El ‘equipo de shock cardiogénico’ ofrece evaluación y tratamiento urgente para la seria condición cardiaca

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

12 de June de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

El equipo de shock cardiogénico de Miami Cardiac & Vascular Institute y Baptist Hospital está listo para asistir las 24 horas del día con la evaluación y el manejo inmediatos del “shock cardiogénico” – una condición potencialmente mortal en la cual el corazón no tiene la capacidad para bombear sangre suficiente a través del cuerpo.

El shock cardiogénico ocurre más a menudo luego de un ataque cardiaco, pero también puede ocurrir después de una cirugía cardiaca o debido a una enfermedad aguda como la miocardiopatía, la cual es un debilitamiento del músculo cardiaco. Los pacientes con esta condición deben ser tratados de inmediato para restablecer la perfusión, lo cual se refiere al flujo adecuado de sangre a todos los órganos del cuerpo, y para prevenir más deterioro, para que el corazón pueda recuperarse.

Actualmente no existen pruebas de evaluación de rutina para el shock cardiogénico. Las pruebas usualmente se realizan después que un paciente es admitido al hospital para un posible ataque cardiaco o por síntomas de shock cardiogénico. Si el corazón no está bombeado lo suficientemente fuerte, entonces el diagnóstico probablemente será shock cardiogénico.

“El primer paso es obtener el historial de salud del paciente y hacerle un examen físico – luego el paciente se somete a una evaluación por electrocardiograma”, explica Sandra Chaparro, M.D., cardióloga y directora del Programa de Insuficiencia Cardiaca Avanzada de Miami Cardiac & Vascular Institute. “Las pruebas de sangre ayudan a evaluar la severidad del shock cardiogénico”.

Si los pacientes necesitan apoyo de emergencia, como en el caso de un ataque cardiaco, son tratados inicialmente en el Departamento de Emergencia, añade la Dra. Chaparro. En el caso del shock cardiogénico, el paciente será transferido al laboratorio de cateterismo cardiaco para abrirle los vasos sanguíneos en caso de un infarto agudo del miocardio (un ataque cardiaco) y para implantarle un dispositivo mecánico de apoyo temporáneo si fuera necesario”, dice la Dra. Chaparro.

La Dra. Chaparro encabeza el equipo de shock cardiogénico, asistida por Joseph McGinn, M.D., jefe de cirugía cardiaca en Miami Cardiac & Vascular Institute; Marcus St. John, M.D., director médico del laboratorio de cateterismo cardiaco de Baptist Hospital; y Ramón Lloret, M.D., director médico de cardiología clínica.

“La idea es que, con una sola llamada telefónica, un grupo de alrededor de cuatro especialistas (el equipo de shock) pueden colaborar juntos para discutir la atención de un paciente en shock cardiogénico”, dice el Dr. St. John.

Creando el ‘equipo de shock’

El Dr. St. John recuenta cómo surgió la idea de formar este equipo. En el 2018, un comité de médicos y administradores de Miami Cardiac & Vascular Institute, afiliados con Baptist Hospital y South Miami Hospital, desarrollaron un algoritmo para tratar de estandarizar y optimizar el manejo de un paciente que haya sufrido un ataque cardiaco complicado con shock cardiogénico, explica él.

“Este año, la Dra. Sandra Chaparro, quien es especialista en insuficiencia cardiaca avanzada y la nueva adición al grupo de cardiología, reconoció una oportunidad para mejorar aún más el proceso y la utilización del algoritmo al tener un equipo de shock”, dijo el Dr. St. John. “Con su aportación, y con la aportación del Dr. McGinn y de muchos de los cardiólogos intervencionistas, se comenzó el proceso de formar el equipo de shock”.

El tratamiento para el shock cardiogénico puede incluir medicamentos, procedimientos cardiacos y dispositivos médicos para apoyar o reestablecer el ritmo cardiaco en el cuerpo y para prevenir el daño a los órganos. Debido a que esta es una seria condición médica que afecta a múltiples órganos, un equipo de especialistas médicos usualmente ofrece la atención.

La causa más común es un ataque cardiaco ya que puede causar daños a la estructura del corazón de distintas maneras. Menos a menudo, un problema en otra parte del cuerpo bloquea el flujo de sangre hacia o desde el corazón y causa el shock cardiogénico.

Usted puede reducir su riesgo para el shock cardiogénico adoptando cambios saludables a su estilo de vida, incluyendo una dieta adecuada y ejercicios regulares, para ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca, o los factores de riesgo subyacentes tales como la presión alta, el alto colesterol o la diabetes. Si usted ya tiene enfermedad cardiaca u otra condición del corazón, siga las indicaciones de su médico acerca del cuidado de su salud, hágase chequeos regulares y tome los medicamentos recetados para tratar la presión alta y otras condiciones.

Señales y síntomas de shock cardiogénico

Las señales más comunes de shock cardiogénico son: la presión baja, la cual puede hacerle sentir mareado, confundido o con nausea; y un pulso débil o irregular. La Dra. Chaparro añade que “algunas veces los síntomas pueden ser poco específicos y vagos como debilidad, fatiga, nausea, vómitos o dolor abdominal”.

Otras señales y síntomas de shock cardiogénico pueden incluir:

  • Problemas respiratorios incluyendo respiración rápida y falta de aire severa
  • Abultamiento de las venas grandes en el cuello
  • Piel húmeda
  • Manos y pies fríos
  • Pérdida del conocimiento
  • Inflamación de los pies
  • Orinar mucho más de lo normal o no orinar del todo
  • Cualquiera de estos síntomas por sí solo probablemente no sea una señal de shock cardiogénico.

Tags: