- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

El horario de invierno: Hábitos que pueden interrumpirle el sueño

El enfoque de ganar o perder una hora de sueño en el otoño o en la primavera tiende a eclipsar el asunto más importante de los trastornos crónicos del sueño, los cuales se han convertido en un creciente problema a medida que los dispositivos electrónicos nos mantienen despiertos hasta más tarde y otros malos hábitos persisten, según los expertos del sueño.

La hora de verano o “Daylight saving time” como se conoce en inglés terminó oficialmente el domingo a las 2 a.m. El horario de invierno o “fall back time” en inglés, significa que hemos ganado una hora extra de sueño. Este cambio anual de horario sirve principalmente como un recordatorio de los trastornos mayores para aquellos que sufren de algún tipo de trastorno del sueño. Los ciclos de sueño interrumpidos – o simplemente no dormir lo suficiente – pueden contribuir al sobrepeso y empeorar las condiciones crónicas tales como la enfermedad cardiaca, la diabetes y la depresión.

Cada paciente tiene un trastorno único del sueño que requiere una atención especializada. Sin embargo, existen algunos factores que contribuyen a los trastornos comunes del sueño debido a la falta de sueño, desde el insomnio a los disturbios ocasionales del sueño, según Timothy Grant, M.D., [1] director médico de Baptist Sleep Center at Sunset [2].

Las obligaciones y el estrés del trabajo y la familia durante los días de semana pueden llevar a la popular práctica de “dormir la mañana” durante los fines de semana, o dormir más de lo acostumbrado. Pero inclusive esa pausa en la rutina, la cual puede parecer beneficiosa, puede contribuir a los problemas crónicos del sueño, dice el Dr. Grant, quien es neurólogo y Becario de la American Academy of Sleep Medicine.

“Eso causa estragos en su reloj interno”, dice el Dr. Grant. “Aunque no podemos quedarnos dormidos a exactamente la misma hora todos los días, es mejor no hacer ningún cambio dramático de los días de semana al fin de semana”.

También hay otros factores algo sorprendentes – incluyendo el consumo de cafeína temprano en el día, las siestas al medio día y hacer ejercicios tarde – que pueden interrumpir los patrones de sueño y contribuir al insomnio o a los disturbios intermitentes del sueño, dice el Dr. Grant.

“Hay muchas cosas que contienen cafeína y la gente no lo sabe”, dice él. “Como las bebidas de energía que la gente consume durante el día. Y a medida que uno va entrando en año, a veces la cafeína puede tener un efecto en la persona hasta 10 horas más tarde. Así que usted puede tomarse una taza de café durante el almuerzo y esta puede mantenerle despierto esa noche. Todo depende del paciente.

Dormir una siesta por las tardes también puede causarle problemas. “Las siestas no necesariamente son malas, pero si usted sufre de insomnio, una siesta puede restablecerle el reloj interno y ocurre un fenómeno de un segundo aliento y usted se siente muy bien pero después no puede quedarse dormido por la noche”, explica el Dr. Grant.

Como todos saben, el ejercicio regular prolonga la vida y puede ayudar a tratar o a prevenir la enfermedad cardiaca, la diabetes y algunos tipos de cáncer. Pero el horario de las rutinas de ejercicio también debe ser cuidadosamente planeado.

“El ejercicio es fantástico a cualquier edad”, dice el Dr. Grant. “Sin embargo, no se debe hacer ejercicio demasiado cerca de la hora de acostarse a dormir porque el ejercicio le acelera el cuerpo y puede hacerle sentir como si no pudiera quedarse dormido. Hay que hacer ejercicios por lo menos varias horas o más antes de la hora que usted quiera quedarse dormido”.

Consejos saludables para dormir

Según la National Sleep Foundation [3] (NSF), tomar los siguientes pasos puede llevarle a dormir mejor por las noches y también puede mejorar su salud en general”