La enfermedad renal crónica: ¿Está usted en riesgo?

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

13 de March de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

El Mes Nacional  en marzo es parte de una campaña de concientización para ayudar a reducir la incidencia de la enfermedad renal crónica– la pérdida progresiva de función renal. Usted puede estar entre los millones de estadounidenses con diabetes o hipertensión – que son las causas principales para la enfermedad renal crónica.

Sus riñones trabajan arduamente para filtrar casi 200 cuartos de sangre cada día y para remover desechos y exceso de líquido que son evacuados del cuerpo en la orina. Los niveles de glucosa elevados en la sangre que están asociados con la diabetes, fuerzan a los riñones a trabajar aún más fuerte y afectan su función adversamente. La hipertensión (presión alta) crónica también pone más estrés en los riñones, causando que los vasos sanguíneos de esos órganos se estrechen, se debiliten o se endurezcan.  Si los vasos sanguíneos de los riñones sufren daños, pueden dejar de evacuar los desechos y el exceso de líquido que hay en su cuerpo.

 ‘Es vital’ controlar la diabetes y la presión alta

Las personas con diabetes y presión alta deben estar conscientes de que son susceptibles a la enfermedad renal crónica  y deben tomar los pasos necesarios para prevenirla, dice Gabriel Solti Grasz, M.D., doctor de medicina interna con Baptist Health Primary Care. “Es vital que usted controle estas dos condiciones y sus efectos en sus riñones, visitando a su médico regularmente, monitoreándose la presión y comiendo una dieta saludable, reduciendo el consumo de sal y tomando cualquier medicamento que se le haya recetado”, dijo el Dr. Solti Grasz.

Sin embargo, es difícil controlar la presión alta si usted no sabe que tiene dicha condición. La hipertensión también se conoce como “el asesino silencioso” porque típicamente no muestra síntomas hasta que haya causado daños al corazón, a las arterias y a los riñones. La enfermedad renal crónica tampoco tiene síntomas hasta que la enfermedad no haya avanzado. Es por eso que es tan importante tener una relación con su médico – alguien en quien usted puede confiar con sus inquietudes de salud a medida que progresa su vida. Su médico puede ayudarle a manejar sus factores de riesgo para muchas condiciones crónicas.

Otros factores de riesgo para la enfermedad renal crónica incluyen el tabaquismo, el uso excesivo del alcohol y tomar medicamentos antiinflamatorios sin esteroides (NSAIDs por sus siglas en inglés) en grandes cantidades por un período de tiempo extendido. Se sabe que los NSAIDs tales como el ibuprofen o el naproxen, aumentan la carga de los riñones dice el Dr. Solti Grasz. Él recomienda la colaboración con su médico si usted tiene que tomar un analgésico por más de siete días consecutivos.

Cómo detectar la función anormal de los riñones

Si usted tiene más riesgo para el enfermedad renal crónica, su médico probablemente le monitoreará la presión y la realizará dos exámenes simples para detectar las primeras señales de alguna función anormal de los riñones:

  • Análisis de orina – para chequear si hay proteína en la orina. Cuando sus riñones están dañados, no filtran la proteína adecuadamente, causando que esta se filtre dentro de la orina.
  • Análisis de sangre – para chequear el nivel de creatinina, un producto de desecho que viene de la actividad muscular. Los resultados de su prueba de creatinina en la sangra serán utilizados para estimar su índice de filtración glomerular (GFR por sus siglas en inglés) – una medida de su función renal.

“La detección temprana y el tratamiento inmediato pueden reducir el progreso de la enfermedad renal crónica”, dijo el Dr. Solti Grasz. “El tratamiento usualmente consiste de medidas tales como los medicamentos y los cambios saludables al estilo de vida para tratar las condiciones subyacentes y reducir los síntomas”.

La enfermedad renal terminal es diagnosticada cuando los riñones dejan de funcionar lo suficiente como para que una persona pueda sobrevivir sin diálisis o sin un trasplante de riñón. La meta, según el Dr. Solti Grasz, es cuidarse bien y tomar medidas para prevenir el desarrollo de la enfermedad renal crónica. Adopte estos hábitos saludables para proteger sus riñones:

  • Maneje la diabetes, la hipertensión y la enfermedad cardiaca.
  • Evite el alcohol y el tabaco.
  • Coma una dieta saludable.
  • Reduzca el consumo de sal.
  • Tome bastante agua.
  • No resista las ganas de orinar.
  • Haga ejercicios diariamente.
  • Evite el uso excesivo de los medicamentos antiinflamatorios sin esteroides.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *