La esclerosis múltiple: Los avances en las terapias y la investigación pueden reducir la progresión de la EM y prevenir potencialmente la enfermedad

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

31 de March de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La esclerosis múltiple, o EM, es una enfermedad en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca el cerebro y la médula espinal, interrumpiendo una red de comunicaciones vital. En los peores casos, puede provocar una parálisis parcial o total.

Aún no existe una cura para la EM, pero se está avanzando en la disminución del progreso de la forma más agresiva de la enfermedad, y los descubrimientos de la investigación siguen ofreciendo esperanza a los pacientes. El mes pasado, investigadores patrocinados por los National Institutes of Health dieron a conocer los resultados de un estudio en el que se descubría que las personas infectadas por el virus de Epstein-Barr (VEB) tenían 32 veces más probabilidades de desarrollar EM que las no infectadas.

El virus de Epstein-Barr, o VEB, es uno de los virus humanos más comunes en el mundo. El VEB puede causar mononucleosis infecciosa, también llamada mono, y otras enfermedades. La conexión entre el VEB y la esclerosis múltiple es importante, explica el doctor Fawad Yousuf, M.D.,  neurólogo de Marcus Neuroscience Institute, que forma parte de Baptist Health.

“La esclerosis múltiple no tiene cura, pero hay una luz al final del túnel”, dice el Dr. Yousuf. “Hay esperanza. Por ejemplo, el estudio que indica la alta correlación entre el VEB y los pacientes con esclerosis múltiple. Y si conseguimos una vacuna contra el VEB, tal vez podamos disminuir los casos de esclerosis múltiple. Quizá podamos ayudar a más pacientes”.

Ya hay múltiples terapias modificadoras de la enfermedad en fase de ensayo clínico que pueden ayudar en el proceso de remielinización, el proceso que restaura las vainas de mielina que protegen los nervios del sistema nervioso central.

Avances en la neuroimagen
Otros avances están permitiendo un diagnóstico más temprano de la EM con el uso de técnicas de neuroimagen más nuevas y potentes que pueden detectar indicios metabólicos de la EM en la materia blanca y gris del cerebro. Estos biomarcadores no son detectados por los protocolos de imagen estándar. Empezar antes el tratamiento con fármacos de inmunoterapia puede tener importantes beneficios para los enfermos de EM. La EM es la enfermedad neurológica discapacitante más común entre los adultos jóvenes, y los síntomas aparecen entre los 20 y los 40 años.

Los investigadores también están utilizando las resonancias magnéticas (MRI) para estudiar la historia natural de la EM y para ayudar a definir el mecanismo de acción y la causa de los efectos secundarios de las terapias modificadoras de la enfermedad, según los National Institutes of Health, que patrocinan estudios relacionados con la EM.

Más terapias modificadoras de EM
Una vez diagnosticada, los pacientes con EM disponen de más tratamientos médicos que nunca, dijo el Dr. Yousuf. Hace apenas cinco años, la FDA aprobó un fármaco, Ocrevus, que se administra por infusión intravenosa para tratar a los pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva (EMPP), el tipo más agresivo. Este fue el primer fármaco aprobado por la FDA para la EMPP.

“Hay más de 20 terapias modificadoras de la EM que han sido aprobadas por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos). Estas incluyen inyectables, píldoras orales e infusiones. Y dependen del bienestar de los pacientes y de lo que necesiten. Les ofrecemos opciones. Eso es algo muy importante para detener o reducir el proceso de la enfermedad”. 

La National Multiple Sclerosis Society calcula que aproximadamente un millón de estadounidenses padecen EM. Marzo es el mes de la concienciación sobre la esclerosis múltiple.

¿Qué es exactamente la EM?
El Dr. Yousuf está especializado en el manejo y el tratamiento de la EM. “La inflamación resultante provoca lesiones que interrumpen las señales de esos nervios al cerebro. Es como un carro deportivo que circula por una carretera sin asfaltar: las señales disminuyen y rebotan”.

