Hombres, no demoren sus pruebas y sus chequeos de salud

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

29 de September de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Por un gran margen, las mujeres ponen mucha más atención a su salud, incluyendo la programación de sus chequeos anuales y sus pruebas de rutina, según encuestas conducidas por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). Sin embargo, ese era el caso antes de la pandemia de la COVID-19. Ahora, las mujeres tienen la misma probabilidad de aplazar sus chequeos y sus pruebas vitales que los hombres, debido a la pandemia del coronavirus.

“Entendemos que muchas personas tienen temor de volver a los consultorios de sus médicos para recibir atención de rutina, pero queremos asegurarles de que en Baptist Health hemos tomado todas las precauciones necesarias para proteger a nuestros pacientes y empleados”, afirmó Kamaljit Kaur, M.D., doctora de medicina familiar con Baptist Health Primary Care. “Estamos haciendo todo lo posible para minimizar sus probabilidades de exposición a la COVID-19. También es importante entender que, al aplazar y demorar su atención de rutina, también puede poner en riesgo su salud actual. No solo se debe continuar con los chequeos de rutina para las condiciones crónicas, pero también se deben continuar los chequeos de rutina para servicios preventivos como las pruebas de cáncer”.

Tradicionalmente, existe una razón clara para que los hombres vean a sus médicos, especialmente para los chequeos regulares. Los hombres mueren a tasas más altas que las mujeres, por causa de las 10 causas principales de muerte: enfermedad cardiaca, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas, lesiones accidentales, infartos cerebrales, enfermedad de Alzheimer, diabetes, influenza y neumonía, enfermedad renal y suicidio.

Sin embargo, existen problemas potenciales de salud que incluso los hombres que comen saludablemente, hacen ejercicios regularmente y están al tanto de su salud deben tomar en consideración.

Las pruebas de cáncer son un componente vital para mantenerse saludable. Las mujeres entienden la importancia de las mamografías anuales. Generalmente, los hombres entienden la importancia de la salud de la próstata, especialmente a medida que envejecen. Sin embargo, a menudo se les olvida poner atención a las pruebas de salud adecuadas, tales como el examen rectal digital o la prueba de sangre PSA. Estas pruebas se utilizan para detectar el cáncer de próstata y los hombres, especialmente los que son mayores de 40 años y/o los que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata, no deben tenerles miedo y no deben aplazarlas”, dice la Dra. Kaur.

No ignoren los síntomas
Además de hacerse los exámenes físicos anuales y los análisis de sangre rutinarios, los hombres no deben ignorar ciertos síntomas que pueden incluir fatiga, cambios en el torrente urinario, dificultad al orinar y/o ataques de orinar frecuentemente sin explicación.

Más de un 50 por ciento de los hombres en sus 60 y tanto como un 90 por ciento de los hombres en sus 70 y mayores, tienen síntomas de próstata agrandada, los cuales pueden incluir ganas de orinar frecuentemente o dificultad para orinar. Sin embargo, incluso los hombres jóvenes pueden sufrir de próstata agrandada y/o de bajos niveles de testosterona.

“No importa la edad, hay ciertos síntomas que pueden ser señales de alerta y que requieren más investigación. Por ejemplo, una fatiga persistente y sin explicación, pérdida de peso significativa y sin explicación, sudores nocturnos recurrentes y una rebaja sin explicación del apetito ameritan pruebas para detectar cualquier causa subyacente cuanto antes. Cada persona conoce mejor su cuerpo y por eso sabrá si algo es nuevo para ellos. Los hombres no deben ignorar ciertos síntomas pensando que son señales naturales del proceso de envejecimiento”, dice la Dra. Kaur.

La condición crónica más común que afecta a los hombres a medida que envejecen es la enfermedad cardiaca, cuyos factores de riesgo incluyen diabetes mellitus, altos niveles de colesterol y presión alta. Algunos factores de riesgo no tienen síntomas, lo cual hace que las pruebas anuales preventivas sean aún más importantes.

Elijan un médico de atención primaria

La Dra. Kaur aconseja a los hombres a que elijan un médico de atención primaria con el cual se sientan cómodos y con quien puedan discutir abiertamente cualquier problema o inquietud de salud. Sin embargo, su médico también tiene la responsabilidad de ser directo con usted acerca de su salud; “un médico que se tome el tiempo para investigar y ayudarle a manejar cualquier problema de salud subyacente”, dijo ella.

“No se le puede decir a alguien que está gordo y que está en riesgo para la diabetes”, dice ella. “Eso no solo es descortés pero tampoco comunica el punto como es debido. Para de verdad hacer a los pacientes entender su salud general y sus factores de riesgo, un médico debe tomar el tiempo para educar a una persona acerca de por qué tener exceso de peso u obesidad los pone en más alto riesgo para condiciones de salud como ciertos tipos de cáncer. También es importante educar a los pacientes acerca de cómo evitar o reducir estos factores de riesgo”.

“Lo más importante”, dice la Dra. Kaur, es que los hombres busquen un médico de atención primaria que esté verdaderamente envuelto en su atención de salud y que los ayude a motivarse para mejorarla”.

Lleven un estilo de vida saludable 

Todo el mundo se beneficia de comer una dieta saludable, de hacer ejercicios regularmente, evitar el tabaco y evitar el consumo excesivo de alcohol. He aquí las directrices de los CDC para los hombres, las cuales se aplican a todos los adultos.

Consuman una dieta saludable. Una dieta nutritiva puede ayudarle a mantener un peso ideal, lo cual significa un índice de masa corporal (IMC) de 25 o menos. Consuma una variedad de frutas y vegetales todos los días, además de granos enteros, proteínas magras y una cantidad limitada de carnes rojas o procesadas. Las frutas y los vegetales tienen muchas vitaminas y muchos minerales que pueden ayudar a protegerle de las enfermedades crónicas. Limite los alimentos y las bebidas altas en calorías, azúcar, sal, grasa y/o alcohol.

Muévanse más. Los adultos necesitan por lo menos dos horas y media de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada a intensa, además de actividades para fortalecer los músculos que se enfoquen en todos los grupos musculares mayores, por durante dos o más días a la semana.

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Dejar el tabaco tiene beneficios inmediatos y duraderos para su salud.

Reduzcan el estrés. Tener demasiado estrés puede ser dañino no solamente para su salud mental, pero también para su salud física, especialmente cuando es lo suficientemente severo como para hacerle sentir abrumado y fuera de control. Encontrar maneras de evitar y/o reducir el estrés puede mejorar significativamente su salud. Esto puede incluir hacer ejercicios regularmente y/o meditar diariamente.

Duerman lo suficiente. Los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño cada noche para asegurar una salud óptima. La falta de sueño está asociada con un sinnúmero de enfermedades y condiciones crónicas y hasta puede acortar la expectativa de vida de una persona.