El impacto neurológico de la COVID-19: Un estudio encuentra un vínculo con los infartos cerebrales y la inflamación cerebral

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

15 de July de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Aún hay mucho por conocer acerca del impacto del coronavirus en el sistema neurológico del cuerpo. Sin embargo, un nuevo estudio por los expertos de University College London encontraron que la enfermedad de COVID-19 está vinculada con los infartos cerebrales, el delirio, el daño a los nervios y a una inflamación cerebral potencialmente fatal para algunos pacientes.

En un reporte publicado este mes en la revista Brain, los investigadores identificaron una condición inflamatoria rara y en ocasiones fatal, conocida como ADAM, la cual parece estar presentándose más y más en pacientes de COVID-19. La encefalomielitis diseminada aguda (ADEM por sus siglas en inglés) es un tipo de inflamación rara que afecta el cerebro y la médula espinal, dañando las fibras neurales. Los síntomas causados por ADEM – que varían entre dolores de cabeza y nausea hasta problemas con la visión y convulsiones – pueden ser tratados y muchos pacientes de ADEM se recuperan.

El nuevo estudio es bastante inquietante debido a la variedad de problemas neurológicos que encontraron los investigadores, afirmó Guilherme Dabus, M.D., neurorradiólogo intervencionista en Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health South Florida.

“El descubrimiento más importante de este estudio es la demostración del amplio espectro de manifestaciones neurológicas que pueden presentar los pacientes de COVID-19”, dijo el Dr. Dabus. “El estudio nos dice que aún no tenemos un buen entendimiento de por qué algunos pacientes pueden desarrollar síndromes neurológicos y, entre los que sí desarrollan manifestaciones neurológicas, por qué hay tantos tipos distintos de manifestaciones”.

Los investigadores del estudio se enfocaron en 43 pacientes, entre las edades de 16 a 85 años, que fueron tratados en los hospitales de University College London para casos confirmados o presuntos de COVID-19. Estos experimentaron una variedad de síntomas desde abril hasta mayo. Ellos determinaron que 10 de los pacientes de coronavirus desarrollaron “disfunción cerebral temporánea” con delirio.

También encontraron 12 casos de inflamación cerebral, ocho casos de infarto cerebral y ocho casos con daño neural, primordialmente el síndrome de Guilláis-Barré (un trastorno raro en el cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca los nervios)”. Nueve de los 12 pacientes con inflamación cerebral también fueron diagnosticados con ADEM.

“Es importante que la comunidad médica esté consciente de los posibles síndromes neurológicos que pueden afectar a los pacientes de COVID-19, para que los médicos estén atentos a las señales y los síntomas”, dijo el Dr. Dabus. “Algunas de las manifestaciones neurológicas tales como infarto cerebral son urgentes y una sospecha y un diagnóstico temprano pueden representar la diferencia entre la vida y la muerte”.

He aquí más perspectiva del Dr. Dabus en cuanto al estudio y sus implicaciones:

¿Cuáles características tuvieron en común los pacientes estudiados, como edad, sexo, etnicidad y condiciones subyacentes? En otras palabras, ¿tienen algunas personas diagnosticadas con COVID más probabilidades de sufrir retos neurológicos?

Dr. Dabus: “No hubo características comunes específicas en la población estudiada: 24 eran hombres y 19 eran mujeres. Sus edades variaban entre 16 y 85 años, y aproximadamente la mitad eran blancos y la otra mitad fueron descritos como no-blancos. Entonces, se puede ver que todo el mundo está en riesgo para las manifestaciones neurológicas. Aunque considerando el alto número de personas infectadas con COVID-19, es aún una probabilidad pequeña en sus formas más serias”.

¿Cuáles son algunas de las limitaciones de este estudio?

Dr. Dabus: “Las limitaciones del estudio incluyen la naturaleza retrospectiva del análisis de los datos y el número relativamente pequeño de casos; también debe ser considerado el hecho de que entre los 43 pacientes estudiados, sólo 29 tenían un diagnóstico definitivo de COVID-19, mientras que 8 eran considerados probables y 6 posibles para el diagnóstico”.

¿En qué se deben enfocar los futuros estudios acerca del vínculo entre el coronavirus y los retos neurológicos?

Dr. Dabus: “Los estudios futuros se deben enfocar en entender los mecanismos de esta asociación, así como también identificar la población de pacientes que puedan estar en riesgo para cada manifestación neurológica en específico. Finalmente, con esa información podremos contrarrestar esos mecanismos en poblaciones específicas, previniendo que ocurran las manifestaciones neurológicas”.

¿Quiere agregar algo más en cuanto a la COVID-19?

“Como es una nueva enfermedad, mucha de la información es fluida y aún existe bastante incertidumbre. A medida que pase el tiempo, mejor será la información y los datos disponible. Y es entonces que los descubrimientos comienzan en realidad. Con mejor información y mejores datos, podemos formular mejores estrategias para combatir el virus y la infección – desde medidas realzadas y más eficaces a algoritmos de tratamiento más eficaces”.

Tags: , , ,