- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

He aquí como se diagnostica y se trata la artritis para mantenerle activo

La artritis afecta alrededor de 55 millones de adultos estadounidenses – alrededor de 1 de cada 4 personas – y es una de las condiciones crónicas más comunes en el país. También es una causa frecuente de dolor crónico y discapacidad.

La mayoría de los distintos tipos de artritis causan dolor y rigidez en y alrededor de la articulación afectada. La artritis es un término general que abarca más de 100 tipos de condiciones crónicas, con las comunes siendo osteoartritis, artritis reumática, gota y fibromialgia.

“Me sorprende mucho que tanta gente en nuestra población no entienda lo que es la artritis”, afirmó Francisco García, PA-C, asistente médico con la clínica de artritis de Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute. “La gente piensa que es solo un dolor o crepitación o ruidos en las articulaciones y que tienen que vivir con eso, pero eso no necesariamente es cierto”.

La gente no necesariamente tiene que vivir con artritis, añade él.

La clínica de artritis

“Podemos personalizar el tratamiento basado en los síntomas de cada paciente y en cuánto la condición esté afectando su calidad de vida”, dice el Dr. García. No todo el mundo que sufre de artritis tiene que someterse a la cirugía y no todo el mundo que sufre de artritis tiene que ponerse una inyección”.

La meta de la clínica de artritis del Instituto es la de ayudar a los pacientes con artritis a volver a sus actividades diarias por medio de técnicas no quirúrgicas – y de educar a estos pacientes acerca de su condición, dice él.

La osteoartritis (OA), la cual afecta a más de 30 millones de adultos estadounidenses, es la forma más común de artritis, también conocida como enfermedad degenerativa de la articulaciones o artritis de “desgaste”. Esta ocurre más frecuentemente en las manos, las caderas y las rodillas.

Con la OA, el desgaste del tejido protector en los extremos de los huesos (cartílago) ocurre gradualmente y empeora con el tiempo. Es un proceso lento que puede causar dolor, rigidez e inflamación. En algunos casos, la OA puede afectar la calidad de vida y prevenir que una persona pueda trabajar o pueda tomar parte en las actividades físicas.

Diagnosticando la artritis

Luis Rodriguez, M.D. [1] médico de atención primaria y medicina deportiva con Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute dice que la artritis es una de las dolencias más comunes entre sus pacientes. Pero existe un proceso de diagnóstico para la enfermedad crónica y un proceso de seguimiento para educar bien al paciente acerca de su condición y para ofrecer un esquema para un programa de rehabilitación o de ejercicio que mejore la función y reduzca el dolor.

“La mayoría de los pacientes llegan a nosotros porque tienen síntomas”, explica el Dr. Rodriguez. “Pueden experimentar dolor en la rodilla o quizás escuchen que las rodillas le suenan más. Alrededor de un 80 a un 90 por ciento de los pacientes vienen a verme por causa del dolor en las articulaciones”.

Las imágenes de diagnóstico usualmente son el próximo paso, según los resultados del examen inicial y de la entrevista con el paciente.

A veces, con simplemente una placa o rayos-X y obteniendo un poco de historia, podemos adquirir una buena idea de lo que está ocurriendo…un diagnóstico presunto el cual puede ser confirmado por un examen físico y quizás por unas cuantas pruebas adicionales”, dice el Dr. Rodriguez. “Algunos pacientes pueden necesitar algunas imágenes más avanzadas, pero eso no siempre es necesario”.

El tratamiento para los casos de artritis más comunes puede involucrar un analgésico sin receta o un antiinflamatorio recetado para reducir el dolor. Un programa de “auto manejo” es algo muy importante para sentirse mejor y mantenerse activo y para “retener o mejorar la calidad de vida”, dice él.

Un programa de rehabilitación también será prescrito si fuera necesario. Lo más importante es que el paciente será educado para comenzar y mantener un programa regular de ejercicios que mejorará la fortaleza y la flexibilidad de la articulación afectada.

“Todo comienza con la educación del paciente y con proporcionarles las herramientas que necesitan para mejor entender y manejar la enfermedad”, dice el Dr. Rodriguez. “La actividad física es algo muy importante. Bastante a menudo, vamos a recomendar un programa de ejercicios para mantener fuertes los músculos que rodean a esta articulación y para mantener la articulación flexible y en movimiento”.

Factores de riesgo para la osteoartritis
Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) han enumerado los siguientes factores de riesgo para la osteoartritis (OA), el tipo más común de artritis: