tales como grupos de apoyo para el duelo, la depresión y otras condiciones que pueden afectar la salud mental.

“Lo que sí está en la raíz de la condición humana es una combinación de cuerpo, mente y espíritu”, dijo él. “La terapia espiritual integrada involucra sentarse con la persona y mirar a los tres componentes con ellos para así poder lograr un equilibrio saludable entre la salud emocional y la física. Cuando una persona aprende a través de la terapia, a integrar sus creencias y recursos espirituales en su vida diaria, puede entonces utilizar esos conocimientos para mejor enfrentar las crisis y para su crecimiento y su bienestar a largo plazo”.