El cuidado de la columna: Volviendo a la salud

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

8 de October de 2019


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Es la segunda causa más común de las visitas a los médicos después del catarro común: el dolor de espalda. Y el dolor de espalda es la causa número uno de las discapacidades entre los adultos de 60 años o mayores.

Esta semana del 7 al 11 de octubre es la Semana de la Concientización del Cuidado de la Espalda. El primer y más crucial paso hacia la recuperación del dolor de espalda es reconocer cuando se debe acudir a un médico. ¿Será un esguince leve por causa de trabajar o jugar demasiado, o puede ser algo más serio? ¿Cuándo se debe ver al médico para los dolores de espalda?

“Si el dolor no se alivia y el movimiento permanece restringido, o si hay algún deterioro neurológico, entonces es recomendable visitar a un médico”, afirma Ronald Tolchin, D.O., director médico de Baptist Health Center for Spine Care, parte del Baptist Health Neuroscience Center.

Los ejercicios regulares aeróbicos, de estiramiento y de fortaleza pueden ayudar a reducir el dolor de  espalda crónico o temporero para muchas personas. Sin embargo, hacer demasiado esfuerzo con la espalda o hacer ejercicios inadecuados puede hacer más daño que bien. La fisioterapia ordenada por su médico puede ayudar a los que sufren de dolor de espalda a ponerse en el camino correcto, dice el Dr. Tolchin.

La prevalencia de los dolores de espalda

Conocer los hechos acerca de la fisioterapia, la postura y los ejercicios adecuados, es de suma importancia para vencer las condiciones crónicas de la espalda. Estas estadísticas acerca de la prevalencia de los dolores de espalda son sorprendentes:

  • Alrededor de un 80 por ciento de la población adulta experimentará un episodio de dolor en la espalda baja.
  • Más de la mitad de los estadounidenses viven con dolores crónicos o recurrentes.
  • El dolor de espalda es una de las causas principales de dolor recurrente o persistente.
  • Alrededor de 4 de cada 10 estadounidenses reportan que el dolor de espalda interfiere con su estado de ánimo, actividades, sueño, habilidad para trabajar o para disfrutar de la vida.

Cómo evitar algunas causas de dolor de espalda

La mayoría del dolor de espalda puede ser evitado o minimizado si usted está activo y evita las posiciones o las actividades que puedan aumentar o causar dolor – incluyendo levantar objetos pesados inadecuadamente, la mala postura al trabajar en la computadora o las malas posiciones de dormir en colchones que contribuyen a los dolores crónicos.

El ejercicio regular puede ayudar a reducir el esfuerzo general en la espalda baja. La dedicación al ejercicio también puede ayudarle a recuperarse más rápidamente de las lesiones.

“El ejercicio aumenta el flujo de sangre a la espalda, proporcionando el oxígeno y los nutrientes necesarios”, dice el Dr. Tolchin. “El ejercicio también fortalece los músculos alrededor de la columna vertebral, quitándole la presión a los huesos y a otras estructuras en la espalda”.

El exceso de peso también contribuye al dolor de espalda. Para proteger su espalda, es importante mantener un índice de masa corporal (IMC) saludable – una medida que utiliza su estatura y su peso para medir su grasa corporal.

El exceso de peso pone más estrés en la espalda. Por ejemplo, si usted tiene 50 libras de sobrepeso, es como cargar un peso de 50 libras todo el día. Eso puede fatigar sus músculos y debilitarle la espalda.

He aquí los factores de riesgo principales para el dolor de espalda:

La edad. El desgaste de la columna con el pasar de los años puede producir condiciones tales como la degeneración de los discos y la estenosis espinal que puede producir dolor en el cuello y la espalda. Las personas entre los 30 y los 60 años tienen mayores probabilidades de tener trastornos relacionados con los discos, mientras que los mayores de 60 años tienen mayores probabilidades de tener dolor relacionado con la osteoartritis.

La genética. Ciertos tipos de trastornos de la columna tienen componentes genéticos, incluyendo la enfermedad degenerativa de los discos.

Los riesgos laborales. Cualquier trabajo que requiera doblarse o levantar objetos repetidamente tiene una alta incidencia de lesiones de la espalda, tal como los trabajos de construcción. Los trabajos que requieren largas horas de estar parado sin tomarse un descanso o el estar sentado en una silla que no ofrece soporte a la espalda también ponen a una persona en mayor riesgo.

Los estilos de vida sedentarios. La falta de ejercicio regular aumenta el riesgo para la ocurrencia de los dolores en la espalda baja y aumenta la severidad del dolor.

El exceso de peso. Tener sobrepeso aumenta el estrés en la espalda baja.

Tags: ,


There are no comments

Your email address will not be published.