Factores de riesgo para la EM
Según el Dr. Yousuf, entre los factores de riesgo de la esclerosis múltiple está el hecho de ser mujer, ya que la esclerosis múltiple es de tres a cuatro veces más frecuente entre las mujeres que entre los hombres. La edad también es un factor, ya que la mayoría de las personas son diagnosticadas entre los 20 y los 50 años, según la National Multiple Sclerosis Society.

Además, el Dr. Yousuf señala que las personas que provienen del norte de Europa y las que viven más lejos del ecuador tienden a tener tasas más altas de EM, lo que, según él, se ha relacionado con niveles reducidos de vitamina D. El tabaquismo y la obesidad en la adolescencia también se han relacionado con el desarrollo de la EM.

Muchos virus y bacterias – como el sarampión, el virus del herpes humano 6, el virus de Epstein-Barr (VEB) y la neumonía por clamidia – han sido o están siendo investigados para determinar si están relacionados con el desarrollo de la EM, según la National Multiple Sclerosis Society.

Los síntomas de la EM

  • Dificultad con memoria, atención y velocidad de procesamiento de la información, lo que algunos describen como “niebla cerebral”.
  • Entumecimiento o sensación de “hormigueo” en las extremidades.
  • Problemas con el equilibro
  • Debilidad en las piernas
  • Problemas del intestino o de la vejiga
  • Disfunción sexual
  • Vértigo
  • Dolor facial o neuralgia del trigémino
  • Neuritis óptica causada por la inflamación del nervio óptico

Cómo diagnosticar la EM
Porque no existe un biomarcador claramente conocido para la EM y porque los síntomas son inespecíficos, el Dr. Yousuf sigue el Criterio McDonald del 2017 cuando sospecha la EM. Se basa en la historia clínica de los síntomas, un examen neurológico detallado, imágenes de resonancia magnética del cerebro y la médula espinal para descubrir la presencia de lesiones, dónde se producen y cuándo se han producido recientemente, y pruebas del líquido cefalorraquídeo para detectar ciertas proteínas elevadas.

Tipos de EM
El Dr. Yousuf afirma que la mayoría de los casos de esclerosis múltiple pueden clasificarse en tres tipos principales:

· La esclerosis múltiple recurrente-remitente (EMRR), el tipo más común que ocurre en el 70-75% de los casos, se caracteriza por periodos de síntomas en los que el sistema inmunológico ataca la mielina, seguidos de periodos en los que muchos, si no todos, los síntomas desaparecen.

· Algunos pacientes con EM recurrente-remitente luego desarrollan EM secundaria progresiva (EMSP). Con la EMSP, puede haber un empeoramiento progresivo de la función neurológica y de la discapacidad a lo largo del tiempo.

· La EM primaria progresiva (EMPP) suele ocurrir en la población masculina de edad avanzada, pero también puede afectar a las mujeres. Los síntomas pueden progresar y la discapacidad empeorar sin ningún periodo de remisión, como ocurre con la EMRR.

Tratamientos para la EM
El tratamiento de la esclerosis múltiple depende del tipo de EM y de si hay un brote activo o agudo de los síntomas, dice el Dr. Yousuf. Para esas fases agudas de la enfermedad, los esteroides y el intercambio de plasma pueden proporcionar alivio. Para el mantenimiento a largo plazo y la mejora de la calidad de vida, hay más de 20 terapias médicas que ayudan a reducir los síntomas y a ralentizar la progresión de la enfermedad para evitar el deterioro neurológico, cognitivo y físico.

Prognóstico
Marcus Neuroscience Institute ofrece un programa completo para diagnosticar y tratar la EM. Un centro de infusión proporciona a los pacientes medicamentos intravenosos para reducir los síntomas y ralentizar la progresión. El Instituto también ofrece un grupo de apoyo para la EM y servicios de rehabilitación para controlar los síntomas físicos que pueden aparecer con la enfermedad.

Tags: ,