Hombres: Conozcan su genética para reducir su riesgo de cáncer, y el de su familia.

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de June de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Una mutación genética que podría ponerle en más alto riesgo para el cáncer tiene las mismas probabilidades de venir de su padre como de su madre. Desafortunadamente, sólo un 4 por ciento de las personas que se someten a pruebas genéticas de cáncer hereditario son hombres, dejando un gran vacío de conocimiento que podría ayudarle a evitar el cáncer o informar sus decisiones de tratamiento, según un estudio publicado en la revista JAMA Oncology.

“Los hombres a menudo no se hacen pruebas y muchas veces tampoco entienden la importancia de la información”, dice Louise Morrell, M.D., especialista en genética y directora de Lynn Cancer Institute at Boca Raton Regional Hospital, parte de Baptist Health. “Mientras más precisa sea su información, mejor será nuestra guía acerca de la prevención. En la genética, al igual que en otras áreas, el beneficio se extiende a los miembros de la familia por generaciones”.

Los cánceres heredados

Hoy en día, hasta un 15 por ciento de los cánceres tienen un vínculo hereditario. Conocer esos vínculos puede ayudarle a usted y a otros miembros de su familia a prevenir o reducir el riesgo para el cáncer.

Los científicos han identificado muchas mutaciones que aumentan el riesgo para el cáncer de seno y los cánceres ginecológicos, algunos cánceres prostáticos, el cáncer de colon, los cánceres gastrointestinales, el cáncer renal y más. Por ejemplo, un hombre con cáncer prostático vinculado con una mutación BRCA2 podría pasar esa mutación a su hijo o a su hija, aumentando el riesgo de cáncer de seno en ambos hijos, y de cáncer prostático en el hijo.

Crear conciencia del valor de las evaluaciones y las pruebas genéticas particularmente entre los hombres es importante para los expertos de Lynn Cancer Institute y Miami Cancer Institute. Porque el campo de la genética se mueve a un paso tan veloz, los descubrimientos pueden impactarlo todo desde las directrices para las pruebas de cáncer hasta las opciones de tratamiento para las personas con cáncer.

Aunque los investigadores han trabajado por décadas para descubrir los vínculos entre las mutaciones genéticas y el cáncer, el conocimiento público aumentó cuando la famosa actriz Angelina Jolie que se quitó los dos senos en el 2013 y luego los ovarios en el 2015 porque tenía la mutación del gene BRCA1, que está vinculada con un riesgo más alto para el cáncer de seno y el cáncer ovárico. La madre, la abuela y la tía de Jolie habían muerto de cáncer y su decisión de quitarse los senos, los ovarios y las trompas de Falopio preventivamente para reducir su riesgo para el cáncer vino luego de múltiples pruebas y consultas con expertos. Las mismas mutaciones BRCA1 y BRCA2 que aumentan el riesgo de cáncer en las mujeres, también aumentan las probabilidades para el cáncer de seno en los hombres por ocho veces, según la

American Cancer Society.

Haga preguntas

Ya sea usted hombre o mujer, su historial de salud familiar puede ser la llave a su futuro, dice Arelis Mártir-Negrón, M.D., genetista médica y jefa del programa de Genética Clínica de Miami Cancer Institute. “Porque los hombres transmiten mutaciones al igual que las mujeres, usted debe conocer por igual el historial familiar de cáncer de su padre y de su madre. “Conozca su historial familiar. Haga preguntas”. En general, mientras más temprano se encuentre el cáncer, mejores serán las probabilidades de supervivencia.

Al igual que Angelina Jolie, cuando Matthew Knowles, el padre de las artistas Beyoncé y Solange, anunció que tenía cáncer de seno en el 2019, él sacó a relucir la genética. Su madre, su tía y su tía abuela habían muerto de cáncer de seno y él se enteró que su raro cáncer de seno masculino fue causado por una mutación del gene BRCA2. Él también comprendió que sus hijas tenían una probabilidad de un 50 por ciento de heredar su mutación.

