- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

El sensor de actividad: Un equipo para mantenerse en forma

Probablemente usted los ha visto en el gimnasio, en la muñeca de alguna persona,  o en tiendas de artículos de deportes. Parecen relojes elegantes, pulseras deportivas o colgantes. Con la idea de que saber es poder, esos “sensores de actividad” monitorean la actividad física, desde los pasos que se dan y las escaleras que se suben hasta las calorías que se queman.

Algunos de ellos llevan la cuenta de los latidos del corazón, la presión sanguínea y los patrones de sueño, y son impermeables. La mayoría viene con aplicaciones que enlazan con los teléfonos inteligentes de modo que quien lo lleva puede ver en todo momento sus metas y su progreso.

“Desde un punto de vista general, siempre que usted pueda cuantificar algo como el ejercicio, es bueno”, dijo Manuel Torres, M.D., [1] médico de atención primaria de Baptist Health Medical Group. “Dicho sensor, debido a que rastrea la actividad del paciente según pasa el tiempo, puede proporcionar un refuerzo positivo así como también motivación”.

Estos rastreadores, que pueden costar entre unos $100 y hasta más de $200, utilizan tablas y gráficos llamativos para mostrar los datos. También dan ánimo con elementos tales como caritas sonrientes.

Algunos vibran o suenan una alarma para darle un “toquecito” al usuario cuando ha pasado demasiado tiempo inactivo. Los usuarios pueden compartir los datos con una comunidad en internet y pueden chatear con otros que han tenido los mismos hábitos de actividad física.

“Los sensores de actividad hacen que la gente piense en comer saludablemente y en hacer ejercicios. Para los que estén interesados en conocer los detalles de sus hábitos y les guste la tecnología, los sensores son una manera conveniente de ver la información”, dijo Alan Seifer, M.D. [2], médico de cuidados primarios de Baptist Health Medical Group.

Pero añade, no es obligatorio tenerlos para mantener la salud y el bienestar. “La fórmula es realmente simple. Siga el consejo de su madre: coma saludablemente y haga ejercicios con regularidad”.