Histórico estudio disipa los mitos acerca de los efectos de la radioterapia en el corazón de las pacientes con cáncer de seno

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de February de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Un estudio histórico dirigido por un especialista en cáncer de seno de Lynn Cancer Institute ofrece pruebas concluyentes de que, en el caso de las pacientes con cáncer de seno HER-2 positivo tratadas con quimioterapia y radioterapia (RT) moderna, la radiación en sí misma conlleva poco o ningún riesgo adicional de daño para el corazón, a pesar de la proximidad de este órgano vital al seno tratado con RT.

Los resultados se presentaron el pasado mes de octubre en la reunión anual de la American Society for Radiation Oncology (ASTRO), celebrada en Chicago, y se publicaron recientemente en la revista profesional de la Sociedad, revisada por pares.

Youseff Zeidan, M.D., oncólogo radioterápico de Lynn Cancer Institute de Boca Raton Regional Hospital

El estudio, del que se dice que es el mayor de su clase, demuestra que añadir la RT moderna al tratamiento no supone un aumento significativo de la cardiotoxicidad en las mujeres con cáncer de seno HER-2 positivo, según su investigador principal, el doctor Youssef Zeidan, oncólogo radioterápico de Lynn Cancer Institute del Boca Raton Regional Hospital, que forma parte de Baptist Health South Florida.

El estudio, que es el mayor de su clase, demuestra que añadir la RT moderna al tratamiento no representa un aumento significativo en la cardiotoxicidad en las mujeres con cáncer de seno HER-2 positivo, según su investigador principal, Youssef Zeidan, M.D., Ph.D., oncólogo radioterápico de Lynn Cancer Institute de Boca Raton Regional Hospital, que forma parte de Baptist Health South Florida.

Lo que el equipo de investigadores aprendió debería ser una buena noticia para las mujeres con cáncer de seno HER-2 positivo, que según los médicos representa el 20 por ciento de todos los cánceres de seno diagnosticados en los EE.UU. Durante los últimos 20 años, el estándar de atención para este tipo de cáncer ha incluido la quimioterapia y un anticuerpo dirigido, el trastuzumab. Aunque es notablemente eficaz, este tratamiento también tiene el potencial de causar daños en el corazón.

“El trastuzumab representa un cambio en el tratamiento del cáncer de seno HER-2 positivo, que solía considerarse muy agresivo y mortal”, dice el Dr. Zeidan. “Las mujeres a las que se les diagnostica este cáncer hoy tienen muchas más posibilidades de sobrevivir que hace 20 años”.

Trastuzumab: “un arma de doble filo”

Aunque esta tendencia es digna de celebrarse, el Dr. Zeidan señala que se ve atenuada por el hecho de que la quimioterapia y el trastuzumab pueden dañar el músculo cardíaco, lo que puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca. Por eso, estas pacientes deben ser monitoreadas cuidadosamente durante los años siguientes al tratamiento para asegurarse de que su función cardíaca no se vea afectada de ningún modo.

“Estas terapias sistémicas han revolucionado el tratamiento del cáncer de seno y son extremadamente eficaces para eliminar las células cancerosas”, afirma el Dr. Zeidan. “Pero son un arma de doble filo, ya que conllevan riesgos significativos de cardiotoxicidad”. Y porque los pacientes de hoy viven mucho más tiempo después del tratamiento, dice él, corresponde al oncólogo radioterápico asegurarse de que el tratamiento no comprometa su salud y calidad de vida futuras.

Porque la radioterapia se utiliza rutinariamente en pacientes con cáncer de seno HER-2 positivo, el Dr. Zeidan dice que la radioterapia ha desarrollado, por asociación, un estigma a lo largo de los años. “Queríamos ver, de una vez por todas, la cardiotoxicidad atribuida a las terapias sistémicas y/o a la RT en esta población de pacientes”, dice él.

El Dr. Zeidan, junto con sus coinvestigadores de Bélgica, el Philip Poortmans M.D. y Evandro de Azambuja, M.D., emprendieron el análisis de 3,321 pacientes con cáncer de seno HER-2 positivo de toda Europa, el Reino Unido, Australia y Canadá que habían sido tratadas con trastuzumab, con o sin RT. “La función cardíaca de cada paciente se había monitoreado cuidadosamente durante un periodo medio de seguimiento de 11 años”, señala el Dr. Zeidan.

Las pacientes del nuevo estudio se dividieron en tres grupos: las que recibieron sólo trastuzumab (sin RT), las tratadas con trastuzumab más RT en el seno izquierdo y las tratadas con trastuzumab más RT en el seno derecho.

“No hay daños adicionales al corazón con la RT”

Según el Dr. Zeidan, todos los pacientes tienen derecho a saber qué riesgos para la salud puede incurrir su tratamiento en los próximos años, tanto si reciben quimioterapia como RT o una combinación de ambas. “Deben saber exactamente de dónde procede su riesgo y qué aporta cada uno en términos de cardiotoxicidad general”, afirma el Dr. Zeidan.

La investigación del equipo reveló que, a lo largo de un periodo de 10 años después del tratamiento, la incidencia de sufrir un evento cardiovascular, como un infarto, era mínima (sólo del 0.6 al 1.0 por ciento). “En los tres grupos”, subraya el Dr. Zeidan. “Nos sorprendió que la toxicidad incremental de la RT fuera tan extremadamente baja. Realmente no tuvo ningún efecto adicional sobre el corazón por encima de la cardiotoxicidad que ya habían experimentado por su quimioterapia de base.”

Si el mismo estudio se hubiera realizado hace 10 o 20 años, el Dr. Zeidan dice que es poco probable que las cifras hubieran sido tan buenas. “La tecnología ha mejorado mucho en las últimas tres décadas: la RT es mucho más segura ahora”, afirma. “Antes, con tecnologías más antiguas, la dosis cardíaca para las pacientes con cáncer de seno era inaceptablemente alta”.

Los resultados del estudio deberían ser un alivio para las pacientes preocupadas por recibir tanto quimioterapia como RT, dice el Dr. Zeidan. “En el caso de las pacientes con HER-2 positivo que reciben tratamiento sistémico, la adición de RT mediante técnicas modernas puede reducir la toxicidad cardíaca al mínimo”, dice él. “Además, en el caso de las pacientes con cáncer de seno con riesgos cardiovasculares de base, su cardiólogo puede estar seguro de que la RT no presentará ningún riesgo adicional además de la quimioterapia”.

Proteger el corazón durante la RT

El Dr. Zeidan afirma que, cuando se utiliza la RT para tratar el cáncer de seno, es esencial que se administre de forma que proteja el corazón. “En Lynn Cancer Institute, pasamos horas perfeccionando el plan de tratamiento con radiación para conseguir la menor dosis posible”, dice él. “Esto es especialmente importante para una mujer joven de cuarenta o cincuenta años que tiene muchos más años por delante”.

El Dr. Zeidan dice que Lynn Cancer Institute también cuenta con tecnología avanzada que les permite ver exactamente la cantidad de radiación que se está administrando al corazón, lo que les permite administrar la dosis más baja posible al órgano mientras se administra la RT al seno.

Otro método para proteger el corazón consiste en utilizar la técnica de contención de la respiración profunda (DIBH) durante el tratamiento, en la que los pacientes retienen la respiración durante una inhalación profunda. “Esto proporciona una protección adicional al crear una bolsa de aire entre el seno y el corazón, que ayuda a proteger el corazón mientras se administra la radiación”, dice el Dr. Zeidan.

El Dr. Zeidan advierte que es necesario un seguimiento continuo de las pacientes con cáncer de seno HER-2 positivo para investigar los efectos tardíos de los nuevos tratamientos para pacientes con cáncer de seno. “También hay que estudiar la forma de reducir la cardiotoxicidad de las pacientes que reciben quimioterapia y nuevas terapias dirigidas”, añade.

Sin embargo, por el momento, el Dr. Zeidan dice que espera que los resultados del estudio puedan ayudar a respaldar y avanzar en los protocolos de atención del cáncer de seno HER-2 positivo. “Este es el mayor estudio realizado hasta la fecha para responder a esta pregunta específica, y los datos deberían proporcionar tranquilidad tanto al paciente como al médico”.

Tags: , , , , , ,