- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

La cirugía de reemplazo de cadera mantiene en movimiento a una bailarina pionera

El movimiento ha sido una constante en la vida de Karen Peterson. Desde que tomó su primera clase de baile cuando era muy pequeña, siempre ha estado fascinada por lo que el cuerpo humano puede comunicar a medida que se mueve a través del tiempo y el espacio.

Como directora artística de una innovadora compañía de baile que figura bailarines con discapacidades, incluyendo aquellos que están confinados a sillas de ruedas, junto con bailarines sin discapacidades, Peterson está muy consciente de que todo el mundo es diferente. Sin embargo, cuando su cuerpo comenzó a traicionarla, no estaba segura de qué hacer.

Su compañía, Karen Peterson and Dancers [1], estaba actuando en Viena en el 2015 cuando ella comenzó a preocuparse. “Me di cuenta que al caminar tenía una sensación en mi cadera derecha”, dijo ella. “Este era un nuevo dolor que yo nunca había sentido antes, y supe que algo no andaba bien”.

A su regreso, buscó el consejo del cirujano ortopeda Alexander Van der Ven, M.D. de  Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute. Los rayos X revelaron una artritis severa en ambas de sus caderas. Aunque ella esperaba una respuesta distinta, la cirugía de reemplazo de caderas era su mejor opción.

Lidiando con el problema.

Como muchos pacientes, Peterson, de 65 años, estaba reacia a la cirugía al principio. “En realidad sufrí con ese dolor por tres o cuatro años”, dice ella. Eventualmente, comenzó a usar un bastón para moverse. Pero el dolor era debilitante – y se estaba poniendo peor.

El Dr. Van der Ven reemplazó una de las articulaciones de las caderas de Peterson hace un año en agosto, y luego la otra este pasado mes de mayo. Para recobrar su fortaleza, el Instituto le asignó a Peterson un fisioterapeuta con una formación de baile quien pudiera personalizar el programa de rehabilitación a las necesidades específicas de su exigente carrera.

“Ya no siento dolor”, dijo Peterson, quien recientemente presidió sobre un innovador festival de baile en Miami que figuró a cuatro compañías de baile integradas, incluyendo la suya. “Estamos tratando de crear un nuevo idioma para los bailarines con y sin discapacidades. En realidad, se trata de mirar más allá de las discapacidades y mirar el producto entero como una obra de arte, como una pieza de coreografía”.

Sus cirugías de cadera le han permitido recobrar su vida activa, incluyendo dirigir su compañía de baile y enseñar a jóvenes con discapacidades y con necesidades especiales. “Yo me muevo con los bailarines”, dice ella. “Hacemos juntos los ejercicios de calentamiento. Yo tomo clases de yoga dos veces por semanas y camino y me estiro todos los días”.

Un enfoque más suave

El Dr. Van der Ven, que es experto en reemplazos de rodilla y cadera, dijo que la recuperación de Peterson fue ayudada por el enfoque anterior menos invasivo que él desempeña en la mayoría de las cirugías de cadera, lo que significa una herida más pequeña que se realiza desde la parte anterior de la cadera en vez del enfoque más tradicional desde el costado o desde atrás.

“La técnica quirúrgica que realizamos tiene mucho menos trauma muscular”, explicó él. “Trabajamos alrededor del músculo, en vez de derrumbar el músculo. De hecho, no cortamos ningún músculo. Todos los estudios demuestran que las personas activas, especialmente las personas que trabajan, se recuperan mucho más rápido y con menos dolor, necesitan menos tiempo con un andador y estarán mucho más felices generalmente con este enfoque”.

En un reemplazo total de cadera, también conocido como una artroplastia total de cadera, la cabeza dañada del hueso del muslo (fémur) y el zócalo donde se conecta con la cadera, son reemplazados con un implante para crear una superficie suave y deslizante, que reduce el dolor y mejora la movilidad.

Luego de la cirugía, los pacientes se levantan y caminan en cuestión de horas para ayudar con su recuperación. “Lo más importante es empoderar a los pacientes a que se levanten y se muevan, para instarlos a no actuar como pacientes, sino como personas saludables después de la cirugía”, dijo el Dr. Van der Ven. El Instituto inclusive ofrece un programa innovador que permite que algunos pacientes regresen a sus casas el mismo día, un gran cambio desde la estadía promedio en el hospital de seis días para un reemplazo de caderas, hace sólo 10 años.

“La mayoría de los pacientes se quedan una sola noche, pero es algo asombroso, considerando lo que hacemos durante la cirugía, que la gente pueda estar caminando seis horas después”, dijo él.

El Dr. Van der Ven se siente muy satisfecho al saber que Peterson se siente bien y que continúa rompiendo barreras para las personas con necesidades especiales, cambiando la manera en la cual el público visualiza la belleza física.

“Este es el motivo por el cual hacemos nuestro entrenamiento quirúrgico, para trabajar con personas como Karen, que verdaderamente quieren volver a su nivel total de actividad, pero aún más importante en su caso, que quieren ayudar a los demás a hacer las cosas que aman”, dijo él. “Karen se preocupa tanto por los demás – me siento muy contento de haber formado parte de algo que ella hace por los demás”.