Inversión de roles: Un cirujano vascular de Bethesda East se somete a cirugías para salvar sus extremidades

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de February de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

No es raro que los médicos se enfermen o se lesionen y se conviertan en pacientes, a veces en el mismo hospital en el que ejercen su atención especializada. En el caso de Jesús G. Jiménez, M.D., cirujano vascular de Bethesda East Hospital, parte de Baptist Health, este escenario se convirtió en una realidad extrema después de que sufriera serias lesiones en los pies, los tobillos y las piernas en un accidente de tránsito mientras estaba de vacaciones en Carolina del Sur en septiembre del 2020.


Jesús G. Jiménez, M.D., cirujano vascular de Bethesda East Hospital, parte de Baptist Health.

Como cirujano vascular, el Dr. Jiménez a menudo trata a pacientes con diabetes o enfermedad vascular periférica u otras condiciones que tienen el potencial de conducir a amputaciones de pies o piernas. Después de que el accidente le destrozara gran parte de la parte inferior de la pierna izquierda, los médicos de Charleston le dijeron que él también podría enfrentar una amputación.

El Dr. Jiménez llamó entonces inmediatamente a su amigo, colega y compañero cirujano del que había sido mentor años atrás, Julio C. Ortiz, DPM, FACFAS, director de la residencia de cirugía de pie y tobillo de Bethesda Hospital.

“Sufrí fracturas y lesiones muy serias en las extremidades inferiores”, recuerda el Dr. Jiménez. “De hecho, mi pierna izquierda era una fractura abierta, una fractura compuesta. Había lesiones nerviosas y circulatorias, y se trataba de varios huesos muy complejos. El cirujano ortopédico de Carolina del Sur me dijo que probablemente tendría que amputarme la pierna izquierda. Y como cirujano vascular, uno de mis trabajos es ayudar a la gente a prevenir las amputaciones. Así que eso fue una gran preocupación para mí”.

‘Tienes que venir para acá’

El Dr. Ortiz llamó al Dr. de inmediato.


Julio C. Ortiz, DPM, FACFAS, director de la residencia de cirugía de pie y tobillo de Bethesda Hospital.

“Tienes que venir para acá”, recuerda el Dr. Ortiz que le dijo a su colega y amigo por teléfono. “No confío en nadie más para tu cuidado”. El Dr. Ortiz estaba en la posición de ayudar a su amigo y mentor.  El Dr. Ortiz había rotado con el Dr. Jiménez al completar una rotación de cirugía vascular durante su entrenamiento de residente hace muchos años y siempre ha admirado su tenacidad su y ética de trabajo.

Él habla de la ironía de ayudar a salvar la pierna de su colega.

“Hemos trabajado muy estrechamente en la salvación de extremidades como equipo vascular”, dijo el Dr. Ortiz. “Mi trabajo es salvar la extremidad como especialista en pie y tobillo, pero no puedo hacerlo sin un cirujano vascular bueno y competente y el Dr. Jiménez siempre ha ido más allá en un intento de salvar las extremidades. No hay nadie en quien haya confiado más, y cuando vi la naturaleza de sus lesiones, tenía que asegurarme de que recibiera la mejor atención posible.”

Bethesda es ideal para el nivel de atención que se necesitaba para salvar la extremidad del Dr. Jiménez. El hospital cuenta con cámaras de oxígeno hiperbárico, un centro de atención de heridas, un personal de quirófano con mucha experiencia en la recuperación de extremidades, una residencia de cirugía reconstructiva de pie y tobillo y un centro de rehabilitación en el mismo local.


Rayos X de la pierna izquierda del Dr. Jimenez antes y después de su cirugía inicial.

Después de llegar a Bethesda East Hospital, el Dr. Jiménez fue sometido a una agotadora operación de nueve horas por un equipo dirigido por el Dr. Ortiz. La cirugía afectó a sus dos pies, tobillos y extremidades inferiores. El Dr. Jiménez se sometería a varias cirugías de seguimiento más, pero después de esa primera, ya no se habló más de la posibilidad de amputación.

“Ya no  estábamos en la condición de considerar una amputación”, recuerda el Dr. Ortiz. “Sus piernas están salvadas. Lamentablemente, no sólo hablamos de los huesos, sino que también tenía algunos daños musculares y tendinosos, y también algunos daños nerviosos. En algún momento, es probable que tengamos que fusionar sus tobillos o hacer una sustitución de la articulación del tobillo. Mi objetivo era que estuviera perfectamente alineado. Así que, si podemos hacer un reemplazo de la articulación del tobillo, él podrá caminar sin dolor y tener su movimiento completo de nuevo.”

El Dr. Jiménez está muy agradecido, a pesar de que todavía enfrenta muchos retos al volver al trabajo, sin poder caminar sin la ayuda de muletas o de una silla de ruedas. Pero se siente optimista mientras continúa con sus sesiones de rehabilitación y sus cirugías de seguimiento.

El alcance de sus lesiones: ‘Una entre un millón’


Un año después de su accidente, el Dr. Jimenez realiza un complejo bypass de piernamutilizando venas del brazo del paciente. Él está enseñando a los residentes de cirugía.

“Obviamente soy parcial porque soy empleado allí y he sido médico allí durante 20 años, pero creo que fueron maravillosos”, dijo el Dr. Jiménez. “Y realmente me ayudaron mucho. Pasé cinco meses en una silla de ruedas. Y finalmente volví a trabajar seis meses más tarde. Y ha sido un poco de progreso a la vez … en cuanto a la cantidad de trabajo que he podido hacer “.

¿Cuán serias fueron las lesiones del Dr. Jiménez? Su pierna derecha sufrió fracturas complejas. El astrágalo, el hueso que se encuentra entre el hueso del talón (calcáneo) y los dos huesos de la parte inferior de la pierna (la tibia y el peroné), se rompió por la mitad. Además, tanto la tibia como el peroné “estaban fracturados y eran fracturas bastante angulosas”, dijo el Dr. Ortiz.

Y luego estaban las lesiones más graves de la pierna izquierda, algunas de las cuales el Dr. Ortiz caracterizó como “una entre un millón”.

“En su lado izquierdo, el peroné también estaba fracturado y fragmentado. Y luego, el hueso del talón, su calcáneo, en un tipo muy raro de fractura, se fracturó justo por el centro con una extrusión de la almohadilla de grasa. Afortunadamente, no estaba muy fuera de su sitio, pero lo más aterrador es que tenía grandes heridas en ambos lados del pie.”

El Dr. Ortiz dijo que realineó todas las fracturas con una placa grande y múltiples tornillos. “Cogimos todos los trozos de hueso que estaban desplazados y los alineamos lo más perfectamente posible para mantener todo unido. Utilizamos una placa muy grande que llegaba casi hasta la mitad de la pierna, y con múltiples tornillos para mantener unidos todos los fragmentos que se habían salido de su sitio.”

El Dr. Jiménez permanece optimista, a pesar de la larga recuperación que aún le queda por delante.

“Ocho operaciones, y parece que voy a necesitar dos más, que se harán en Bethesda”, dijo. “Y son cirugías complejas. Pero tengo total confianza en que estas cirugías complejas se pueden hacer en  Bethesda, ¡y van a ser exitosas!”

Tags: , , ,