La braquiterapia: Los implantes radioactivos para combatir los tumores cerebrales marcan un hito pionero en Miami Neuroscience Institute y Miami Cancer Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

6 de October de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La braquiterapia no es un término muy bien conocido fuera de los campos de la oncología y la neurociencia, sin embargo, más y más pacientes de cáncer están acogiendo esta opción de tratamiento. Esta se refiere a la radioterapia interna que utiliza cápsulas que contienen una fuente radioactiva implantada dentro del cuerpo.

Permite la colocación segura de una fuente radioactiva, a menudo dentro o cerca de un tumor, de la cavidad que permanece luego que un tumor ha sido extirpado. En realidad, la braquiterapia ha sido utilizada por décadas, mayormente como un tratamiento para los cánceres ginecológicos y prostáticos.


Michael McDermott, M.D., principal ejecutivo médico de Miami Neuroscience Institute.

Ahora, la braquiterapia es utilizada más a menudo para tratar a pacientes con meningiomas recurrentes, o con metástasis cerebrales (cáncer que se ha regado de otras partes del cuerpo) Es a menudo la terapia de preferencia luego de que las cirugías y los tratamientos de radioterapia externos más comunes han sido agotados.

Ahora, la braquiterapia es utilizada más a menudo para tratar a pacientes con meningiomas recurrentes, o con metástasis cerebrales (cáncer que se ha regado de otras partes del cuerpo) Es a menudo la terapia de preferencia luego de que las cirugías y los tratamientos de radioterapia externos más comunes han sido agotados.

La pericia en braquiterapia de Miami Neuroscience Institute

Antes de convertirse en el nuevo principal ejecutivo médico de Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health South Florida, a principios de este año, Michael McDermott, M.D., desempeño un papel pionero en la braquiterapia como se aplica a los tumores cerebrales, incluyendo al tratamiento de meningioma, un tumor de crecimiento lento en la cabeza que afecta al cerebro. Él fue el coautor de numerosas publicaciones acerca del tema mientras se encontraba en la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

El equipo del Dr. McDermott en el Instituto (él está fotografiado arriba con el neurocirujano Vitaly Siomin M.D.) y un equipo de Miami Cancer Institute, recientemente realizaron uno de los primeros procedimientos de braquiterapia en la Florida, utilizando un nuevo dispositivo en un paciente con metástasis recurrente en el cerebro. El paciente fue implantado con cápsulas radioactivas especialmente recubiertas de cesium-131 que se enfocan en las células tumorales residuales. La mayoría de la radiación es emitida durante los primeros 30 días después de la cirugía.

“La braquiterapia nos ofrece otra alternativa de tratamiento cuando algunas de las otras terapias han fallado”, explica el Dr. McDermott. “Es una forma adicional de tratamiento que es nueva en nuestra práctica aquí en Miami Neuroscience Institute. Yo tengo mucha experiencia con la braquiterapia en los pasados 30 años en UCSF antes de venir a Miami Neuroscience Institute y me siento muy complacido de que la estamos haciendo ahora”.

Miami Cancer Institute ha estado empleando otras formas de braquiterapia, según enfatiza él. “Miami Cancer Institute tiene una amplia variedad de opciones de tratamiento y sistemas de administración de tratamiento”, dice el Dr. McDermott. “Es un lugar distinto a todos los demás lugares que yo he visto a través del mundo – en términos de instalaciones de terapia de radiación”.

La braquiterapia expande la gama de opciones de tratamiento de terapia de radiación

Rupesh Kotecha, M.D., oncólogo radioterápico en Miami Cancer Institute, dijo que la braquiterapia a menudo es la mejor opción para pacientes que han agotado las demás terapias de radiación externas. Esas pueden incluir una gama de tratamientos anteriores tales como el GammaKnife, el CyberKnife o incluso la terapia de protones, la cual se enfoca en los tumores con precisión, evitando los tejidos saludables que les rodean. (La terapia de protones fue introducida en Miami Cancer Institute hace casi tres años.)

“El beneficio de la braquiterapia es que estamos poniendo una dosis alta de terapia de radiación directamente en el área del tumor o la enfermedad, y estamos minimizando la dosis de radiación al resto del cerebro”, explica el Dr. Kotecha. “Entonces hay propiedades de radiación que pueden ser aprovechadas al hacer la braquiterapia, que es el por qué la braquiterapia ha sido utilizada por más de 50 años como una forma de terapia de radiación”.

Los implantes de braquiterapia emiten la mayoría de su radiación después de un periodo de tiempo relativamente corto. Cuando primero es implantada, los pacientes pueden tener que limitar su tiempo alrededor de las demás personas y tomar otras medidas de seguridad. Después de la cirugía, un paciente probablemente tenga que usar una gorra revestida de plomo para “absorber más de esa energía adicional cuando la dosis de radiación y la actividad están en sus niveles más altos”, añade el Dr. McDermott.

“Una de las cosas que debe saber un paciente es que debido a que la fuente de radiación es implantada dentro de la cavidad del tumor, el paciente está seguro”, dijo el Dr. McDermott. No están excretando material radioactivo en la orina ni en las heces. Y el cráneo es uno de los mejores en absorber la terapia de radiación”.

En un estudio publicado este año que fue coescrito por el Dr. McDermott, los hallazgos indicaron que la braquiterapia para los meningiomas recurrentes y de alto grado está demostrando “una buena supervivencia a largo plazo” y que puede ser una buena opción para los “tumores recurrentes de alto grado”.

“Me complace poder añadir la braquiterapia al armamento de opciones de tratamiento para pacientes en Miami Neuroscience Institute”, dice el Dr. McDermott.

He aquí algunos de los estudios publicados del Dr. McDermott con relación a la braquiterapia.

Tags: ,