El cáncer y la nutrición: La clave es un enfoque personalizado

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

14 de May de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Para los pacientes y los sobrevivientes de cáncer, la nutrición es una parte crucial, pero a menudo subestimada del tratamiento y de la atención continua de los pacientes.

Tanto la enfermedad como los tratamientos contra el cáncer pueden afectar la capacidad del cuerpo para tolerar alimentos y para absorber nutrientes. Sin embargo, un enfoque básico hacia la nutrición no puede abordar las necesidades complejas y variadas de los pacientes que están experimentando los distintos tipos de cáncer, las etapas de la enfermedad y los tratamientos. Por eso existen los nutricionistas de oncología.

Estos especialistas en nutrición están entrenados para evaluar y proporcionar intervenciones nutricionales, poniendo atención a las necesidades individuales de cada paciente, dijo Claudia Ferri, dietista registrada especializada en nutrición de oncología en Miami Cancer Institute. Este uso de los alimentos como medicina que está basado en la evidencia es una parte integral del tratamiento y la recuperación, según ella.

“No existe un solo tipo de enfoque nutricional que se ajuste a todo el mundo”, dijo Ferri. “La clave es tener un enfoque personalizado. Tiene que estar centrado en el paciente”.

Abordando los retos de los tratamientos contra el cáncer

Los dietistas certificados en nutrición de oncología trabajan con especialistas para desarrollar un plan de tratamiento. El plan aborda los retos del paciente durante el tratamiento, los cuales pueden ser quirúrgicos, de infusión (quimioterapia), radioterápicos o una combinación de estos. La combinación correcta de alimentos puede mejorar la recuperación del paciente y ayudarles a mantener una buena salud y un sentido de bienestar.

“Si tenemos un paciente que acaba de ser diagnosticado con cáncer de pulmón etapa cuatro, éste tendría una necesidad de ingerir más calorías debido a que tiene una enfermedad hipermetabólica donde van a estar quemando más calorías que la persona promedio que no tiene cáncer”, dijo Ferri. “Esos pacientes necesitan más calorías y más proteína porque sus metabolismos funcionan más rápidamente”.

Los pacientes que se someten a la radioterapia también necesitan más proteína, dijo ella, para reparar los tejidos afectados. Puede que los pacientes de cáncer pancreático no puedan tolerar las grasas. Un plan de tratamiento incluiría un consumo de grasa reducido o enzimas que les ayuden a absorber la grasa.

Ciertos alimentos para manejar los síntomas

Además del enfoque para ayudar a sanar a los pacientes, dice ella, se utilizan alimentos específicos para manejar mejor la náusea y los vómitos (frutas ácidas, tales como las mandarinas y las uvas) y muchos otros síntomas que experimentan los pacientes de cáncer durante el transcurso de sus tratamientos.

“Según el tratamiento, nosotros manejamos los síntomas”, dijo Ferri. Por ejemplo, los pacientes que son tratados con radioterapia para el cáncer de la cabeza y el cuello tienen problemas para tragar. Su producción de saliva se ve reducida resultando en resequedad de la boca y en dificultades para masticar.

Los dietistas modifican la textura de la dieta a los purés y los líquidos para una mejor tolerancia. Algunos pacientes pueden requerir un tubo de alimentación. Las calorías, las proteínas y los líquidos son calculados para asegurar que el paciente llene los requisitos de energía.

El impacto del cáncer del estómago y su tratamiento pueden resultar en una gastrectomía, o la remoción de una parte o de todo el estómago. Estos pacientes necesitan comidas más pequeñas y menos fibra, dijo ella.

Las dietas balanceadas enfocadas en las proteínas

“La mayoría de los pacientes que tienen un diagnóstico de cáncer están más propensos a bajar de peso debido a los distintos efectos secundarios relacionados con el tratamiento los cuales causan que coman menos”, dijo Ferri. “Nosotros les instamos a que consuman una dieta balanceada y que se enfoquen en las proteínas animales o basadas en las plantas para prevenir la pérdida de músculo, así como también en los vegetales, las frutas, los granos enteros y las grasas saludables”.

Los dietistas usan una herramienta de evaluación para detectar el motivo para la pérdida de peso, el cual puede ser por la falta de apetito o por algún problema funcional.

Para los pacientes en el programa de supervivencia de Miami Cancer Institute, el enfoque se convierte en mantener la buena salud.

Los dietistas también ayudan a los pacientes a controlar el aumento de peso que le sigue a los tratamientos. Algunas pacientes de cáncer de mama tienden a aumentar de peso durante y después del tratamiento. Con estos pacientes, los dietistas combinan la asesoría de motivación con la educación de nutrición.

“Les ponemos metas para ayudarles a bajar de peso de una forma saludable”, dijo Ferri. “Por eso es que promovemos una dieta de alimentos enteros (sin procesar), basada en las plantas y rica en alimentos anti inflamatorios”.

No existen los ‘súper alimentos’
El enfoque es en las comidas saludables y en los ejercicios que aborden las necesidades de cada paciente.

“Nosotros no les damos dietas a las personas”, dijo Ferri. “Algunas personas me dicen, ‘Tú eres nutricionista, dame una dieta’. Pero eso no funciona así”.

Y mientras que se ha popularizado el concepto de los súper alimentos, Ferri dice que eso no existe.

“Ningún alimento va a causar efectos milagrosos en su cuerpo”, dijo ella. “Ningún alimento va a tener todos los nutrientes que usted necesita. El énfasis está en una dieta balanceada y en consumir variedad, especialmente de vegetales y de frutas sin almidón. Mientras más colores vea en su plato, mejor será.

Una parte importante del papel del dietista está en el apoyo y en la motivación del paciente, dice ella.

“Lo importante es que ellos sientan que están haciendo algo para mejorar su salud”, dijo Ferri. “Nosotros les damos ese empujoncito que necesitan. Algunos pacientes vienen con muchas metas que pueden no ser realistas. Para motivarlos, les ponemos metas realistas y los ayudamos a través de la enfermedad. Puede ser un gran reto para muchos pacientes, pero estamos aquí para ayudarles”.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *