El vínculo entre el riesgo para los infartos cerebrales y las infecciones – incluyendo la COVID

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

10 de May de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

El impacto de la COVID-19 en el riesgo de una persona para los infartos cerebrales está siendo investigado intensamente. Sin embargo, mucho antes de la pandemia, estaba bien establecido que las infecciones virales y bacterianas pueden aumentar el riesgo de una persona para los infartos cerebrales, y en muchos casos sustancialmente.

Tener incluso infecciones comunes virales o bacterianas, tales como una infección del tracto urinario (UTI por sus siglas en inglés), puede ser un factor contribuyente para desencadenar un infarto cerebral. La literatura médica se refiere comúnmente a las enfermedades parecidas a la influenza (ILI) cuando se referencia el aumento en el riesgo para los infartos cerebrales, especialmente entre los adultos jóvenes quienes ya tienen problemas de salud subyacentes como presión alta, diabetes y enfermedad cardiaca.

“El aumento en el riesgo para los infartos cerebrales con la COVID-19 no es único a la COVID-19”, explica Felipe De Los Ríos, M.D., director médico del Programa Para Infartos Cerebrales de Miami Neuroscience Institute de Baptist Health. “Hemos visto esto anteriormente con muchas enfermedades distintas. Lo hemos visto con simplemente una enfermedad de orina, otras infecciones del conducto respiratorio o con la influenza o las enfermedades parecidas a la influenza”.

Los estudios realizados antes de la pandemia han indicado que incluso algunos adultos menores de 45 años pueden tener una probabilidad 9 veces más alta de sufrir un infarto cerebral con las enfermedades parecidas a la influenza. El Dr. De Los Ríos advierte que es difícil señalar la causa de un infarto cerebral en las personas más jóvenes con pocas comorbilidades o ninguna comorbilidad o con problemas de salud subyacentes.

“Parece más probable que exista una asociación mayor entre la COVID – como la hay con las enfermedades parecidas a la influenza, pero es difícil determinarlo porque hay que corregir muchos otros factores”, dice el Dr. De Los Ríos.

Las infecciones y otros factores de riesgo

Los infartos cerebrales pueden ser causados por un coágulo de sangre que obstruye el flujo de sangre al cerebro (llamado un infarto cerebral isquémico – el tipo más común) o por la ruptura de un vaso sanguíneo que prevenga el flujo de sangre al cerebro (llamado un infarto cerebral hemorrágico). Los infartos cerebrales son la causa de muerte número 5 y la causa principal de discapacidad en los Estados Unidos. Cuando ocurre un infarto cerebral, parte del cerebro no puede obtener la sangre (y el oxígeno) que necesita, y las células mueren. (El mes de mayo es el Mes de la Concientización de los Infartos Cerebrales).

Los factores de riesgo principales para los infartos cerebrales son bastante conocidos: presión alta, fumar cigarrillos, diabetes, altos niveles de colesterol, una dieta alta en grasa (particularmente la grasa saturada) y sal, y la obesidad. Sin embargo, un factor de riesgo que es menos entendido son las infecciones, las cuales han sido identificadas por los estudios como un factor de riesgo crónico y un desencadenante agudo para los infartos cerebrales.

Los estudios presentados en la Conferencia Internacional de Infartos Cerebrales de la American Stroke Association en el 2019 indican que tener una enfermedad parecida a la influenza aumentó las probabilidades de sufrir un infarto cerebral por casi un 40 por ciento en los 15 días siguientes. Varios estudios han llegado a conclusiones similares – mucho antes del comienzo de la pandemia. Un estudio separado del 2019 de más de 190,000 pacientes de infarto cerebral encontró que el riesgo de sufrir un infarto cerebral era más alto en las semanas siguiendo cualquier enfermedad que requiriera una visita a la sala de emergencia o una hospitalización. Las infecciones del tracto urinario (UTIs) demostraron el vínculo más fuerte con el riesgo para los infartos cerebrales.

Las infecciones ‘empujan al cuerpo fuera de equilibrio’

¿Por qué aumentan las infecciones el riesgo para una persona de sufrir un infarto cerebral? Hay muchos mecanismos propuestos de causa y efecto detrás de la conexión entre las infecciones y los infartos cerebrales, pero también hay mucha incertidumbre. Los investigadores sospechan que un mecanismo primario podría ser la inflamación excesiva causada por la infección.

Algunos estudios han encontrado que los pacientes con COVID-19 pueden desarrollar una coagulación de sangre anormal, mayormente como resultado de la inflamación excesiva. En respuesta a las infecciones, a veces el cuerpo produce una respuesta inmunológica hiperactiva la cual puede causar un aumento en la inflamación. Se sabe que el coronavirus afecta principalmente a los pulmones, pero también puede afectar a muchos otros órganos, incluyendo la sangre. Esto puede llevar a la formación de coágulos.

El Dr. De Los Ríos dice que entender el impacto de una infección en el cuerpo se trata del “equilibrio”. “Una infección puede empujar al cuerpo fuera de equilibrio, y ese es el punto principal”, dice él. “Mientras más desequilibrado esté usted, más alto el riesgo para los infartos cerebrales. Normalmente existe un equilibrio en el cuerpo entre la coagulación y el sangramiento, para que no experimentemos ninguno de los dos. Pero si su cuerpo está combatiendo una infección, la cual es nueva y puede ser severa, entonces su cuerpo reacciona a eso. Y en ese proceso de reacción puede haber daños colaterales. Y parte de ese daño colateral es la tendencia de formar coágulos de sangre”.

Tags: , , , ,