El aceite de coco y la grasa saturada: Aclarando la confusión

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de abril de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

El aceite de coco se ha convertido en un punto importante de debate acerca de la dieta, la grasa saturada y cuánto de esta sustancia, que potencialmente puede obstruir las arterias, es demasiado.

El aceite de coco ha sido considerado una opción saludable por la mayoría de los dietistas estadounidenses además de muchos otros dietistas, por lo menos hasta hace unos meses cuando la American Heart Association (AHA) concluyó oficialmente que este aumenta el “colesterol malo” o LDL, y no recomienda su uso como producto dietético regular ni para cocinar.

¿Cuál es el gran problema con el aceite de coco? Para empezar, es el único alimento basado en plantas que contiene grasa saturada, un contribuidor potencial para la enfermedad cardiaca, la cual se encuentra en muchos alimentos populares de la dieta estadounidense. Las grasas saturadas se encuentran más a menudo en los productos animales tales como la carne de res, el puerco y el pollo. Los productos animales más magros, tales como la pechuga de pollo o el lomo de cerdo, a menudo contienen menos grasas saturadas.

“Este singular alimento basado en las plantas tiene los proponentes y los componentes de la grasa saturada”, explica Amy Kimberlain, dietista registrada y educadora certificada de diabetes con Baptist Health South Florida. “¿Qué hacen las grasas saturadas dentro de nuestros cuerpos? Estas se pueden pegar porque son sólidas. Entonces estas grasas pueden obstruir nuestras arterias”.

La grasa saturada aumenta los niveles totales de colesterol y de lipoproteína de baja densidad (LDL por sus siglas en inglés), lo cual puede aumentar su riesgo para la enfermedad cardiovascular.

La escuela de pensamiento inicial acerca del aceite de coco, es que contenía una alta cantidad de triglicéridos de media cadena o MCT por sus siglas en inglés. Los MCT ofrecen beneficios de salud tales como ayudar con la digestión y proporcional una fuente limpia de combustible para el cuerpo. Al aumentar el metabolismo, los MCT también pueden ayudar con el manejo del peso.

¿Cuánta grasa saturada contiene el aceite de coco?

Antes de publicar su alerta de precaución el año pasado, la AHA repasó todos los datos existentes acerca de las grasas saturadas, demostrando que el aceite de coco aumentaba el colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) en todos los siete ensayos controlados que fueron examinados. Los investigadores no encontraron diferencia entre el aceite de coco y otros aceites altos en grasas saturadas como la mantequilla, la grasa de res y el aceite de palma. De hecho, un 82 por ciento de la grasa en el aceite de coco es saturada según los datos – mucho más que en la mantequilla (63 por ciento), la grasa de res (50 por ciento) y la manteca de puerco (39 por ciento).

¿Qué hay detrás del cambio en la escuela de pensamiento?

“Originalmente se pensaba que el aceite de coco tenía un componente más alto de MCT”, dijo Kimberlain. “Sin embargo, basado en estos estudios y en lo que se están enfocando en este momento, parece ser que el aceite de coco no es tan alto en MCT como se pensó originalmente”.

La AHA recomienda que no se consuma más de un 6 por ciento de grasa saturada como parte de las calorías diarias para aquellos que necesiten bajar sus niveles de colesterol. Las fuentes comunes de grasa saturada incluyen las carnes rojas, la leche entera y otros alimentos lácteos de leche entera y el queso.

Sin embargo, ni el aviso de la AHA ha podido atenuar la atracción de muchas personas al aceite de coco. Aún es proclamado como fuente natural de MCT. Algunas dietas inclusive lo mezclan con la tasa de café por las mañanas. Pero los MCT no son consumidos en suficientes cantidades como para fomentar una pérdida de peso sustentable o cualquier otro beneficio de salud proclamado por los promotores del aceite de coco. Además, aún no existe evidencia basada en la investigación que indique que los aceites con altas concentraciones de MCT previenen la obesidad, la diabetes u otras condiciones crónicas.

El aporte principal es el de usar cautela y moderación cuando se trata del aceite de coco y de ser mucho más cuidadoso con este cuando se tiene el colesterol alto. “Cuando se trata de lo que estamos comiendo y bebiendo, debemos poner atención a las cantidades y usar moderación”, dice Kimberlain. “Eso también se aplica al aceite de coco”.

Baptist Health ha creado esta página como un recurso para ayudarle a encontrar su plato saludable. Lo que comemos, cuándo comemos y cómo comemos tiene una relación con la salud en general.

No se pierdan el video de Kimberlain en inglés acerca del valor del aceite de coco en Facebook.

Etiquetas: ,