- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Enfrentando los hechos de la fibromialgia

La cantante y compositora Sinead O’Connor, la actriz y comediante Janeane Garofolo y el galardonado actor Morgan Freeman conocen la agonía de los dolores crónicos, generalizados y severos, asociados con la fibromialgia. Sin embargo, porque aún se desconoce tanto acerca de la condición, mucho del 2 por ciento de los estadounidenses [1] a quienes los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que son afectados por la fibromialgia, no reciben el diagnóstico o el tratamiento adecuado para la debilitante enfermedad.

¿Qué es la fibromialgia?

Según los National Institutes of Health [2] el término “fibromialgia” a veces también conocido como el síndrome de fibromialgia, describe el dolor en los músculos y las articulaciones. Y mientras se pensaba originalmente que era un tipo de artritis debido a esta característica similar, la fibromialgia no causa inflamación ni daño a los tejidos suaves, como lo hace la artritis. En vez, como explica el American College of Rheumatology [3], los cerebros de las personas que sufren de fibromialgia tienen el “control del volumen” de su dolor “programado demasiado alto”. Ellos encuentran el dolor insoportable y pierden la habilidad de vivir vidas funcionales.

Causas de la fibromialgia

Mientras los investigadores conducen numerosos estudios buscando la causa de la fibromialgia, la National Fibromyalgia Association informa [4]  que el conocimiento actual de la enfermedad señala algunas diferencias fisiológicas en los pacientes con fibromialgia, las cuales causan que sus cerebros procesen y transmitan la información sensorial de forma muy distinta que las demás personas.

Morgan Freeman dijo a Esquire magazine [5] que él atribuye su fibromialgia a un accidente automovilístico que amenazó su vida en el 2008, donde du mano izquierda fue severamente lastimada. Algunos historiadores creen que la icónica fundadora de la enfermería moderna, Florence Nightingale también sufría de fibromialgia [6]. Sus escritos luego de regresar de las condiciones hospitalarias deplorables durante la Guerra de Crimea, se dice que describen síntomas muy similares a la fibromialgia, señalando a la infección que ella contrajo como una causa probable. Otros reportan que el estrés extremo [2] – ya sea físico o emocional – puede llevar a la fibromialgia. Estas variadas causas probables, hacen difícil para muchos médicos poder diagnosticar la fibromialgia.

Cómo diagnosticar la fibromialgia

“Cuando sospechamos la fibromialgia, buscamos dolores severos y múltiples áreas de sensibilidad, usualmente alrededor de las articulaciones y los músculos, que han perdurado por más de seis meses y no tienen otra causa subyacente”, dijo Cindy Shaffer, M.D. [7], una doctora de Baptist Health Medical Group [8] con Baptist Health Primary Care [9]. “Eso es lo que hace esta enfermedad tan difícil. Los pacientes deben pasar por numerosos exámenes para primero descartar otras causas del dolor”, Y ella dice que no hay un sólo examen para precisar la fibromialgia.

Sin embrago, la Arthritis Foundation, utiliza varias medidas [10] para ayudar a los médicos a diagnosticar la fibromialgia. Estos incluyen un Índice de Dolor General (Widespread Pain Index, WPI), en el cual los pacientes obtienen un punto por cada área de dolor que coincida con las 19 áreas del cuerpo donde otros afligidos por la fibromialgia también reportan dolor, y una puntuación de Severidad de Síntomas (Symptom Severity, SS), basada en el rango que los pacientes dan a su fatiga, sueño, función cognitiva y otros síntomas tales como dolores de cabeza, mareos, hormigueo o entumecimiento en las manos y los pies, o problemas intestinales, en una escala del 0 al 3. Mientras más alta la puntuación, más probabilidad existe de que el paciente tenga fibromialgia.

Además de estos síntomas, la Dra. Shaffer también busca los trastornos emocionales y la depresión como síntomas de fibromialgia, aunque ella dice que la depresión puede resultar de la incertidumbre del dolor y de la inhabilidad del paciente de funcionar normalmente.

Ella dice que la mayoría de los pacientes de fibromialgia son mujeres entre las edades de 20 a 60 años, aunque los hombres y los niños también sufren de esta.

Tratamientos disponibles

La Dra. Shaffer recomienda que los pacientes de fibromialgia se ejerciten regularmente. Los ejercicios de estiramiento y flexibilidad como yoga y el movimiento estilo taichí, ofrecidos a través de los Programas de Ejercicio Comunitarios de Baptist Health [11] han demostrado que pueden mejorar el manejo del dolor para los pacientes con fibromialgia, dice ella. Para aquellos que puedan tolerarlo, los ejercicios aeróbicos también ayudan.

Sin embargo, pueden recetarse medicamentos para mejorar la calidad de vida para los pacientes con fibromialgia. La Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE.UU. (FDA) ha aprobado tres medicamentos [12] para el tratamiento de la fibromialgia. Estos funcionan al cambiar la manera en la cual los químicos del cerebro transmiten las señales de dolor. Estos incluyen los nombres de marca Lyrica – que originalmente era un medicamento para las convulsiones; Cymbalta – un antidepresivo; y Savella – parecido a un antidepresivo – y el único medicamento utilizado específicamente para el tratamiento de la fibromialgia.

La Dra. Shaffer dice que es importante no permitir que los dolores crónicos y severos afecten su vida. “Los pacientes deben entender y confiar en sus cuerpos cuando estos le comunican que algo no anda bien”, dijo ella. “No deje de buscar respuestas porque la fibromialgia puede llevar a una depresión severa. Visite a un especialista, tal como un reumatólogo o un especialista en dolores que entienda que la fibromialgia es una enfermedad de verdad y que pueda proporcionarle la ayuda que usted necesita”.