El dolor de rodilla en los adultos: Causas y tratamientos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

12 de October de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Alrededor del 30 por ciento de los adultos experimentan dolor crónico de rodilla, dice Charles Lawrie, M.D., cirujano ortopédico certificado y entrenado por beca de Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute. Es la segunda causa más común de dolor crónico, detrás del dolor de la espalda baja. El Dr. Lawrie, que se especializa en la cirugía de reemplazo de cadera y rodilla en adultos, habló de las causas y el tratamiento del dolor crónico de rodilla en los adultos durante un reciente seminario virtual de salud comunitaria.

La rodilla no es simplemente una articulación de bisagra; es una de las articulaciones más grandes y complejas del cuerpo, dice el Dr. Lawrie. “Cuando caminamos, el impacto sobre nuestras rodillas es 1.5 veces nuestro peso corporal. Cuando subimos las escaleras o corremos, el impacto puede ser tres veces nuestro peso corporal, por lo que mantener un peso saludable es importante para la salud de la articulación de la rodilla”, explicó él.

Debido a que las actividades cambian a medida que envejecemos, la causa del dolor de rodilla evoluciona con el tiempo. Las personas más jóvenes suelen sufrir lesiones por uso excesivo y lesiones deportivas, mientras que los adultos mayores suelen experimentar un desgaste que puede dar lugar a condiciones como la artritis.

Las condiciones más comunes que causan dolor de rodilla en los adultos son:

  • Bursitis
  • Tendinitis
  • Desgarramiento del menisco
  • Artritis inflamatoria
  • Osteoartritis

Bursitis

La bursitis de rodilla es una inflamación de las bursas, que son pequeños sacos llenos de líquido que reducen la fricción entre los huesos y los tendones, los músculos y la piel cerca de la articulación.  La bursitis suele mejorar con el tiempo, por lo que el tratamiento suele estar enfocado en aliviar los síntomas. Trabajar con un fisioterapeuta también puede ayudar a las personas a aliviar el dolor, mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos para reducir los episodios recurrentes de bursitis de rodilla.

Tendinitis

La tendinitis de rodilla es una inflamación de los tendones, que son las bandas de tejido fibroso que unen el músculo al hueso. Con el paso del tiempo, los tendones se vuelven menos flexibles y los músculos pierden fuerza, lo que aumenta la tensión en los tendones. El sobrepeso también puede contribuir a la tendinitis de rodilla. El Dr. Lawrie dice que el plan de tratamiento para el dolor de la tendinitis suele incluir reposo, modificación de la actividad, hielo y analgésicos vendidos sin receta u otros antiinflamatorios no esteroideos (NSAIDs por sus siglas en inglés), si se pueden tolerar.

Desgarramiento del menisco

Los desgarramientos del menisco, las piezas de cartílago en forma de cuña que absorben el impacto en la articulación de la rodilla, son muy comunes en los adultos mayores, dice el Dr. Lawrie. Alrededor del 40% de las personas de entre 70 y 75 años tienen algún tipo de rotura de menisco. La lesión suele producirse tras años de desgaste normal que debilita el menisco. “La mayoría de los desgarramientos son mínimamente sintomáticos y se curan con tiempo, reposo, hielo, fisioterapia y/o ejercicio y NSAIDs, si se toleran”, dice el Dr. Lawrie. En casos excepcionales, puede estar justificada una meniscectomía, la extirpación quirúrgica de todo o parte del menisco desgarrado.

Artritis Inflamatoria

La artritis inflamatoria es una inflamación articular causada por un sistema inmunitario hiperactivo. Los tipos más comunes de artritis inflamatoria son la artritis psoriásica y la artritis reumatoide. La remisión de los síntomas es más probable cuando el tratamiento se inicia de forma temprana con medicamentos denominados antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDs por sus siglas en inglés). El plan de tratamiento de un paciente también puede incluir algunas de las mismas opciones de tratamiento para la osteoartritis, enumeradas a continuación.

Osteoartritis

La osteoartritis, la forma más común de artritis, se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se desgasta con el tiempo. Si el cartílago se desgasta por completo, el hueso rozará con el hueso, dice el Dr. Lawrie.

Los tratamientos conservadores para la artrosis incluyen reposo, hielo, modificación de la actividad, fisioterapia, ejercicio de bajo impacto y NSAIDs, cuando sea apropiado. Si estos tratamientos no alivian el dolor, existen otras opciones de tratamiento que incluyen:

Inyecciones: las inyecciones de corticosteroides en la articulación de la rodilla pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, mientras que las inyecciones de ácido hialurónico pueden proporcionar cierta amortiguación en la rodilla. Ambos tratamientos pueden ofrecer un alivio de los síntomas durante varias semanas, dice el Dr. Lawrie.

Biológicos: El plasma rico en plaquetas (PRP), una alta concentración de plasma obtenido de la propia sangre del paciente, es una opción de inyección biológica. “El PRP utiliza las plaquetas del propio paciente y los factores de crecimiento para promover la curación musculoesquelética”, dice el Dr. Lawrie. “Para algunos pacientes, puede proporcionar efectos antiinflamatorios y de alivio del dolor”.

La terapia con células madre es otro tipo de inyección biológica utilizada por algunos especialistas para el tratamiento de la osteoartritis. Las células madre, que pueden obtenerse del mismo paciente o de un donante, pueden proporcionar un efecto antiinflamatorio. Sin embargo, no es un tratamiento que el Dr. Lawrie recomiende para sus pacientes porque “la ciencia no está del todo ahí y los estándares son deficientes”, dice él. “La terapia con células madre no es eficaz para la osteoartritis porque es un problema mecánico, no biológico. La rodilla es un entorno hostil, y la terapia con células madre no hará crecer el cartílago ni regenerará la articulación de la rodilla”, explica él.  

Cirugía de reemplazo de rodilla: Para muchos pacientes con dolor y deformidad crónica de la rodilla, la cirugía de reemplazo total o parcial de rodilla, también llamada artroplastia de la rodilla, es la mejor opción. “El reemplazo de la rodilla podría denominarse con más exactitud “resuperficie” de la rodilla, porque en realidad sólo se sustituye la superficie de los huesos”, dijo el Dr. Lawrie. “Los reemplazos de rodilla pueden durar más de 20 años”.

El Dr. Lawrie realiza una cirugía de rodilla asistida por un brazo robótico, que tiene muchas ventajas, entre ellas que permite una mayor precisión. Con la precisión y la personalización, el Dr. Lawrie es capaz de preservar el tejido blando y el hueso sano para una recuperación más rápida y asegurar la alineación adecuada de la articulación para un buen resultado. El procedimiento puede realizarse con anestesia regional y sedación ligera en lugar de con anestesia general, lo que también puede mejorar el tiempo de recuperación del paciente. 

“Antes, durante y después de la cirugía de reemplazo de rodilla, hay muchas maneras de personalizar el plan de tratamiento de un paciente para asegurar un retorno más rápido a la función normal”, dijo el Dr. Lawrie.

Tags: , ,