- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Haga ejercicios y evite el estrés

El estrés puede ser peligroso para su salud. No es una idea fortuita. Está respaldada por años de estudios y respuestas documentadas a tratamientos.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., el cuarenta y tres por ciento de los adultos sufren efectos adversos a su salud por el estrés, la gran mayoría de las visitas a consultorios médicos están relacionadas a dolencias o quejas motivadas por algún grado de estrés.

El estrés también puede jugar un papel importante en trastornos que incluyen dolores de cabeza, alta presión arterial, problemas cardiacos, diabetes, condiciones en la piel, asma, artritis, depresión y ansiedad.

El dolor en la espalda o el cuello son las razones más comúnmente utilizadas para las visitas al médico de atención primaria. Pero, dicen los médicos que la vasta mayoría de estos pacientes pueden beneficiarse con las técnicas de ejercicios apropiadas que ofrece la terapia física. Por esto a los pacientes se les debe aconsejar que añadan a sus rutinas diarias ejercicios o estiramientos regulares.

Las sesiones de ejercicio vigorosas o de alto impacto no son necesarias para lograr reducir el estrés.

Los ejercicios estilo yoga ayudan a reducir los niveles de las hormonas corporales de estrés como la adrenalina y el cortisol. Y estos también estimulan la producción de endorfinas, los analgésicos y mejoradores de humor naturales del cuerpo.

Las rutinas tipo yoga están basadas en el concepto de que se supone que nuestro cuerpo físico se mueva y haga ejercicios. Esto se puede lograr mediante ciertas posturas, movimientos y estiramientos. Estas sesiones sistemáticamente trabajan en diferentes partes del cuerpo, entonando y relajando los músculos, aumentando la flexibilidad de la columna vertebral y las coyunturas y mejorando la circulación de sangre.

De acuerdo con Ronald Tolchin, M.D. [1], director médico del Baptist Center for Spine Care [2] – parte del Centro de Neurociencias Baptist Health,  “rebalancear” los músculos – aquellos que están muy tensos y aquellos que están muy débiles – es un elemento clave para aliviar el dolor y el estrés que procede de la tensión física y las cargas del diario vivir.

“El ejercicio libera los endorfinas naturales que reducen el dolor”, dice el Dr. Tolchin. “Según se va aliviando, se relajarán sus músculos que están muy tensos. Cuando se combinan fortaleciendo los músculos débiles, el cuerpo puede lograr el equilibrio conveniente”.

Un régimen de ejercicio más completo – uno que incluya tanto aeróbicos como entrenamiento para fortalecer – es con frecuencia el tratamiento para pacientes a quienes de forma crónica les duele la espalda y el cuello y aquellos con discos herniados. Para aquellos no acostumbrados a hacer ejercicio, la terapia física puede animarles a adoptar estilos de vida más saludables, explica el Dr. Tolchin.

“Inicialmente, los pacientes necesitan romper el ciclo actual de patrones dañados y cambiar sus estilos de vida a través de la terapia apropiada y las técnicas correctas”, concluye el Dr. Tolchin.