- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

El sarampión puede borrar la memoria del sistema inmunológico, resultando en otras infecciones, según un estudio

El sarampión es uno de los virus más contagiosos del mundo, y además de los síntomas parecidos a la influenza y un sarpullido que comienza en el área de la cabeza, el sarampión puede causar complicaciones serias y hasta mortales, tales como neumonía y encefalitis (inflamación del cerebro).

Ahora, los investigadores han encontrado que el sarampión puede presentar otro peligro aún, particularmente entre los niños. Un nuevo estudio encontró que el virus del sarampión puede esencialmente apagar el sistema inmunológico del cuerpo, haciendo a las personas más susceptibles a otras enfermedades más adelante.

Esta condición, conocida como “amnesia inmunológica” aparenta borrar la memoria del sistema inmunológico del cuerpo, según un nuevo estudio publicado en inglés en la revista Science [1]. Los investigadores encontraron que el virus del sarampión puede destruir un promedio de 40 de los anticuerpos contra otros virus y bacterias, que los participantes del estudio adquirieron antes de ser afligidos por el sarampión. Esencialmente, eso significa que las personas que desarrollan sarampión son más susceptibles a otras enfermedades, incluyendo la neumonía, la influenza y las infecciones de la piel – y que esta supresión inmunológica puede durar por años.

Los investigadores “encontraron que la infección del sarampión puede reducir significativamente la memoria inmunológica adquirida antes de la infección, potencialmente dejando a las personas en riesgo de infecciones por causa de otros agentes patógenos”, afirmaron los autores del estudio. “Estos efectos adversos en el sistema inmunológico no fueron vistos entre los niños vacunados contra el sarampión”.

El estudio viene luego del brote más grande de sarampión en los Estados Unidos desde el 1994, con 1,250 casos reportados este año hasta el 3 de octubre. En el año 2017, el sarampión mató a 110,000 personas a nivel mundial e infectó a 6.7 millones. Alrededor de 1 de cada 5 personas no vacunadas en los EE.UU. que contraen sarampión tienen que ser hospitalizadas, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). La “amnesia inmunológica” es probablemente el por qué la mayoría de las muertes y las complicaciones son causadas por infecciones que las personas adquieren después de haber atravesado por el sarampión, dicen los investigadores.

Se reafirma la importancia de las vacunas
Los últimos hallazgos intensifican la importancia de vacunarse contra el virus del sarampión. Como parte de la inyección recomendada del MMR, la cual combina la protección inmunológica contra el sarampión, las paperas y la rubeola, la vacuna no causa efectos secundarios serios a pesar de la opinión de los movimientos anti vacunación a través de los Estados Unidos, y según los médicos y los oficiales de salud pública.

“Las vacunas son la mejor prevención”, afirmó Fernando Mendoza, M.D., director médico del Centro de Emergencia Infantil de Baptist Children’s Hospital y director médico auxiliar de Servicios de Emergencia Pediátrica en West Kendall Baptist Hospital. “Absolutamente, cien por ciento, esta es la mejor manera de prevenirlo. Los niños vacunados no desarrollan el sarampión. Existen montones y montones de datos que demuestran que estas vacunas son apropiadas y eficaces”.

El Dr. Mendoza dijo que los padres deben acudir a sus pediatras o médicos de atención primaria para proteger a sus hijos si es que no han sido vacunados.

“La mayoría de los virus en los niños siguen su curso y se mejoran por sí solos”, explica el Dr. Mendoza. “Pero es cuando vienen las complicaciones…cuando alrededor de uno de cada 20 niños con sarampión desarrollan neumonía, y uno a tres niños en 1,000 casos morirán por causa del sarampión”.

Estos nuevos hallazgos fueron basados en investigaciones encabezadas por Michael Mina, profesor de epidemiología de la T.H. Chan School of Public Health de Harvard. El Sr. Mina y sus colegas examinaron muestras de sangre de 77 niños que no habían sido vacunados en los Países Bajos, adquiridos tanto antes como después del brote de sarampión del año 2013.  El equipo encontró que después de haber tenido sarampión, los niños perdieron entre un 11 y un 73 por ciento de sus anticuerpos para combatir las infecciones. Un grupo de 33 niños que habían sido vacunados no perdieron los anticuerpos.

La naturaleza contagiosa del sarampión hace a las vacunas mucho más vitales, según los médicos y los oficiales de salud pública. El sarampión se riega de la misma manera que lo hacen los demás virus, a través de estornudar, toser o tocar. Además de las vacunas, el lavado adecuado de las manos es considerado la mejor protección contra cualquier virus.

“Cuando los padres le niegan una vacuna contra el sarampión a sus hijos, no solamente están poniéndolos en riesgo para el sarampión, también les están causando la pérdida de todas las defensas que han adquirido a través de los años antes del sarampión, y eso los pone en riesgo de contraer otras infecciones”, afirmó el Sr. Mina. “Hay que proteger a los niños por más tiempo”.