La COVID, los niños y la escuela: Siete pasos simples para mantenerlos seguros

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

8 de September de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Para esta época el año pasado, la pandemia del coronavirus mantuvo cerradas las escuelas de la Florida y forzó a los estudiantes a continuar su aprendizaje virtual desde casa. Ahora, con el comienzo de otro año escolar, la COVID-19 sigue siendo un visitante indeseado en los salones de clase a través del estado. Y ahora con la variante Delta rompiendo records en cuanto a las cifras de casos y hospitalizaciones, los expertos dicen que los jóvenes estudiantes que regresan a la escuela durante esta temporada tienen el mismo riesgo de contraer el virus que tenían el año pasado y quizás aún más.

“La variante Delta ha cambiado el panorama porque es tan transmisible”, dice Tina Carroll-Scott, M.D., directora de South Miami Children’s Clinic, la cual está apoyada por South Miami Hospital. “Más niños se están infectando y están requiriendo cuidados intensivos esta vez. Incluso estamos viendo bebés con COVID-19”.

Dorsey Goosby, M.D., director de información médica de Baptist Health y especialista pediátrico por más de 40 años, hace eco de la evaluación de la Dra. Carroll-Scott. “Alrededor del 25 por ciento de todos los casos de COVID que estamos viendo son pacientes pediátricos, y muchos de estos niños terminan en respiradores”, dice él. “Los hospitales pediátricos en todas partes están al límite de su capacidad”.

Complicando las cosas está el asunto de que algunas personas están reacias a vacunarse o a usar las mascarillas faciales, según el Dr. Goosby. “El distanciamiento social y el lavado de las manos están ayudando, pero las vacunas en sí han demostrado ser increíblemente eficaces para mantener a las personas fuera del hospital”, dice él.

Lo más importante que usted puede hacer, según el Dr. Goosby, es mantenerse informado al obtener información esencial de fuentes confiables. “No obtenga noticias médicas de la televisión”, aconseja. “Para la información más precisa y actualizada acerca de la COVID-19, vaya al sitio web de los CDC, el Departamento de Salud de Florida o la American Academy of Pediatrics”. O, según él, hable con su médico o su pediatra. “Ellos se mantienen al día con todas las últimas noticias y ellos conocen la salud de sus hijos mejor que nadie”.

Ahora que los niños están regresando al fin a los salones de clase y la vacuna de Pfizer ha recibido la aprobación completa por la FDA, la Dra. Carroll-Scott dice que, como adultos y como padrea, “tenemos la responsabilidad de hacer lo correcto”, y mantenerlos en la escuela. “Eso significa vacunarse y si usted y su hijo son elegibles, y hacer las mascarillas y otras estrategias de mitigación parte de la rutina diaria de todos en su familia”, dice ella. La Dra. Carroll-Scott piensa que las vacunas contra la COVID-19 serán aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA0 para niños entre cinco y 11 años de edad dentro del próximo mes, y quizás durante el próximo año para los niños menores de 5 años.

Mientras tanto, ¿que pasos se pueden tomar para evitar la exposición a la COVID-19 y para mantener a sus hijos saludables este año escolar? David Mishkin, M.D., especialista en medicina de emergencia con Baptist Health, ofrece estos siete pasos simples para mantener a la COVID-19 fuera de los salones de clase:

  1. Elija una buena mascarilla. Según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC), su mascarilla facial debe tener dos o más capas de tejido lavable y transpirable; cubrir completamente la nariz y la boca; ajustarse bien a los lados de la cara sin dejar espacios, y tener un alambre nasal para evitar que el aire se escape por la parte superior de la mascarilla. Los CDC recomiendan evitar las mascarillas que queden demasiado sueltas, así como las que tengan una válvula de exhalación, y lavar las mascarillas a diario.
  • Mande el doble. Envíe a su hijo a la escuela con al menos una mascarilla adicional, por si se pierde o se ensucia alguna. Marque las mascarillas para que no se confundan con las de otro niño. (Bono: si marca las mascarillas por fuera, ayuda a que el maestro o la maestra se aprenda el nombre de su hijo y lo reconozca más rápidamente). Dele a su hijo una bolsa de plástico con cierre para que guarde su mascarilla sucia.
  • Enseñe precaución. Hable con su hijo sobre la importancia del distanciamiento físico y recuérdele que no debe compartir alimentos, bebidas, aparatos electrónicos, material de clase u otros artículos. Aunque puedan alegrarse de ver a sus amigos, no es el momento para los abrazos ni para chocar las manos. Y sea un buen modelo a seguir: si los adultos en la vida de su hijo se lavan las manos con frecuencia, se mantienen a una distancia mínima de seis pies de los demás y llevan puesta una mascarilla en los espacios públicos, es más probable que los niños hagan lo mismo.
  • Detenga el contagio. Mantenga a su hijo en casa si muestra alguna señal de enfermedad. Compruebe cada mañana que no tengan dolor de garganta ni otras señales de enfermedad, como tos, diarrea, dolor de cabeza intenso, vómitos o dolores en el cuerpo. Si su hijo tiene una temperatura de 100.4 grados o más, o ha estado recientemente en contacto con un caso de COVID-19, no debe ir a la escuela, incluso aunque parezca estar bien.
  • Ponga una rutina en casa. Después de meses de aprendizaje a distancia y de las vacaciones de verano, es probable que a muchos niños les cueste trabajo volver a un entorno más estructurado. Sea paciente, pero consistente. Mantener un horario regular para la hora de acostarse, las comidas y otras actividades familiares proporciona a su hijo una sensación de control, previsibilidad, calma y bienestar.
  • Participe en la educación de su hijo. Si usted no es un padre que suele relacionarse con la escuela de sus hijos, este sería un buen momento para empezar. Hable o envíe un correo electrónico al profesor si tiene inquietudes específicas sobre cómo se está adaptando su hijo. Y manténgase informado, ya que las condiciones pueden cambiar rápidamente. Consulte el sitio web de su distrito escolar, inscríbase para recibir notificaciones o únase a un grupo de medios sociales relacionados con la escuela para estar al tanto de todo.
  • Busque ayuda si la necesita. A la mayoría de los niños les irá bien con el apoyo de la familia, incluso si muestran algunas señales de ansiedad, como dificultad para dormir o para concentrarse. Algunos niños, sin embargo, pueden tener factores de riesgo para reacciones más intensas, como ansiedad severa o depresión. Los padres y cuidadores deben ponerse en contacto con un profesional si los niños muestran cambios significativos en su comportamiento.

Aunque su hijo tome todas las precauciones para mantenerse seguro en la escuela, el Dr. Mishkin advierte que aún existe la posibilidad de que puedan estar expuestos a otro estudiante, maestro o miembro del personal que tenga COVID-19 y no lo sabe. Si sospecha que su hijo pueda tener COVID, el Dr. Mishkin sugiere programar una visita de atención pediátrica urgente a través de la aplicación Baptist Health Care On Demand.

David Mishkin, M.D., especialista en medicina de emergencia con Baptist Health

“Una visita virtual con uno de nuestros médicos por medio de Baptist Health Care On Demand es una manera fácil y conveniente de obtener un asesoramiento inicial acerca de los síntomas de su hijo”, dice el Dr. Mishkin. “Si esos síntomas requieren una evaluación más detallada, ellos pueden referirle a un centro cercano de Baptist Health Urgent Care o Urgent Care Express para diagnóstico y tratamiento”. Si el niño requiere ser hospitalizado, los pacientes jóvenes están en excelentes manos en Baptist Health, que colabora con Nicklaus Children’s Hospital para las admisiones pediátricas en el área de Miami.

El mejor consejo, según el Dr. Mishkin, es evitar contagiarse con la COVID-19 en primer lugar. “Ahora tenemos una vacuna aprobada por la FDA”, dice él. “Esta no sólo le protege contra la COVID-19, incluyendo la variante Delta, pero también le mantiene fuera del hospital si usted fuera una de la pequeña fracción de la población que experimenta una infección después de la vacuna”.

El Dr. Mishkin dice que ciertos segmentos de la población están en más riesgo para contraer el coronavirus o para experimentar una enfermedad grave, y que deben considerar muy seriamente ponerse la vacuna.

“Si usted tiene 12 años de edad o más; si usted es un adulto que tiene cualquier tipo de contacto con los niños, especialmente con los menores de 12 años que no son elegibles para la vacuna; si usted es una mujer embarazada; o si usted o cualquier miembro de su familia tiene un sistema inmunológico comprometido, el momento de ponerse la vacuna es ahora”, implora el Dr. Mishkin. “Al vacunarse y al colaborar juntos en estrategias de mitigación sensibles, podremos adelantarlos al coronavirus y asegurar que nuestros hijos puedan estar seguros en la escuela”.

Tags: , , ,