La cirugía compleja puede resolver el dolor de espalda debilitante con seguridad

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

16 de June de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Luego de años de sufrir de dolores de espalda debilitantes, Timothy McQuade casi no podía caminar hasta el buzón de su casa para buscar el correo. Ahora, sin embargo, ya no tiene que preocuparse por cómo moverse. Él está planeando un futuro lleno de viajes, gracias a una cirugía de la columna que cambió su vida.

El Sr. McQuade se sometió a una cirugía compleja en el Marcus Neuroscience Institute de Boca Raton Regional Hospital, parte de Baptist Health South Florida. Timothy Miller, M.D., director de neurocirugía funcional del Instituto, colaboró con el neurocirujano Brian Snelling, M.D., para realizar el procedimiento de seis horas para soldar 10 de las vértebras del Sr. McQuade, realinearle la espalda, corregir su curvatura y descomprimir los nervios que iban hacia sus piernas.

“Este paciente tenía una situación muy complicada que solo podía resolverse con una cirugía mayor”, dice el Dr. Miller.

Tres meses después de su cirugía, el Sr. McQuade completó su régimen de fisioterapia y continúa aumentando su fortaleza diariamente. Él no recuerda la última vez que su espalda se haya sentido tan bien y está ansioso por comenzar sus nuevas aventuras.

“Quiero conocer más de Florida. Quiero visitar Kentucky. Quiero ir a ver las Smoky Mountains”, dice el Sr. McQuade, de 66 años y retirado, que vive en Deerfield Beach. “Quiero volver a nadar. Ya no tengo que pensar en cómo voy a salir a buscar el correo. Pronto voy a poder viajar y ver otras partes del mundo”.

Un nuevo protocolo

El procedimiento del Sr. McQuade fue la primera cirugía compleja realizada en el Instituto usando un nuevo protocolo llamado Enhanced Recovery After Surgery (ERAS). El sistema, que en español significa Recuperación Realzada Después de la Cirugía, tiene un enfoque multidisciplinario e integral centrado en el paciente para lograr los mejores resultados posibles a través de la planificación extensiva, las pruebas, el manejo estratégico del dolor y un cuidadoso seguimiento.

El enfoque, que es parte de un creciente movimiento nacional para reevaluar todas las rutinas relacionadas con la cirugía, enfatiza la medicina basada en la evidencia – pasos específicos que han sido comprobados a través de la investigación para beneficiar a los pacientes. Nada se da por sentado.

“Es una lista completa desde el principio hasta el fin que se sigue desde el momento en que es programada la cirugía”, explica el Dr. Miller. Por ejemplo, el sistema puede requerir una medida preoperatoria de la densidad ósea, poner a los pacientes en suplementos de vitamina D si la necesitan, chequear sus niveles de magnesio – todos los factores que podrían influenciar la sanación.

“Hacemos muchas cosas de forma preoperatoria para asegurar que los pacientes estén seguros para la cirugía y optimizados desde una perspectiva médica”, explica el Dr. Miller. “En el momento de la cirugía, hacemos más cosas tales como dar medicamentos para el dolor de manera preoperatoria o usar medicamentos para controlar el sangramiento. Después de la operación tenemos un régimen avanzado y basado en la evidencia de manejo del dolor que no es alto en narcóticos, así que los pacientes están más alertas, se levantan de la cama más rápidamente y pueden estar listos para el alta más temprano”.

El enfoque es bastante preciso y deja poco al azar. “Estamos haciendo todo lo posible para optimizar la recuperación”, dice el Dr. Miller. “En este caso, el paciente tenía un caso bastante difícil y la cirugía fue larga, sin embargo, estuvo listo para salir del hospital unos días después de la cirugía. Eso es bastante asombroso”.

Evaluando la situación

El Sr. McQuade, conductor de camión retirado y atleta en su juventud, casi no recuerda un tiempo en su vida adulta en el cual no le dolía la espalda. Durante décadas, buscó alivio temporero con tratamientos conservadores tales como inyecciones epidurales de esteroides, pero el dolor siempre volvía. Se mudó al Sur de Florida hace cuatro años esperando poder disfrutar su retiro, pero las cosas seguían poniéndose peores y comenzó a perder las esperanzas.

Su condición deteriorada le impulsó a buscar atención en Marcus Neuroscience Institute como recomendación de su médico. Las imágenes de diagnóstico detalladas revelaron problemas debilitantes en la curvatura de su columna, una desalineación con sus caderas y su postura, y enfermedad degenerativa severa de los discos, dice el Dr. Miller.

“Tenía algo de escoliosis, y también tenía algo llamado balance sagital positivo donde estaba esencialmente doblado hacia delante y su cabeza no estaba centrada sobre sus caderas adecuadamente. Eso es algo muy doloroso”, dice el Dr. Miller. “Otro factor es que tenía estenosis severa, un estrechamiento alrededor del nervio de la columna lumbar bajando hacia la pierna, que le causaba mucho dolor”.

Formular un plan avanzado para su cirugía, y para todas las cirugías de la columna, era absolutamente clave. La cirugía espinal requiere medidas sofisticadas de las curvas y ángulos espinales del paciente y un plan muy deliberado de cómo insertar el hardware adecuado para resolver el problema de cada paciente, basado en su anatomía, explica el Dr. Miller.

“No es cuestión de poner varas y tornillos y esperar que el paciente se recupere. Tenemos que corregir esos parámetros”, explica él. “Eso puede involucrar cosas como taladrar el hueso para corregir la curvatura de la columna, colocar injertos de hueso y doblar las varas que estamos poniendo para corregir la anatomía del paciente”.

El Dr. Miller y el Dr. Snelling realizaron la cirugía del Sr. McQuade usando el sofisticado sistema de navegación intraoperativa por 3D del Instituto, el cual ofrece imágenes en tiempo real durante el procedimiento y ayuda en la colocación precisa del hardware. “El Dr. Snelling y yo colaboramos bastante a menudo en estos casos así que los pacientes tienen dos neurocirujanos en vez de uno, lo cual hace que todo se mueva mucho más rápido”, dice el Dr. Miller. El cirujano plástico reconstructivo Anthony Dardano D.O. también participó en la cirugía para ayudar a poner los músculos en su lugar y para cerrar cuidadosamente la incisión, la cual se extendió desde la espalda media hasta el sacro, la base de la columna que conecta con la pelvis.  

El camino por delante

Marcus Neuroscience Institute está bien equipado para abordar casos tan complicados como este. El Instituto, que está en medio de una expansión, se ha ganado el the Gold Seal of Approval® de Certificación de Cirugía Espinal por la Joint Commission, la organización principal de acreditación del país. También recientemente adquirieron una tecnología avanzada para realizar cirugía espinal asistida por robótica.

Sin embargo, no todos los casos requieren cirugía. “Aquí ofrecemos una gama completa de atención”, señala el Dr. Miller. “Tratamos de utilizar todas las opciones conservadoras primero. La cirugía se reserva para cuando sea absolutamente necesario”.

El Sr. McQuade se siente muy agradecido por la atención que recibió. “Me siento mucho mejor ahora”, dice él. Como está acostumbrado a pasar tiempo en la carretera trabajando, ahora se siente ansioso por pasear por diversión con su esposa, especialmente después de tantos años de inmovilidad. “Me han dado una segunda oportunidad de vida. Es como un nuevo capítulo en mi vida”.

Tags: ,