El nuevo Fishermen’s Community Hospital tiene un significado especial para los residentes

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

28 de June de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La apertura del nuevo Fishermen’s Community Hospital puede ser un gran hito para la comunidad, pero para muchos residentes es aún más que eso, es algo personal.

La nueva instalación de $43.7 millones abrió sus puertas a los pacientes el 7 de junio, casi cuatro años después de que el Huracán Irma dañara irreparablemente el edificio original de 60 años del hospital, cerrándolo permanentemente. Determinados a servir a la comunidad, Baptist Health resumió sus servicios médicos en el estacionamiento del edificio 16 días después que la tormenta de Categoría 4, primero en un hospital de campo que consistía de carpas y tráileres, y luego en una instalación modular temporánea que sirvió a la zona durante la pandemia.


La residente de Marathon Dolores Larson y su hija Robin Mearns, administradora de servicios cardiopulmonares en Fisherman’s Community Hospital.

A la edad de 93 años, la residente de muchos años de Marathon, Dolores Larson, se siente agradecida de que el hospital haya perseverado para que ella y sus vecinos no tengan que ir tan lejos para su atención de salud. Baptist Health, quien había comprado el hospital solo semanas antes de la tormenta, permaneció firme en su compromiso para con los residentes, señala ella.

“Han hecho un gran trabajo para asegurar que Fishermen’s siga siendo un activo para esta comunidad. De eso no cabe duda”, dice Larson. “Yo admiro la forma en que se han hecho cargo de esta comunidad. Incluso cuando estaban en carpas y en tráileres, todos siguieron adelante”.

Larson estuvo entre las personas que buscaron atención en el hospital de campo en los meses después del huracán. Mientras caminaba a su perro, Buddy, se tropezó y se cayó, golpeándose la cabeza. Fue llevada a Fishermen’s por ambulancia, experimentando un ritmo cardiaco irregular conocido como fibrilación auricular y también requería la atención de un neurólogo para su lesión en la cabeza. El plan era el de transferirla a Baptist Hospital en Miami para tratamiento, pero la Overseas Highway estaba cerrada en ese momento debido a un fuego masivo.

A medida que esperaban que reabriera la carretera, un miembro del personal de enfermería de Fishermen’s permaneció al lado de Larson, observándola cuidadosamente. “El profesional de enfermería que me asignaron no pudo haber sido más atento conmigo”, recuerda Larson. Aunque las condiciones en el hospital de campo eran difíciles para el personal, dice ella, “No pudieron haberme atendido mejor”.

El caso de Larson es una buena ilustración de cómo Fishermen’s Community Hospital ofrece acceso crítico a la atención de salud. Sin él, tomaría hasta una hora llegar al hospital más cercano en el caso de una emergencia y eso es en buenas circunstancias. El nuevo Fishermen’s Hospital incluye in helipuerto para transferir a los pacientes a la cuidad cuando sea necesario, pero eso no fue necesario en el caso de Larson. Cuando reabrió la carretera, ella fue transportada por ambulancia a Baptist Hospital. Sin embargo, se siente agradecida por la atención inmediata que pudo recibir en el hospital de campo. “La comunidad verdaderamente depende en Fishermen’s”, dice Larson.

Larson era fanática del hospital mucho antes de su caída. Ella fue voluntaria ahí durante 26 años, sirviendo en la junta auxiliar del hospital y trabajando en las oficinas administrativas y en la tienda de regalos. “He amado a Fishermen’s Hospital desde el 1991”, dice ella. “Los años que pasé allí fueron muy importantes en mi vida. Es bueno saber que todavía está presente y que lo están cuidando bien”.

Su hija, Robin Mearns, también tiene una larga historia en Fishermen’s. Mearns comenzó a trabajar como terapeuta respiratoria en el hospital en el 1980. Ella estaba de vacaciones, haciendo camping en Bahia Honda State Park en Big Pine Key, cuando vio un aviso en el periódico de que el hospital estaba contratando. Ella buscó entre su ropa de vacaciones hasta encontrar una falta y una blusa presentables para una entrevista y estuvo encantada de ser contratada.

A los 26 años, dejó atrás los fríos inviernos de Minnesota y se mudó a los Cayos de la Florida. Era como un paraíso. Ahora con 67 años, es la administradora de servicios cardiopulmonares del hospital. A través de los años, conoció al padre de sus hijos en el hospital, dio a luz a su hija ahí y buscó atención médica muchas veces para miembros de su familia, incluyendo a su hijo, su sobrino, su difunto padre y su abuela, además de su mamá.

“Para mí, esto no sólo ha sido una gran experiencia de empleo, ha sido parte de la vida de mi familia”, dice ella. “Ha estado en la fibra de mi vida, de quien soy. No creo que hay muchas personas en esta comunidad que no hayan sido tocadas por Fishermen’s”.

Mudarse al nuevo edificio ha sido profundamente significativo para todos los que trabajan ahí, según ella. Ella lo describe como “precioso y excepcional”, y espera con emoción la gran apertura ceremonial del edificio el 1ro de julio. La ceremonia de inauguración será transmitida en vivo en la página de Facebook de Fishermen’s Community Hospital.

“Esto es algo muy personal para mí. Fue muy emotivo ver desmantelar el viejo hospital, Luego el comienzo de la construcción del nuevo hospital también muy emocionante”, dice Mearns. “Hemos estado en una montaña rusa emocional por bastante tiempo. Pero de ahora en adelante todo estará muy positivo. Esto va a ser algo muy bueno para la comunidad”.

Tags: