El endurecimiento de las arterias: La arterioesclerosis se puede desarrollar rápidamente en los adultos jóvenes

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

9 de June de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La arterioesclerosis – mejor conocida como el ‘endurecimiento de las arterias’ – es una enfermedad lenta y progresiva que puede comenzar durante la niñez. En algunas personas, puede comenzar a desarrollarse más rápidamente en los 30 y los 40 años, estrechando los vasos sanguíneos que llevan sangre oxigenada desde el corazón hacia otras partes del cuerpo.

Y en algunas personas, la arterioesclerosis no se convierte en algo peligroso hasta que llegan a los 50 o los 60 años – especialmente si se deja sin tratamiento.

Alrededor de 650,000 personas mueren de enfermedad cardiaca en los Estados Unidos cada año – eso representa 1 de cada 4 muertes, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). La arterioesclerosis – un contribuyente principal para la enfermedad cardiaca – a menudo no presenta síntomas hasta que la placa se quiebra, o hasta que la acumulación de placa es lo suficientemente severa como para bloquear el flujo de sangre.

La arterioesclerosis se refiere a la acumulación de placa de colesterol en las paredes de las arterias lo cual causa una obstrucción en el flujo sanguíneo. Y la arterioesclerosis es una causa común de los ataques cardiacos, los infartos cerebrales y la enfermedad vascular periférica – todas condiciones o eventos que caen bajo la categoría de la enfermedad cardiaca.

Además de la hipertensión (presión alta), la diabetes y el alto colesterol, los factores de riesgo para la enfermedad cardiaca incluyen el tabaquismo, los antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, la edad, la falta de ejercicio y el sobrepeso.

La mitad de los ataques cardiacos son ‘silenciosos’

Un estimado de la mitad de los ataques cardiacos tienen síntomas que pueden ser confundidos con otros trastornos menos serios, aumentando el riesgo de muerte para una persona. A estos se les refiere más comúnmente como “ataques cardiacos silenciosos” porque no tienen las señales tradicionales de un evento cardiaco, tales como dolor extremo o presión en el pecho; dolor punzante en el brazo, cuello o mandíbula – o incluso falta de aire.

La mejor manera de evitar los eventos cardiacos y tratar la enfermedad cardiaca es hacerse chequeos regulares con su médico de atención primaria para determinar si usted tiene factores de riesgo para la enfermedad cardiaca incluyendo presión alta, diabetes y alto colesterol, dice Dean Heller, M.D., cardiólogo con Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Es importante mantenerse al día con esas lecturas que determinan su riesgo para la enfermedad de las arterias coronarias”, dice el Dr. Heller. “Si usted sabe que tiene un riesgo elevado, tendrá menos probabilidades de ignorar las señales menos obvias de un ataque cardiaco”.

Un electrocardiograma (EKG) o ecocardiograma pueden determinar si existe algún daño al músculo cardiaco. Otro método es un análisis de sangre para detectar la huella molecular de la troponina T, una proteína que liberan las células cardiacas lesionadas. La prueba de la troponina T es utilizada en los departamentos de emergencia para pacientes que se quejan de síntomas de un ataque cardiaco.

La cuantificación de calcio coronario le permite a los médicos determinar sus probabilidades de sufrir un ataque cardiaco en los próximos cinco a 10 años. Esta involucra un escán no invasivo por tomografía computarizada (CT) que mide cualquier acumulación de calcio en las paredes de los vasos sanguíneos del corazón.

Curtis Hamburg, M.D., cardiólogo y director de ecocardiografía de Miami Cardiac & Vascular Institute, explica que el calcio a menudo está presente cuando la placa que bloquea las arterias comienza a formarse.

“Históricamente, para determinar el riesgo de una persona, confiábamos en un modelo de riesgo vascular de 10 años que factora la presión sanguínea y los números del colesterol que está basado en el porcentaje de una población con números similares que experimentaría un evento cardiaco”, dijo el Dr. Hamburg. “Si el riesgo calculado fuera alto, lo más probable es que implementaríamos cambios de estilo de vida y recetaríamos medicamentos para reducir el colesterol”.

Usted es un candidato para una cuantificación de calcio coronario si está entre las edades de 40 a 65 años y tiene cualquiera de los siguientes factores de riesgo: tabaquismo; antecedentes familiares de enfermedad cardiaca; obesidad; alto colesterol; presión alta; y diabetes.

Los síntomas de un ataque cardiaco
Los síntomas comunes de un ataque cardiaco incluyen:

  • Dolor o presión en el pecho o una sensación extraña en el pecho
  • Sudores
  • Falta de aire
  • Nausea o vómitos
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula o la parte superior del abdomen o en uno o en ambos hombros o brazos
  • Mareos o una debilidad repentina
  • Ritmo cardiaco rápido o irregular

Las mujeres también pueden experimentar los siguientes síntomas y también deben buscar ayuda médica de inmediato:

  • Dolor en el brazo (especialmente en el brazo izquierdo), la espalda, el cuello, el abdomen o las escápulas
  • Dolor en la mandíbula
  • Nausea y vómitos
  • Una fatiga o cansancio abrumante e inusual, a veces acompañado por falta de aire
  • Mareos o sudores

Tags: ,