La epidemia de los opioides en los Estados Unidos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de May de 2016


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Cada día, 46 personas en los Estados Unidos mueren por causa de una sobredosis fatal de opiáceos o analgésicos – más de una persona por hora. El abuso de los opioides por receta lleva al tratamiento de 1,000 personas por día en los departamentos de emergencia, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.

Y en el 2014, el número de sobredosis fatales, incluyendo recetas de analgésicos opioides y heroína cobraron más de 28,000 vidas, contribuyendo a que las sobredosis fatales de drogas se hayan convertido en la causa número 1 de muertes accidentales en los EE.UU. por primera vez, según informes por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Paul E. Keck Jr., M.D., un renombrado profesor de psiquiatría y neurociencia del comportamiento en la Facultad de Medicina de University of Cincinnati, compartió estas y otras alarmantes estadísticas en la más reciente serie de oradores de Baptist Health South Florida, titulada Thought Leaders in Medicine, que se llevó a cabo en Coral Gables, FL.

“Mientras que los estadounidenses representan menos de un 5 por ciento de la población mundial, aquí consumimos un 80 por ciento del suministro de opioides del mundo”, dijo el Dr. Keck durante su presentación “Opiod Epidemic in America”. “No estamos utilizando estos fármacos inteligentemente y las consecuencias son mortales”.

El uso de opioides en los Estados Unidos

Otras estadísticas que compartió el Dr. Keck incluyen:
• 330 millones de personas, o un 10 por ciento de la población de los EE.UU. sufren de adicción.
• 2 millones de personas en los EE.UU. sufren de abuso de sustancias debido a los analgésicos recetados.
• 110 toneladas de opioides adictivos son consumidos en los Estados Unidos cada año.
• Las sobredosis de opioides y las muertes, incluyendo aquellas que involucran los medicamentos recetados y la heroína, se han triplicado en los EE.UU. desde el 2000 hasta el 2014.
• Un 85 por ciento de los que están adictos tienen otros problemas de salud mental.

Los peligros de mezclar las pastillas analgésicas y la heroína

Alrededor de 467,000 personas en los EE.UU. están actualmente adictas a la heroína, según un reporte del 2014 por el National Institute on Drug Abuse. Las leyes más estrictas para los médicos y las farmacias junto con las campañas en contra de las “clínicas para el dolor” y los cierres de las mismas, han contribuido a la epidemia, dijo el Dr. Keck.

La Florida en particular, ha visto un aumento en la cifra de muertes por causa de la heroína, dijo el Dr. Keck, citando un reciente artículo en el Miami Herald. En el 2015, hubieron 6 veces el número de muertes por causa de esta droga ilegal que en el 2007, reportó este.

“Cuando los estadounidenses no pueden seguir obteniendo las recetas que necesitan para mantener su hábito de opioides, acuden a una alternativa barata, peligrosa e ilegal – pero fácil de obtener – la heroína”, dijo él.

Una vez que el mal uso y el sobre uso de los opioides cambia la composición fisiológica del cerebro, la persona se vuelve adicta y busca más narcóticos al precio más bajo posible. As ahí cuando mezclar los opioides comúnmente recetados tales como la oxicodona, la hidrocodona y el Percocet con la heroína pueden volverse mortales.

Los opioides ahora tienen un índice terapéutico estrecho. Una dosis mortal no es mucho más alta que una dosis por receta”, dijo el Dr. Keck. “Cuando se combinan con la heroína, estos fármacos tienen poderosos efectos en el sistema nervioso central, y puede resultar difícil dejar de usarlos”.

El Dr. Keck también informó a la audiencia acerca de otra alarmante tendencia en los EE.UU – el aumento en el uso de la heroína por los adolescentes. Él dijo que el uso de la heroína por los niños entre las edades de 12 a 17 años ha aumentado vertiginosamente por un 200 por ciento entre el 2005 y el 2012, resultando en un devastador aumento de un 350 por ciento en las sobredosis por causa de esta peligrosa droga.

El tratamiento y la recuperación de la adicción

David Vittoria, vicepresidente auxiliar del Addiction Treatment & Recovery Center de South Miami Hospital, agradeció al Dr. Keck por liderar una “conversación muy importante”. Él agregó perspectiva acerca del tremendo costo de la adicción a los empleadores.

“El costo del abuso de las drogas y de la adicción a los negocios en los EE.UU. sobrepasó los $215 billones de dólares el pasado año”, dijo el Sr. Vittoria. “Las cifras son alarmantes y el problema es tan amplio que es probable que resuenen con todos los que se encuentren reunidos aquí”.

Al concluir su presentación, el Dr. Keck dijo, “Las buenas noticias son que la adicción es algo tratable”.

John Eustace, M.D., director médico del Addiction Treatment & Recovery Center de South Miami Hospital, se unió a la conversación y comentó acerca de las soluciones al problema.

“En vez de clasificar la adicción como una debilidad, algo estúpido o un fracaso, tiene que haber más compasión y empatía por parte de los médicos y de la sociedad”, dijo el Dr. Eustace. “La mayoría de las veces, la adicción está tapando un dolor emocional verdadero. La adicción es una enfermedad de recaída, al igual que la diabetes o las enfermedades del corazón, que necesitan ayuda”.

La serie de oradores, que es posible gracias a la generosidad de Al y Janie Nahmad, “comienza diálogos importantes que esperamos puedan ayudar a impulsar a nuestra industria hacia el futuro y tener un impacto positivo en la comunidad”, según dijo Brian E. Keeley, presidente y CEO de Baptist Health South Florida.

El Dr. Keck es un investigador principal en el campo de los psicofármacos y ha escrito más de 525 artículos científicos en revistas médicas principales. El Dr. Keck, que también es el autor de seis libros científicos, ha sido el séptimo científico más citado en todo el mundo sobre temas de psiquiatría y psicología en los últimos 10 años. Él ha recibido numerosos premios por su trabajo incluyendo el Exemplary Psychiatrist Award de la National Alliance of the Mentally Ill; y el Philip Isenberg Teaching Award de la Facultad de Medicina de Harvard.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *