El estudio Miami Heart avanza la cardiología preventiva al detectar placas coronarias en casi la mitad de los participantes asintomáticos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

1 de June de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

El primer informe detallado del histórico estudio Miami Heart, o MiHeart, que fue lanzado en el 2015 por los equipos de Miami Cardiac & Vascular Institute, que forma parte de Baptist Health, descubrió “una prevalencia sustancial de placa coronaria en individuos asintomáticos”.

En específico, el 49 por ciento de los participantes tenía placa coronaria, y el 6 por ciento presentaba estenosis (estrechamiento de las arterias) mayor del 50 por ciento, el factor de riesgo más serio de sufrir un ataque cardíaco o un infarto cerebral si no se trata. 


Jonathan Fialkow, M.D. subdirector médico y jefe de cardiología de Miami Cardiac & Vascular Institute.

“En última instancia, queremos prevenir una causa de muerte evitable, y las causas de muerte evitables más comunes son los ataques cardíacos y los infartos cerebrales “, afirmó Jonathan Fialkow, M.D. subdirector médico y jefe de cardiología de Miami Cardiac & Vascular Institute y autor principal de MiHeart, que dirige los equipos del Instituto que realizan el seguimiento de los participantes en el estudio. “Anteriormente, estratificábamos quién podía sufrir un ataque cardíaco o un infarto cerebral con puntuaciones de riesgo, que medían factores de riesgo como la hipertensión (presión alta), la diabetes, el tabaquismo y el colesterol alto. Y esas puntuaciones de riesgo no eran realmente tan predictivas a nivel individual. De hecho, entre el 15 y el 20 por ciento de las personas que han sufrido un ataque cardíaco no tenían factores de riesgo principales identificables”.

Antes de que el Instituto pusiera en marcha el estudio MiHeart, “se desconocía la carga de la placa coronaria total, los subtipos de placa y las características de la placa de alto riesgo en los individuos asintomáticos”, según afirman los autores del estudio en un artículo recién publicado por la revista Cardiovascular Imaging: A Journal of the American College of Cardiology.


Ricardo Cury, M.D., director médico de imagen cardiaca del Miami Cardiac & Vascular Institute y de Baptist Hospital.

“El Estudio MiHeart es el primer estudio con sede en EE.UU. que utiliza la angiografía coronaria por tomografía computarizada (CT) para detectar la aterosclerosis silenciosa en casi la mitad de los participantes, que tienen entre 40 y 65 años, y que probablemente no se les había detectado previamente”, explica Ricardo Cury, M.D., director médico de imagen cardiaca del Instituto y de Baptist Hospital, que dirige el equipo de imagen del Estudio Miami Heart. “Se trata de una información muy importante y abre un nuevo cambio de paradigma: de la estratificación del riesgo a la detección precoz de la enfermedad, de la prevención primaria a la secundaria y de la salud de la población a la medicina de precisión, adaptando los tratamientos adecuados a los pacientes adecuados basado en la presencia real, la ausencia y la severidad de la enfermedad coronaria. Sabemos que las enfermedades cardíacas siguen siendo la primera causa de muerte en Estados Unidos, con más de 600,000 pacientes que mueren cada año. Por lo tanto, las estrategias de prevención actuales no están siendo suficientemente eficaces”.

Estos hallazgos del estudio están siendo seguidos de cerca por profesionales médicos de EE.UU. y de todo el mundo debido a la singularidad y la diversidad de la población estudiada: más de 2,500 voluntarios asintomáticos del Sur de Florida, con edades entre los 40 y los 65 años al inicio de MiHeart.

Khurram Nasir, M.D., jefe de la División de Prevención y Bienestar Cardiovascular de Houston Methodist Hospital, es el investigador principal de MiHeart. El Dr. Nasir formaba parte de Miami Cardiac & Vascular Institute cuando se lanzó el estudio en el 2015.

“Como comunidad y como sistema de salud, todos ustedes deben estar muy orgullosos de este logro porque no hay ningún otro estudio como este”, dijo el Dr. Nasir. “En lugar de esperar a los demás o de ser guiados, Baptist Health decidió liderar”.

El estudio también es innovador en otros frentes, como el hecho de que se haya centrado en un grupo tan amplio de personas que no padecían enfermedades cardiovasculares establecidas ni presentaban síntomas cuando fueron reclutadas, y el uso de la angiografía coronaria por tomografía computarizada (CCTA) para las pruebas de referencia. Una CCTA combina una tomografía computarizada y un sofisticado análisis por computadora para proporcionar imágenes detalladas en 3D de los vasos sanguíneos y los tejidos. 

Las pruebas de referencia también incluyen una puntuación de calcio en las arterias coronarias (CAC), un examen que toma imágenes transversales de los vasos que suministran sangre al músculo cardíaco (arterias coronarias) para buscar la acumulación de placa calcificada. Una puntuación CAC de 100 a 300 representa depósitos de placa moderados, pero una puntuación superior a 300 se asocia a un riesgo relativamente alto de enfermedad cardíaca.

“La puntuación de calcio se desarrolló y se validó después del uso de las puntuaciones de riesgo anteriores y proporciona el siguiente paso para pasar de lo que decimos que son datos poblacionales, a un predictor de eventos cardiovasculares más preciso en un individuo”, explica el Dr. Fialkow. “Ahora queremos descifrar cuál puede ser el valor real de la CTA y qué componentes de la placa pueden tener un mayor valor de estratificación del riesgo. Creemos que esto va a ser sumamente importante como próxima herramienta de estratificación de riesgo de precisión para el individuo”.

El objetivo de todas las pruebas es determinar la cantidad de placa y la composición precisa de placa que se desarrolla en las arterias de este grupo de adultos de mediana edad (edad media de 53 años al inicio) que son asintomáticos. El objetivo final: entender cómo intervenir con mayor eficacia en las primeras fases de la enfermedad coronaria y ayudar a prevenir los ataques cardíacos y el desarrollo completo de la enfermedad cardíaca.

“Yo les digo a mis pacientes que una puntuación de calcio de cero no significa que sus arterias sean normales”, dijo el Dr. Fialkow. “Se puede tener una placa blanda o una placa inflamatoria que aún no está calcificada. Pero puedo decirle que si aún no tiene calcio, su riesgo de sufrir un ataque al corazón es relativamente bajo en un periodo de varios años. Nuestro “santo grial” no es cómo identificar quién puede desarrollar una enfermedad coronaria (aunque esto es sumamente importante), sino quién tiene una enfermedad coronaria que puede provocar un ataque cardíaco no mortal, un infarto cerebral no mortal o la muerte por ataque cardíaco o infarto cerebral. Los datos del estudio MiHeart y la correlación de los resultados de CTA con otros marcadores medidos y los resultados de los pacientes ayudarán a impulsar este conocimiento.

Otra característica destacada de MiHeart: El estudio incluye una proporción significativa de hispanos (47%) y el 49% de todos los participantes son mujeres. Tanto los hispanos como las mujeres suelen estar poco representados en los estudios cardiovasculares.

He aquí los aspectos destacados de los resultados del estudio MiHeart:

  • En general, el 58 por ciento de los participantes tenía una puntuación de CAC de 0; el 28 por ciento tenía un CAC entre 0 y 100; y el 13 por ciento tenía un CAC mayor de 100.
  • Un total del 49% de los participantes tenía placa en el CCTA, incluyendo el 16% entre los que tenían una CAC de 0.
  • En general, el 6 por ciento de los participantes tenía una estenosis coronaria mayor del 50 por ciento, el 1.8 por ciento tenía una estenosis mayor del 70 por ciento (el 3.7 por ciento entre los que tenían placa) y el 7 por ciento tenía al menos una placa coronaria con más de una característica de alto riesgo (el 13.8 por ciento entre los que tenían placa).
  • Sólo el 0.8 por ciento de los participantes con CAC de 0 tenía una estenosis mayor del 50 por ciento; el 0,1 por ciento tenía una estenosis superior al 70 por ciento, y el 2,3 por ciento tenía una placa con características de alto riesgo.
  • Sólo el 0.8 por ciento de los participantes con CAC de 0 tenía una estenosis mayor del 50 por ciento; el 0.1 por ciento tenía una estenosis mayor del 70 por ciento, y el 2.3 por ciento tenía una placa con características de alto riesgo.

“El impacto del estudio probablemente conducirá a un cambio de paradigma de la salud de la población a una medicina de mayor precisión, porque sabemos exactamente lo que está sucediendo con el individuo”, dijo el Dr. Cury. “Con la actualización de la puntuación del CAC a la CCTA, se tiene una evaluación completa de la placa coronaria, no sólo con la detección de la placa calcificada, sino también de la placa no calcificada, que son las placas con mayor riesgo de rotura, y la capacidad de detectar obstrucciones/estenosis coronarias. Queda por ver con el seguimiento longitudinal, pero esta información adicional puede estratificar mejor a los pacientes de mayor riesgo, en particular a los pacientes asintomáticos con diabetes, tabaquismo u obesidad, y adaptar el tratamiento médico adecuado basado en los resultados de las imágenes.”

Tags: ,