Las pruebas genéticas entre los negros son mucho más bajas que entre otras razas. Los médicos quieren cambiar eso, particularmente porque algunos cánceres de seno que tienen pronósticos más desfavorables también tienen incidencias más altas entre las mujeres negras. Afortunadamente, las pruebas subsecuentes demostraron que ninguna de sus dos hijas había heredado la mutación. El Sr. Knowles se sometió a una mastectomía.

Pensar en la genética como una receta puede ayudar a algunas personas a entenderla mejor, según los asesores genéticos. Todas las personas heredan dos copias de cada gene: una de la madre y otra del padre. Las variaciones en los genes son normales y son lo que nos da nuestra diversidad. Un cambio leve en la receta puede que no haga mucha diferencia. Sin embargo, añadir el ingrediente incorrecto o añadir demasiado de una cosa o muy poco de la otra puede causar que la receta cambie drásticamente. Además, no todas las mutaciones conllevan el mismo riesgo.

“Una mutación BRCA puede causar un riesgo para el cáncer de seno de un 80 por ciento, pero una mutación ATM podría conllevar un riesgo vitalicio de un 20 por ciento”, dice la Dra. Morrell. “Estos son muy distintos, lo cual es por qué tener esta información es tan valioso”.

“Es importante notar que sólo porque usted es portador de una mutación, no significa que desarrollará cáncer. “Hay muchas cosas que tomamos en consideración cuando evaluamos el riesgo”, dice la Dra. Mártir-Negrón. “Podemos sugerir modificaciones de estilo de vida que podrían reducir las probabilidades de desarrollar cáncer. Hay veces cuando también podíamos sugerir medicamentos o presentar la idea de la cirugía preventiva”.

Los equipos genéticos de Lynn Cancer Institute y Miami Cancer Institute ofrecen una atención multidisciplinaria a sus pacientes, y a menudo a sus familiares quienes también pueden verse afectados, para entender mejor sus riesgos, ayudarles a determinar si las pruebas genéticas serían beneficiosas y asistirles para entender los resultados, ya sean positivos, negativos o inconclusos. El equipo también desarrolla un plan personalizado de prevención de cáncer para los “previvientes” que es el término que se utiliza para aquellas personas con una predisposición para el cáncer.

Afortunadamente, los avances tecnológicos continúan haciendo posible que se analicen más genes. En años recientes, las mejoras han acelerado las pruebas y las han hecho menos costosas. Además, en personas que ya han sido diagnosticadas con cáncer, los resultados de las pruebas genéticas pueden ayudar en la toma de decisiones acerca del tratamiento y la cirugía.

¿Quién debe considerar una evaluación genética para el cáncer?

Los hombres deben considerar una evaluación genética si ellos:

  • Han tenido cáncer
  • Tienen una edad temprana de comienzo de cáncer en su familia
  • Tienen un miembro de su familia con múltiples tipos de cáncer
  • Tienen un historial familiar con múltiples tipos de cáncer, especialmente de un lado de la familia o del otro
  • Son miembros de ciertos tipos de grupos ancestrales con más altas tasas para ciertas mutaciones genéticas, incluyendo aquellos que tengan descendencia judía de Europa del Este.

Las parejas que tienen un historial familiar de cáncer y que estén considerando tener hijos también aprovechan frecuentemente las evaluaciones genéticas. “Si usted verdaderamente quiere poder decirles a sus hijos que no tienen riesgo para una mutación en particular, tienen que evaluarse ambos padres”, dice la Dra. Morrell. “Los hijos solamente pueden heredar una mutación que tengan sus padres. Las mutaciones no saltan generaciones. El padre también tiene que haberla heredado”.

Para más información acerca de la evaluación genética, las pruebas y la asesoría genética en el Morgan Pressel Center for Cancer Genetics at Lynn Cancer Institute, haga clic aquí; para información acerca del programa de Genética Clínica de Miami Cancer Institute, haga clic aquí.

Tags: ,