El Sweet Life Club: Enseñado a los pacientes a vivir con diabetes

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

9 de julio de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Ser diagnosticado con diabetes tipo 2 luego de un análisis de sangre de rutina puede cambiarle la vida a cualquiera. Esa es la historia de Ines Fuenmayor de 27 años, que recibió la noticia un día después de su chequeo anual.

“Me hicieron los análisis como todos los años”, recuerda Fuenmayor (que aparece en la foto de arriba). “Y cuando salieron los resultados, todos mis niveles estaban mal. Me dijeron que tenía diabetes, lo cual me puso muy nerviosa”.

Eso se convertiría en un cambio positivo en su vida, dice ella, con la ayuda de un programa de Baptist Health Primary Care llamado el Sweet Life Club. Colaborando con médicos de atención primaria o con un endocrinólogo, el equipo del programa Sweet Life consiste de un asesor de atención, un dietista registrado, un educador de diabetes registrado y un trabajador social – todos bajo la supervisión de un médico de atención primaria.

Sweet Life está diseñado para ayudar a manejar o a prevenir la diabetes, educar a los pacientes acerca de la nutrición y la actividad física, mejorar la composición del cuerpo, reducir o eliminar la dependencia en los medicamentos y monitorear eficazmente los niveles de azúcar en la sangre.

“Mi médico de atención primaria, la Dra. Feito (Patricia Feito-Fernandez, M.D.), me recomendó para el programa Sweet Life”, dijo Fuenmayor, quien hoy ha recobrado el control de su salud a través de un régimen para bajar de peso que incluye ejercicios regulares y una dieta más saludable. “Yo estaba muy interesada. Quería aprender más y saber cómo podía vivir con esta condición”.

Pascual De Santis, M.D., un endocrinólogo con Baptist Health Primary Care, también consultó a Fuenmayor acerca de cómo manejar su diabetes. Una lectura normal de azúcar en la sangre es de 100 o menos y un nivel de A1C es menos de 5.7 por ciento, dice el Dr. De Santis, quien recuerda el diagnóstico de Fuenmayor.

“Su nivel inicial de glucosa en ayunas era de más de 200”, dijo el Dr. De Santis. “Su nivel de hemoglobina A1C era de más de 9 por ciento. Entonces ella comenzó a tomar medicamento y fue ingresada en el programa Sweet Life. Yo la veía de vez en cuando, hice algunas recomendaciones en cuanto a su terapia médica y tuve una discusión honesta con ella acerca del manejo de su diabetes”.

La prueba de A1C refleja el promedio de glucosa de una persona (también conocido como el nivel de azúcar en la sangre) en un período de tres meses. La prueba específicamente mide cuál porcentaje de su hemoglobina – una proteína en los glóbulos rojos de la sangre que transporta oxígeno – está recubierto de azúcar. Un porcentaje más alto indica niveles más altos de glucosa y un riesgo más alto de tener complicaciones asociadas con la diabetes.

El Dr. De Santis no duda en declarar el caso de Fuenmayor como un éxito. “Ella respondió muy bien y de metió de lleno en el programa”, dijo él. “Ella hizo seguimiento con los dietistas y con el médico de atención primaria después de verme a mí. A medida que seguimos su progreso, podemos ver que su nivel de hemoglobina A1C bajó de más de 9 por ciento a alrededor de un 5.7 por ciento. Esa es una reducción bastante significativa. Además, ella también tuvo una pérdida significativa de peso. Bajó más de 17 libras en un par de meses”.

Fuenmayor dice que se siente mucho más en forma. Dice que ahora puede caminar distancias más largas sin sentirse cansada, un problema que tenía antes de bajar de peso y de sus modificaciones dietéticas.

“He cambiado mi manera de vivir por completo”, dice Fuenmayor. “Me he convertido en una persona activa. Camino mucho más que hace seis meses. Hago ejercicios. Me alimento muy saludablemente”.

Etiquetas: ,