- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

¿Haciendo ejercicio al aire libre con el sofocante calor del verano? Asegúrese de mantenerse hidratado y saludable

Estamos en julio en el Sur de la Florida y eso suele significar que el índice de calor “parece” estar cerca, en o por encima de los 100 grados. Si hace ejercicio al aire libre o realiza alguna actividad física en este clima, incluso si se trata de jardinería o algo que parezca inofensivo, debe tomar precauciones para evitar daños serios, como calambres musculares severos, deshidratación e insolación.

“Es difícil hacer algo al aire libre sin sudar, y la sudoración es la forma en que el cuerpo trata de mantenerse fresco”, dijo Jonathan Fialkow, M.D. [1], director de salud de la población de Baptist Health y jefe de cardiología de Miami Cardiac & Vascular Institute [2]. “Pero si las temperaturas y la humedad son demasiado altas, puede no ser suficiente para evitar que el cuerpo se sobrecaliente. Las personas que trabajan o hacen ejercicio al aire libre deben conocer las señales de advertencia de las enfermedades relacionadas con el calor y qué hacer si su cuerpo se está sobrecalentando”.

Durante una reciente presentación en inglés de Baptist HealthTalk, titulada Exercising Outside Safely This Summer [3], el Dr. Fialkow habló con Michael Swartzon, M.D. [4], doctor de medicina deportiva de atención primaria de Baptist Health Orthopedic Care [5], acerca de las señales de advertencia de estar sobrecalentado y deshidratado y sobre cuándo parar, descansar o buscar ayuda médica de emergencia cuando se realiza actividad física al aire libre.

Una señal común de posible deshidratación son los calambres musculares, o cuando un músculo entra repentinamente en contracciones o espasmos involuntarios.

“Una de las cosas más comunes que vemos son los calambres musculares debidos al calor y la deshidratación”, explica el Dr. Swartzon. “Usted sale a la calle y trata de hacer algo y entonces el músculo sufre un espasmo. A veces el espasmo es simplemente incómodo, pero en ocasiones los calambres pueden llegar al nivel de no poder utilizar físicamente ese músculo. Y duele tanto que, si se trata de uno de los músculos de la pierna, no se puede caminar o ponerse de pie. Es muy lamentable cuando ocurre. Puede ser aterrador, pero es temporal y desaparecerá”.

Más allá de los calambres, el mareo es una señal de alerta que requiere atención inmediata. 

“De vez en cuando usted empieza a notar con personas que están en las primeras etapas, y se marean”, explica el Dr. Swartzon. “Llevan ya mucho tiempo sudando y pueden sentirse débiles o desmayarse o colapsar. Obviamente, eso es serio, porque si está corriendo al aire libre, puede desplomarse en el lugar equivocado. No sólo se hace daño con la caída, sino que se pone a sí mismo en peligro, ya sea al cruzar una calle o estar al lado de otra persona y lastimar a alguien”.

Si alguien está haciendo ejercicio o jardinería o participando en alguna otra actividad al aire libre y se siente mareado, ¿qué debe hacer?

“Lo primero que hay que hacer es alejarse del sol y del calor”, dice el Dr. Swartzon. “Así que, o en la sombra o dentro de un lugar con aire acondicionado, si es posible. Refrésquese bebiendo agua fría y, sobre todo, trate de buscar ayuda. Incluso el mero hecho de tener a alguien allí en caso de que no le vaya bien para llamar a una ambulancia puede ser muy útil, y esa persona puede salvarle la vida”. Una de las cosas que ocurre es que la deshidratación o la enfermedad por calor pasa de ser un dolor de cabeza a tener problemas neurológicos mucho más serios… como convulsiones. Y tu temperatura corporal se eleva hasta el punto en que puede morir. Y no es algo fácilmente reconocible, y tampoco se sabe cuán rápido va a ocurrir”.

¿Quién es más vulnerable a las enfermedades relacionadas con el calor?

“Cualquiera que tome un medicamento que pueda afectar al contenido de agua en su cuerpo, ya sea una medicación específica para la presión arterial o algo para los riñones, debe tener cuidado”, dijo el Dr. Swartzon. “Especialmente si el medicamento es nuevo. Si lleva un tiempo tomándolo, lo más probable es que su cuerpo ya se haya adaptado. Las personas que corren más riesgo son las que no han pasado mucho tiempo al aire libre. La gente que viene del norte. Así que, si tiene familia que viene a visitarle, y usted está acostumbrado a estar en su bote todo el tiempo y ellos no, debe tener cuidado con ellos. Asegúrese de que lleven sombrero, se hidraten y se apliquen un protector solar”.

Obtenga más información por parte de los doctores Fialkow y Swartzon en el podcast de Baptist HealthTalk [3].