Explicamos las nuevas directrices para las pruebas de detección para el cáncer colorrectal

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de junio de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Las investigaciones claramente demuestran que se está diagnosticando cáncer colorrectal a edades más tempranas, una tendencia tan inquietante que la American Cancer Society (ACS) ha modificado sus directrices acerca de las pruebas de detección. Ahora la ACS dice que las personas deben comenzar a hacerse pruebas para el cáncer colorrectal a los 45 años, en vez de a los 50.

Esta tendencia de diagnosticar a adultos más jóvenes es sorprendente y aún resulta ser un tanto misteriosa. Las nuevas directrices fueron publicadas el 30 de mayo en la revista CA: A Cancer Journal for Clinicians, de la American Cancer Society. El enfoque de las pruebas de detección para el cáncer colorrectal – con la colonoscopia aun siendo la opción principal que recomiendan los médicos – es de encontrar los pólipos potencialmente peligrosos temprano, o de identificar los cambios cancerosos actuales. Durante una colonoscopía, los médicos pueden extirpar la mayoría de los pólipos rápidamente con mínimo dolor o sin dolor alguno.

“En las primeras etapas, no hay síntomas”, dice Hanif Williams M.D., doctor de medicina primaria con Baptist Health Primary Care y jefe del departamento de Medicina Familiar de Baptist Hospital. “Alrededor de un tercio de los cánceres del colon se encuentran durante la prueba de detección en pacientes sin síntomas. Así que lo importante es no esperar hasta que aparezcan los síntomas. Hágase la prueba. Estos son considerados ‘tumores silenciosos’. Crecen lentamente y no producen síntomas. Pero si se detectan temprano, usted puede curarse”.

La U.S. Preventive Services Task Force, el panel independiente de expertos nacionales en prevención y en medicina basada en la evidencia, no ha cambiado su recomendación de que los adultos con riesgo promedio comiencen a hacerse las pruebas de detección comenzando a los 50 años. Sin embargo, el grupo operativo sí recomienda pruebas de detección más tempranas para aquellas personas con un riesgo mayor que el promedio.

Cualquier persona que tenga preguntas acerca de si se deben someter a pruebas de detección para el cáncer colorrectal debe consultar con su médico de atención primaria.

Las directrices actualizadas de la ACS 

Las nuevas recomendaciones para las pruebas de detección son para personas con un riesgo promedio para el cáncer colorrectal. He aquí las directrices actualizadas de la ACS:

  • Las personas con un riesgo promedio para el cáncer colorrectal deben comenzar sus pruebas regulares de detección a la edad de 45 años.
  • Las personas en buen estado de salud con una expectativa de vida de más de 10 años deben continuar sus pruebas regulares de detección para el cáncer colorrectal hasta los 75 años.
  • Las personas entre las edades de 76 a 85 años deben tomar una decisión con su proveedor de atención de salud acerca de si deben o no someterse a las pruebas de detección, basada en sus preferencias personales, su expectativa de vida, su salud en general y sus antecedentes anteriores.
  • Las personas mayores de 85 años no deben hacerse más pruebas de detección para el cáncer colorrectal.

¿Y qué deben hacer los adultos con un riesgo mayor que el promedio?

Aquí es cuando las cosas se ponen más complicadas porque muchas personas puede que no se den cuenta que tienen un riesgo más alto para los cánceres colorrectales. Los tres factores principales que indican que una persona tiene más alto riesgo para desarrollar cáncer colorrectal son:

  • Un fuerte historial familiar de cáncer colorrectal o de ciertos tipos de pólipos;
  • Un historial personal de cáncer colorrectal o de ciertos tipos de pólipos;
  • Un historial personal de enfermedad inflamatoria del intestino (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).

“Tanto los hombres como las mujeres deben comenzar a hacerse pruebas de detección más temprano y más a menudo si tienen un historial familiar de cáncer colorrectal o de pólipos”, dijo Rosendo Collazo, D.O., internista de Baptist Health Primary Care. “Si usted tiene cualquiera de estos factores de riesgo, debe hablar con su médico de atención primaria acerca de comenzar las pruebas de detección a una edad más temprana y para enterarse de cuán a menudo deber someterse a las pruebas”.

¿Qué fue lo que causó el cambio en las directrices de detección?

El cáncer colorrectal está en el tercer puesto entre los tipos de cáncer diagnosticado con más frecuencia en los estadounidenses, según la ACS. El cáncer de colon será diagnosticado en más de 95,000 personas este año; y casi 40,000 personas serán diagnosticadas con cáncer del recto. Estos dos tipos de cáncer le tomarán la vida a más de 50,000 personas este año.

La tasa general de cáncer colorrectal se ha visto constantemente reducida en las pasadas dos décadas entre las personas de 55 años y mayores debido al aumento en las pruebas de detección que remueven los pólipos, así como también por los cambios en la exposición a los factores de riesgo. Sin embargo, se ha visto un aumento en la incidencia de cáncer colorrectal entre las personas menores de 50 años desde el 1994. Las tasas de muerte entre este grupo de personas más jóvenes también han comenzado a aumentar en años recientes, dice la ACS.

“Cuando comenzamos esta actualización de las directrices, estábamos inicialmente enfocados en si las pruebas de detección deberían comenzar más temprano entre los subgrupos raciales con incidencias más altas de cáncer colorrectal, lo cual recomiendan algunas organizaciones”, dijo Richard C. Wender, M.D., oficial principal de control de cáncer para la American Cancer Society. “Sin embargo, al comenzar a ver datos que señalan una tendencia persistente de incidencia de cáncer colorrectal entre los adultos más jóvenes, incluyendo investigaciones por la American Cancer Society que indican que esta tasa continuará aumentando con la edad, decidimos reevaluar la edad para iniciar las pruebas de detección para todos los adultos en los Estados Unidos”.

¿Cubrirá su seguro las pruebas de detección para el cáncer colorrectal antes de los 50?

Los planes de seguro de salud puede que aún no cubran las pruebas de detección para aquellas personas de la nueva edad recomendada. Esto podría resultar en gastos particulares para los asegurados.

Antes de programar una prueba de detección, es importante verificar su cobertura de seguro médico para cada prueba. Existen varias opciones de pruebas, y algunas pueden ser más costeables que otras, particularmente cuando se paga de su propio bolsillo. Consulte con su médico de atención primaria acerca de todas las opciones de detección y los gastos actuales.

Los factores de riesgo de estilo de vida

Los factores de riesgo de estilo de vida, incluyendo la epidemia persistente de obesidad en los Estados Unidos, son considerados contribuidores al aumento en la incidencia de cáncer colorrectal entre las personas más jóvenes.

Los factores de riesgo para el cáncer colorrectal que se pueden controlar incluyen el tabaquismo; el exceso de peso; la inactividad física; y el alto consumo de alcohol. Las elecciones dietéticas también desempeñan un papel importante: consumir demasiada carne procesada puede aumentar su riesgo. No consumir suficientes frutas y vegetales, fibra dietética y calcio también puede aumentar su riesgo.

“Antes de una prueba de detección, yo siempre converso con mis pacientes, asesorándolos acerca de los factores de riesgo para desarrollar cáncer colorrectal, especialmente de la importancia de controlar su peso, de no fumar y de seguir una dieta adecuada”, dice el Dr. Williams. “Siempre me gusta hablarles antes del procedimiento ya que muchas personas tienden a volver a los malos hábitos después de las pruebas si estas resultan normales”.

Etiquetas: , ,