El cáncer de pulmón: hasta los que nunca han fumado están en riesgo

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

6 de noviembre de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Usted probablemente piensa que no está en riesgo para el cáncer de pulmón porque nunca ha fumado. Aunque no fumar es un camino muy inteligente a tomar para su salud en general, no existe garantía para los que nunca han fumado. De hecho, el cáncer de pulmón a nivel mundial entre las personas que nunca han fumado representa un estimado de un 15 a un 20 por ciento de los casos de cáncer de pulmón entre los hombres y más de un 50 por ciento entre las mujeres.

“Es importante entender que las personas que nunca han fumado representan una proporción bastante alta de los casos de cáncer de pulmón”, afirmó Juan Carlos Batlle, M.D., jefe de imaginología torácica de Baptist Health South Florida. “Porque el cáncer de pulmón es la causa principal de las muertes causadas por el cáncer, la cifra personas que nunca han fumado con cáncer de pulmón sobrepasa la de otras personas con ciertos tipos comunes de cáncer tales como ciertas leucemias o linfomas, y cánceres ováricos o del cuello uterino. Las personas que nunca han fumado con cáncer de pulmón como un número es mucho mayor que muchos de estos otros grupos y por eso no podemos pasarlo por alto”.

Mientras que es importante que los no fumadores estén conscientes de su riesgo para el cáncer de pulmón (vea los factores de riesgo para los no fumadores abajo), son los fumadores y los ex fumadores los que tienen más a que temer. El tabaco representa una mezcla tóxica de más de 7,000 químicos, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). “Muchos son venenosos. Se ha comprobado que por lo menos un 70 por ciento de los químicos causan cáncer en las personas o en los animales, dicen los CDC.

El tabaquismo representa el riesgo más grande para el cáncer de pulmón y fumar es responsable por más de un 80 por ciento de los casos diagnosticados. Más significativamente, el cáncer de pulmón es el asesino número uno entre todos los cánceres. Ese alto volumen de muertes asociadas con el cáncer de pulmón es lo más inquietante ya que la tasa de fumar en los Estados Unidos ha bajado a alrededor de un 15 por ciento desde casi un 50 por ciento en los años 1960.

En los pasados años, el uso de los cigarrillos electrónicos o de vapor ha aumentado en popularidad, especialmente entre los adolescentes. Y eso es una moda inquietante ya que el uso del tabaco tradicional también tiende a comenzar a una edad temprana.

“Muchas personas comienzan a fumar en su adolescencia cuando son jóvenes y fáciles de influenciar”, dice el Dr. Batlle. “Desafortunadamente, los cigarrillos son adictivos y la gente termina con este problema que es algo de por vida”.

Sin embargo, existe un concepto erróneo entre los exfumadores”, dice el Dr. Batlle. “Hay ciertas personas que piensan que ya han llegado demasiado lejos con su tabaquismo. Ellos piensan: ‘Ya he fumado por 40 años y no hay más nada que hacer’. Pero dejar de fumar puede reducir su riesgo de morir de cáncer, no importa cuándo usted deje de fumar. Usted aún tiene menos riesgo que una persona que continúa fumando”. De hecho, los exfumadores que han estado sin fumar por 15 años tienen casi el mismo riesgo de desarrollar cáncer de pulmón que las personas que nunca han fumado, dijo él.

Pruebas de pulmón por CT de dosis baja

Hay un procedimiento que se ha hecho más común en años recientes – la tomografía computarizada (CT) de dosis baja para detectar el cáncer de pulmón – que está ayudando a salvar las vidas de los exfumadores. Hace tres años, la U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) aprobó las pruebas anuales para el cáncer de pulmón por CT de dosis baja para los adultos entre las edades de 55 a 80 años que tienen un historial de fumar de 1 cajetilla de cigarrillos al día por 30 años o dos cajetillas al día por 15 años y así sucesivamente, o para los que han dejado de fumar en los últimos 15 años. Eso significa que la mayoría de las compañías de seguro de salud cubren estas pruebas sin costo alguno o por un precio módico para los exfumadores que califiquen.

El Dr. Batlle dice que la sociedad ha creado un “estigma” que está previniendo que los exfumadores tomen los pasos necesarios, tales como hacerse estas pruebas de detección que son seguras, rápidas, no-invasivas y costeables.

“Los exfumadores han sido estigmatizados injustamente por su comportamiento”, dice el Dr. Batlle. “Ellos sienten que como han fumado, no le importan a nadie. Pero tenemos que eliminar ese estigma y hacer más fácil que estas personas tomen la decisión de hacerse las pruebas”.

Los riesgos de cáncer de pulmón para los no-fumadores

Mientras que mantenerse lejos del tabaco es la mejor manera de evitar tener un riesgo más alto para el cáncer de pulmón, existen otros factores de riesgo que han sido descubiertos a través de los años y que han sido vinculados con los diagnósticos de cáncer de pulmón. He aquí los factores de riesgo principales para el cáncer de pulmón para las personas que no fuman, según la American Cancer Society:

El gas radón. El radón, que es un gas incoloro, inodoro y radioactivo que es producido como resultado de la descomposición del uranio en la tierra, las piedras y el agua, ocurre naturalmente en exteriores en cantidades inofensivas y a veces se concentra en los hogares que han sido construidos en terrenos con depósitos naturales de uranio. Los estudios han encontrado que el riesgo para el cáncer de pulmón es más alto para las personas que han vivido por muchos años en un hogar contaminado por el radón.

El humo de segunda mano. Cada año, casi 8,000 personas mueren por cáncer de pulmón como resultado de respirar el humo de segunda mano. Las que leyes prohíben fumar en lugares públicos han ayudado a reducir este peligro.

Los agentes que causan cáncer en el trabajo. Para algunas personas, el lugar de empleo es una fuente de exposición a los carcinógenos tales como el asbesto y los escapes de diésel. La exposición a tales materiales carcinógenos en el empleo se ha reducido en años recientes, mientras el gobierno y las industrias han tomado más pasos para proteger a los trabajadores.

La contaminación ambiental. La contaminación ambiental tanto en interiores como en exteriores puede contribuir al cáncer de pulmón. En el 2013, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó la contaminación ambiental en exteriores como un agente que causa el cáncer.

Las mutaciones genéticas. Las nuevas investigaciones están revelando más información acerca de lo que causa que las células se vuelvan cancerosas y cómo difieren las células de cáncer de pulmón entre los no-fumadores y los fumadores. Un tipo específico de mutación genética activa un gen que normalmente ayuda a las células a crecer y a dividirse.

Etiquetas: