Enseñe una lección a los gérmenes

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

19 de August de 2013


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Los niños regresaron a la escuela esta semana, justo unos días antes que comencemos la temporada del flu entre septiembre y mayo. El momento y contacto cercano entre los niños hacen que del ambiente escolar el más oportuno para la diseminación de gérmenes que portan virus y bacteria.

El escolar promedio en los EE.UU. sufre entre seis y 10 resfriados al año. Y las escuelas son el ambiente ideal para que estos gérmenes circulen – tanto en las superficies duras como a través del contacto con otros.

Los niños son susceptibles cuando se reúnen en clases, pasillos, cafeterías y durante actividades al aire libre en los terrenos del colegio.

Las infecciones que se tratan más corrientemente son de la variedad de las vías respiratorias superiores, incluyendo el catarro común, el estreptococo en la garganta, sinusitis e infecciones en los oídos. Y en casos más serios, los niños contraen influenza (el flu), tanto del tipo A como del B. El flu es muy contagioso, particularmente en ambientes cerrados como los salones de clases.

“La forma más efectiva de proteger a su hijo de estas enfermedades es lavándoles las manos con frecuencia – antes de comer, cada vez que van al baño y cuando entren después de haber estado jugando fuera”, dijo el Dr. Fernando Mendoza, director médico del Centro de Emergencia Infantil en  Baptist Children’s Hospital, y director médico auxiliar de servicios de emergencia en  West Kendall Baptist Hospital. “Como proveedores de atención médica, sabemos cuán importante es lavarse las manos antes y después de tratar a los pacientes”.

La forma más efectiva de lavarse las manos es aplicar jabón y agua y frotar las manos juntas. ¿Durante cuánto tiempo? Debe de ser al menos 20 segundos, o el tiempo que tome cantar “Cumpleaños Feliz” dos veces.

Las heridas abiertas y las vacunas contra el flu

También es importante mantener las heridas o lesiones abiertas vendadas o cubiertas de alguna forma – aun las rodillas rasguñadas – para evitar infecciones serias como MRSA, sigla que inglés significa “estafilococo áureo resistente a la meticilina”, explicó el Dr. Mendoza.

Los padres también necesitan asegurarse que las vacunas de sus hijos estén al día, incluyendo la vacuna contra el flu. El flu con frecuencia se ve entre los niños tratados en las salas de emergencia y los centros de urgencia. Debe estar atento de una fiebre alta, vómitos y diarrea.

Los resfriados o flu en los niños causan más visitas al pediatra y falta de asistencia a la escuela que ninguna otra enfermedad.

Mientras más pequeño el niño, más probabilidad tiene de contraer infecciones, ya que su sistema de inmunidad toma tiempo en establecerse. Un niño de kindergarten tiene como promedio unos 12 catarros al año.

Los piojos en el cabello son comunes. Se estima que uno de cada 10 escolares tendrá piojos en la cabeza en algún momento de su vida. Cualquiera que tenga contacto cercano con alguien que tenga piojos, o aun con su ropa y otros artículos personales que estén contaminados, corre riesgo de tener piojos en la cabeza.

Los niños de preescolar o escuela elemental (entre 3 y 10 años de edad) y sus familiares se contaminan con mayor frecuencia con los piojos de la cabeza.

Qué más pueden hacer los padres

Recomiende a sus hijos que no compartan cepillos de pelo, peines, adornos de cabeza, gorros y cualquier otro tipo de sombrero para evitar el piojo en la cabeza.

Los padres, maestros y otro personal de la escuela deben instruir a los niños sobre cómo utilizar la etiqueta apropiada cuando se trata de diseminar las enfermedades respiratorias. Por ejemplo, la nariz y boca deben estar cubiertas con un pañuelo desechable cuando tosemos o estornudamos y el pañuelo debe botarse en la basura inmediatamente después de usarlo.

Días de clase perdidos

Las enfermedades contagiosas son responsables de millones de días de clase perdidos durante el año desde kindergarten hasta el 12vo. grado para estudiantes de escuela pública en los EE.UU. De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades:

  • El 40% de los niños entre los 5 y 17 años faltaron 3 o más días al colegio durante el año pasado por enfermedad o lesiones.
  •  Cerca de 22 millones de días de clase se pierden cada año solamente por resfriados.
  •  38 millones de días de clase se pierden cada año debido al virus de la influenza
  • Lo que pueden hacer los colegios

    Las escuelas fomentan la transmisión de infecciones porque las personas están en contacto cercano y comparten los materiales y el equipo. De acuerdo con el CDC, los colegios pueden ser instrumentales manteniendo sus comunidades saludables si siguen estos pasos:

  • Recomiende a los escolares y personal enfermo que se quede en casa y busque atención médica para enfermedades serias.
  • Facilite la higiene de las manos teniendo suficientes materiales de jabón y papel toalla y enseñando buenas prácticas de higiene de las manos.
  • Vigile la limpieza y desinfección de los materiales y superficies en las clases.
  • Haga anuncios diarios sobre cómo prevenir las enfermedades infecciosas.
  • Adopte prácticas saludables, como el manejo de alimentos y use las precauciones estándares cuando maneje fluidos y excreciones del cuerpo.
  • Recomiende a los estudiantes y al personal que se pongan las vacunas anuales contra la influenza.
  • Tags: , ,


    There are no comments

    Your email address will not be published. Required fields are marked *