El Gran Día de No Fumar 2018: El hábito de fumar se ha reducido, pero aún perdura

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

15 de noviembre de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

A pesar de una avalancha de estudios clínicos en las pasadas décadas que confirman los peligros a la salud por causa del tabaco, casi 38 millones de estadounidenses aún fuman cigarrillos y el tabaquismo sigue siendo la mayor causa prevenible de muerte, mayormente por cáncer, en el mundo.

Mientras que la tasa de fumar cigarrillos en los Estados Unidos se ha reducido significativamente, desde un 42 por ciento en el 1965 a un 14 por ciento en el 2017, los adelantos no han sido consistentes a través de los distintos estados. Además, los cigarrillos electrónicos se han convertido en algo muy popular entre los jóvenes. Hoy en día, los cigarrillos electrónicos son el producto de tabaco más usado entre los estudiantes de escuela superior y de escuela intermedia, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

Hoy se celebra el Gran Día de No Fumar 2018, un evento anual patrocinado por la American Cancer Society (ACS). Éste se celebra el tercer jueves de noviembre con eventos comunitarios a través del país que alientan a los estadounidenses a que dejen el uso del tabaco.

Además la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) anunció que pondrá restricciones en la venta de la mayoría de los cigarrillos electrónicos de sabores a las tiendas al detal que tengan áreas de entrada con restricciones por edad o áreas interiores que no sean accesibles a personas menores de 18 años. La agencia también dijo que tratará de efectuar prohibiciones en las ventas de cigarrillos mentolados o cigarrillos de sabores a medida que trata de reducir lo que el Comisionado de la FDA, Scott Gottlieb describe como un aumento “sorprendente” en el uso de los cigarrillos electrónicos por los adolescentes, que está dando marcha atrás a todos los años de progreso en la lucha contra la adicción al tabaco entre los jóvenes.

480,000 muertes cada año

El hábito de fumar causa más de 480,000 muertes cada año, o alrededor de 1 de cada 5 muertes. Y más de 16 millones de estadounidenses viven con una enfermedad relacionada con el hábito de fumar.

“Cuando se habla de una reducción en el hábito de fumar a través del país, se trata de algo que no es uniforme a lo largo de los Estados Unidos”, afirmó  Miguel Villalona-Calero, M.D., director auxiliar y jefe científico principal de Miami Cancer Institute. “En algunas áreas, definitivamente se está reduciendo, como el California. Sin embargo, en otros estados no se ha visto una verdadera reducción. También en la Florida, donde viven muchos inmigrantes, la cultura de “nunca fumar” no está tan presente”.

A lo largo de las comunidades multiétnicas y las áreas de bajos ingresos, el hábito de fumar es más prevalente. Algunos factores para las tasas más altas de tabaquismo incluyen los antecedentes culturales del hábito – a pesar del ruido persistente de la comunidad médica acerca de sus peligros para la salud.

“Y he visto esto particularmente aquí en el Sur de la Florida con la prevalencia de los cigarros o puros”, dice el Dr. Villalona. “Aquí los puros son como un símbolo de alto estatus e inclusive un fenómeno cultural. Fumar puros, al igual que fumar cigarrillos, le pone al alto riesgo para el cáncer de pulmón”.

 

El impacto de los cigarrillos electrónicos

Y ahora los jóvenes han gravitado hacia los cigarrillos electrónicos, señala el Dr. Villalona. Sin embargo, a pesar de las afirmaciones por parte de los fabricantes de los cigarrillos electrónicos que dicen que estos pueden ayudar a los fumadores de cigarrillos a dejar el hábito, “estos dispositivos no reducen la tasa de tabaquismo”, dice él.

De hecho, los adolescentes que usan los dispositivos JUUL u otros cigarrillos electrónicos populares fuman tanto como los jóvenes fumadores que nunca han usado estos dispositivos, según un estudio publicado en la edición del 5 de noviembre de la revista Pediatrics. Los investigadores tomaron una encuesta de más de 6,258 estudiantes de escuela secundaria por parte de tres estudios acerca de su uso de cigarrillos y de dispositivos electrónicos para fumar. Los participantes fueron encuestados nuevamente un año después. Los investigadores encontraron que un 7 por ciento de los jóvenes que nunca habían fumado comenzaron a fumar y un 21 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos comenzaron a fumar cigarrillos regulares.

“Los hallazgos encuentran que los cigarrillos electrónicos no tienen efecto alguno para impactar la cifra de tabaquismo combustible entre los jóvenes”, dijo Jessica Barrington-Trimis, profesora auxiliar de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Keck de USC, y autora principal del estudio. “De lo contrario, estos aumentan la probabilidad de que los adolescentes que los usan comiencen a fumar cigarrillos regulares”.

Han pasado 54 años desde el informe histórico por el Cirujano General de los Estados Unidos en el 1964 que esencialmente lanzó la campaña para dejar de fumar – una campaña que puede haber salvado más de 8 millones de vidas a través de décadas, según algunos estudios. Sin embargo, aún hay mucho por lograr en cuando a convencer a los jóvenes y a los adultos de que el tabaco puede causar la muerte prematura, más a menudo como resultado del cáncer de pulmón, la enfermedad cardiaca o la diabetes. El hábito de fumar se puede manifestar en eventos singulares que pueden cambiar la vida, tales como los ataques cardiacos y los infartos cerebrales.

Los beneficios de dejar de fumar

Los estudios han demostrado que algunos grupos de estadounidenses sufren desproporcionadamente de cánceres relacionados con el tabaco además de otras enfermedades, incluyendo las personas menos educadas que viven por debajo del nivel de la pobreza, o aquellos que sufren de serios problemas psicológicos, así como también ciertos grupos raciales y étnicos.

Los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos y aumentan con el tiempo. Nunca es demasiado tarde para dejar el uso del tabaco, según la ACS y los CDC. Mientras más pronto usted deje de fumar, más podrá reducir sus probabilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades.

¿Cómo se recupera el cuerpo de un fumador con el tiempo después de dejar el tabaco? La American Cancer Society dice que después de:

20 minutos:
Su ritmo cardiaco y su presión sanguínea comienzan a bajar.

12 horas:
El nivel de monóxido de carbono en su sangre vuelve a lo normal.

2 semanas a 3 meses:

Su circulación mejora, mientras que aumenta la función de sus pulmones.

 

1 a 9 meses:
Se reduce la tos y la falta de aire. Sus pulmones comienzan a recobrar su funcionalidad normal, aumentando su capacidad para combatir las infecciones.

1 año:
El exceso de riesgo para la enfermedad de las arterias coronarias es la mitad del riesgo de alguien que sigue fumando.

5 años:
El riesgo de cáncer de la boca, la garganta, el esófago y la vejiga se reducen por la mitad. El riesgo de cáncer del cuello del útero se reduce al mismo del riesgo de alguien que no fuma. El riesgo para los infartos cerebrales puede reducirse al de una persona que ni fuma, después de 2 a 5 años.

10 años:
El riesgo de morir por cáncer de pulmón es alrededor de la mitad del riesgo de una persona que aún fuma. El riesgo de cáncer de la laringe y el páncreas también se reduce.

15 años:
El riesgo para la enfermedad de las arterias coronarias es el mismo que el riesgo de una persona que nunca ha fumado.

Etiquetas: , ,